(CRONICA) ANA POPOVIC – Madrid – Sala Shoko – 24/03/2019

ANA POPOVIC Madrid Sala Shoko 24/03/2019

La guitarrista de origen serbio, pero afincada en Estados Unidos desde hace algunos años, Ana Popovic no es una desconocida (dentro de su ámbito, se entiende) para el público español en general, ni madrileño en particular. Ya había visitado Madrid para actuar en el auditorio Conde Duque en 2016 y el año pasado fue la elegida para abrir el concierto capitalino de la leyenda Jeff Beck no quedando ahí su presencia en nuestro país ya que, ni corta ni perezosa, fue protagonista de varios festivales de Blues y Jazz como el de Cazorla o el de Reus cosechando en todas sus apariciones grandes críticas.

Ana Popovic _02@Shoko

Lo que hasta ahora no había sucedido era poder verla por aquí en sala. Eso se ha encargado de solucionarlo Etin Produccions organizando la gira estatal de presentación del último trabajo de la blueswoman, “Like It On Top”, con parada en hasta cinco ciudades. Cinco afortunadas ciudades me atrevería a decir ya que lo que pudimos presenciar en la Shoko, y seguro que en el resto de salas fue similar, fue la constatación de que el hecho de que su nombre suene desde hace años, y cada vez más fuerte, como una de las grandes figuras contemporáneas del género no es fruto de la casualidad.

Ana Popovic _05@Shoko

Un público variopinto, muy entusiasta y, en líneas generales, “talludito” tal y como me esperaba fue lo que se encontró la señorita Popovic cuando, tras una especie de desarrollo instrumental a modo de intro ejecutado por la sensacional banda de músicos que la acompaña, fue presentada por el bajista Buthel Burns recibiendo una sonora ovación mientras se unía a ellos subida a unos tacones de infarto para ejecutar “Ana´s Shuffle” y dejar claro, desde el comienzo, lo que es capaz de transmitir con una guitarra en sus manos. No basta con ser un gran instrumentista para tocar la fibra del público, hace falta tener ese “algo” intangible que te diferencia del resto. Apostaría que todos los que la vimos esa noche sentimos que Ana lo tiene.

Ana Popovic _08@Shoko

A partir de aquí, y con un ritmo bastante vertiginoso, nos esperaban 100 minutos en los que la guitarrista y sus compañeros dieron rienda suelta a su desbordante talento presentando algún tema de su nuevo disco como la que le da título, que sería un buen resumen del mismo (aunque esperaba más peso en el repertorio, la verdad), tocando unos cuantos más de sus numerosos trabajos pretéritos y, cