(CRONICA) ACHERONTAS + BALMOG + SPECTRUM MORTIS – Sala Silikona – Madrid – 10/11/2018

ACHERONTAS + BALMOG + SPECTRUM MORTIS Sala Silikona Madrid 10/11/2018

Para los que llevamos muchos conciertos a nuestras espaldas siempre es grato que un promotor arriesgue trayendo a nuestro país grupos que nunca lo han pisado y, en el caso que nos ocupa, uno que tampoco es que se prodigue mucho en directo precisamente. Los blackers griegos Acherontas cumplían con ambas premisas y, cuando encima se anunció la promotora que iban a hacer un repertorio “especial” al ser su primera visita a nuestras tierras, merecía la pena vencer la pereza de un tiempo desapacible y acercarse a Silikona para ser testigo de su directo.

Spectrum Mortis_01@Silikona

En líneas generales la noche mereció la pena pero, desgraciadamente, no por el cabeza de cartel si no por unos teloneros (los locales Spectrum Mortis y los gallegos Balmog) que estuvieron por encima de lo que Nikolaos Panagopoulos y sus compañeros ofrecieron. No había tenido la oportunidad de verlos con anterioridad y creo que cuajaron grandes actuaciones que, como a la mayor parte de los presentes, me dejaron muy buenas impresiones.

Spectrum Mortis_03@Silikona

Apuré al máximo mi entrada a la sala y, cuando accedí, Spectrum Mortis ya tenían toda su parafernalia desplegada. Ésta constaba de un par de telones que flanqueaban una especie de altar con calaveras, un cáliz, dos cirios y candelabros con velas negras y rojas (única iluminación de su descarga) o un crucifijo (invertido, por supuesto) que serviría para ambientar su particular ritual. Para más señas ver la portada de “קדוש”, que una imagen vale más que mil palabras como se suele decir.

Spectrum Mortis_04@Silikona

Con puntualidad a las 20:45 se disparó la intro “Kadosh” que, siendo sinceros, con sus casi cinco minutos de duración se hizo algo larga mientras el cuarteto, de negro riguroso y encapuchados ocultando sus rostros, tomaba posiciones listos para desgranar gran parte de su todavía escasa discografía conformada por dos más que prometedores Ep´s.

este modo la primera parte de su actuación se centró en interpretar los otros tres cortes de su último y reciente Ep en orden y sin interacción alguna con el respetable (supongo que para no romper la atmósfera que trataban de conseguir) que observaba atentamente la actuación y que se limitaba a aplaudir al término de cada tema. Así sonaron la extensa y variada “Fiat Nox (Hymn To The Master Of Death)”, la furiosa “Et Filius Aurorae (Hymn To The Son Of Dawn)” y, cerrando la presentación de “קדוש”, “Christus Mysticus (Hymn To The Messenger Of Gods)”.

Spectrum Mortis_02@Silikona

El sonido fue francamente bueno, de los mejores que recuerdo últimamente en esta sala y tipo de estilos, y ayudó en gran medida a disfrutar de los matices que la música de los madrileños posee donde las sensacionales y oscuras melodías de guitarra a cargo de Aath y Aataa sonaron cristalinas mientras que la cavernosa voz del bajista y cantante, Sheram (al único que se le veía algo el rostro), aportaba crudeza al conjunto.

No me quiero olvidar de la última incorporación al grupo, el baterista Ta´ao, al que vi muy seguro tras su kit y que vivió con mucha intensidad la descarga. Tanta que terminó empapado en sudor (y eso que no había focos) e incluso perdió su capucha en mitad de un tema mientras movía la cabeza haciendo headbanging. Sin duda todos cumplieron con pulcritud con su cometido y el cuarteto sonó como un tiro.

Spectrum Mortis_05@Silikona

La recta final de su concierto corrió a cargo de un par de temas de su primer Ep “Blaphemare Nomen Eius” que también sonaron de lujo. Así descargaron “Bestiae Dominatu Exanimis” y, tras otra intro y cumpliendo con el tiempo asignado, cerraron con “Hymnus Mortis et Cruentum Sacrificium” (“Mortem ac Tumultu in Tenebris” no la cuento ya que sirvió de outro mientras recogían su parafernalia e instrumentos) una descarga que me sorprendió y gustó a partes iguales. La velada comenzaba muy bien y, sin duda, habrá que seguirles la pista.

Balmog _01@Silikona

De un grupo con apenas tres años de vida y ningún disco completo editado pasábamos a Balmog, con una amplia trayectoria que presentaba su tercer larga duración, el loado “Vacvvm”. Efectivamente, cierta “fama” les precedía de algún modo porque este año he leído en varios sitios grandes críticas de su último trabajo y, además, han sido capaces de salir de nuestras fronteras tocando tanto en el viejo continente como en USA con resultados nada desdeñables.

Balmog _02@Silikona

Al contrario que con Spectrum Mortis, hacía los que no tenía expectativa alguna, del concierto Balmog si que las tenía y ya sabemos lo peligroso que es esto por aquello de que no se cumplan. Sin embargo, tras su actuación, he de decir que las superaron con creces. Se marcaron un concierto muy diferente al de sus predecesores, pero igualmente sobresaliente, no dejando títere con cabeza y logrando la complicidad de un público que respondió positivamente a los de Pontevedra.

Balmog _03@Silikona

Parece que no tuvieron tiempo para hacer la prueba de sonido correspondiente y hacerla durante el cambio demoró su salida algo más de quince minutos sobre el horario previsto. La espera hasta que esto sucedió resultó algo tediosa pero todo quedó en anécdota cuando, pasados diez minutos de las nueve de la noche, el otrora trío (han incorporado un segundo guitarrista en directo siendo la primera vez que se presentaban en la capital con este formato) apareció con sus sangrientas pinturas de guerra sobre las tablas de Silikona abriendo como lo hace “Vacvvm”, es decir, con “Eating The Descendant”.

Balmog _04@Silikona

Su música, Black Metal de vieja escuela, es mucho más directa que la de Spectrum Mortis lo que propició un mayor movimiento entre el respetable que con los madrileños. Además, si a ello le sumamos que Balc no paró de arengarnos para que la intensidad fuera del escenario no decayera dio como resultado que el ambiente fue muy bueno. Sin duda este hecho hizo ganar enteros a una actuación ya de por sí musicalmente excelsa e intensa.

Balmog _07@Silikona

La entrega del grupo a lo largo de los casi tres cuartos de hora que estuvieron en escena fue total. Obviando a Balc, en el que recaían la mayor parte de las miradas y cuya actuación tanto instrumental como vocal fue tremenda (además de la agresividad que sus continuos gestos transmitían), me dejó bastante impresionado la energía desplegada por el bajista Morg, por supuesto sin querer hacer de menos al resto. No paró de moverse frenéticamente mientras clavaba sus líneas de bajo o se acercaba al candelabro que decoraba su parte del escenario dejando una estampa de lo más siniestra y efectista.

Balmog _08@Silikona

Confían en su nuevo material y su concierto dio buena cuenta de “Vacvvm” con más cortes como “Hodegetria”, “Vigil Of The Blind” o “Come To The Pulpit” que obtuvieron una buena respuesta, como he comentado, por parte de un público muy por la labor de pasárselo bien al ritmo que Balmog marcaba. Al grupo se le vio cómodo y complacido en todo momento sobre las tablas lo que siempre se agradece y se contagia al foso.

Aunque presentaban “Vacvvm” también tuvo cabida en su repertorio temas de su anterior “Svmma Fide” como la celebrada y más “pausada” “Der Flvche” o “HΩshek” dejando en barbecho su debut “Testimony Of The Abominable” imagino que porque prefieren centrarse en sus trabajos más recientes que reflejan mejor el estado actual de la banda, y más si ejercen de teloneros con las limitaciones temporales que conlleva.

Balmog _06@Silikona

Agradecidos por la actitud del público hacía ellos recibieron una buena salva de aplausos mientras se despedían por lo que está claro que su actuación gustó, y mucho, a los presentes que, no obstante, ya esperábamos ansiosos la aparición de Acherontas en escena.

Acherontas_01@Silikona

No sé qué iba mal pero pasaban los minutos y los griegos no salían por lo que el retraso sobre los horarios introducido por Balmog se vio incrementado aún más con el último cambio y no precisamente porque estuvieran decorando el escenario con algo como lo que habitualmente suelen llevar en directo. No, ellos iban a salir “a pelo”.  Ni un triste telón con el nombre del grupo traían y no será que no había candelabros esa noche en la sala para haber puesto alguno… Bueno, tampoco pasa nada, me dije, lo importante es la música.

Pero claro, a este aspecto tampoco le dieron la importancia que en mi opinión debieron porque no llevaban bajista (aunque es cierto que es algo que parece que hacen últimamente, aunque no desde siempre) y ni siquiera se molestaron, aunque me parezca penoso llevar este instrumento grabado, en lanzarlo desde la mesa. Está claro que el bajo está cada vez más sobrevalorado y su ausencia parece que no afecta lo más mínimo a las canciones. Error garrafal en mi opinión.

Acherontas_02@Silikona

Pero no queda ahí la cosa. Viendo vídeos de actuaciones más o menos recientes de los griegos, Nikolaos ya no suele tocar la guitarra en directo y delega este menester en Saevus Helcath y en Sotiris S. pues bien, en Madrid (y supongo que en el resto de fechas españolas) él se encargó de una guitarra (además obviamente de la voz) lo que le limitaba bastante a nivel escénico aunque, ya digo, la escenografía brilló por su ausencia.

Vale, aceptemos que no iban a llevar nada de atrezzo más allá de los pañuelos que les tapaban la cara, que venían en formato trío y que tampoco iba a haber bajo (hecho que repercutió bastante en algunos momentos como durante los solos de guitarra donde se echaba en falta este instrumento en gran medida) y disfrutemos del repertorio especial, pensé iluso de mí. El repertorio fue especial, si, pero no en el sentido en el que a todos nos hubiera gustado lamentablemente.

Acherontas_04@Silikona

Además de ser un grupo que se prodiga poco por los escenarios también es sabido que no es un grupo que alargue demasiado sus conciertos y estos suelen rondar la hora de duración en sus mejores días, que no son todos. Uno ya tiene cierta experiencia y era receloso en lo que al repertorio “especial” se refiere pero oye, nunca se sabe con gente tan “peculiar” como el líder de Acherontas. Pues sí, el concierto fue especial, pero especialmente corto para hacer honor a la verdad y tan de mínimos (siendo benevolentes), que la sensación de tremenda decepción es lo único que me viene a la cabeza para describirlo. Decepción por no decir tomadura de pelo que fue la sensación con la que me marché de la sala.

Con casi cuarenta y cinco minutos de retraso salieron entre vítores ante un centenar de entregados fans Nikolaos, Saevus (creo que era él) y el baterista inglés Tom Vallely para ofrecer, envueltos en tonalidades rojas, pinceladas de la ya dilatada trayectoria (tienen siete discos en su haber con su último “Faustian Ethos”) de Acherontas, Desde luego a todos nos supo a muy poco los cuarenta minutos largos que duró la actuación de la banda griega.

Acherontas_05@Silikona

¿Y qué fue lo que ofrecieron en tan parca descarga? Pues para empezar cabe comentar que el grupo sonó contundente y las melodías tan características del Black Metal griego lucieron y gustaron mucho, una cosa no quita la otra. De hecho la sala estaba volcada con ellos y seguía a pies juntillas lo que su líder pedía ya fuera alzar el puño o gritar los típicos “yeah, yeah” en momentos puntuales. Por eso da todavía más rabia que teniendo a la gente casi en éxtasis ofrecieran tan poco.

“Sorcery And The Apeiron” junto con el tema que le da título representaron a “Faustian Ethos” mientras que de discos pretéritos sonaron cortes como “I-AM Ness- The Tradition Of The EYE”, “Blood Current Illumination”, la tenebrosa “Legacy Of Tiamat” o la imprescindible “Warpyric Metamorphosis” de Sttuhof, la anterior banda del líder de Acherontas, que salvo excepciones sigue cerrando todos sus conciertos. Madrid desgraciadamente no fue la excepción pese a que algunos esperábamos que volvieran a las tablas para afrontar algún bis debido a lo poco que habían tocado.

Acherontas_08@Silikona

No tenían ninguna intención de volver a salir y así lo indicaron las luces de la sala al encenderse y comenzar a sonar música ambiente dejándonos estupefactos a todos y cortando radicalmente el genial ambiente que se había creado. Ellos sabrán pero a mí ya me han visto en un concierto suyo, y mira que sus discos me parecen de un nivel muy alto, pero lo que ofrecieron fue demasiado pobre como para repetir y ni por asomo transmitieron lo que transmiten sus temas en estudio.

Lástima que desperdiciaran y tiraran por la borda su primera visita (quién sabe si última) a Madrid y a España, ya que según me comentaron fueron igual de rácanos en el resto de fechas, porque generalmente los grupos intentar ofrecer lo mejor a sus fans, y más cuando es la primera vez que tocan en algún país. Quedó claro que para Acherontas no es así. Nikolaos sabrá lo que hace pero la noche la salvaron las dos bandas que les acompañaron y que le dejaron en evidencia.

Texto y Fotos: David Ortego

→  Galería Completa de Fotos  

206 Views

Sobre Roberto Fierro

Administrador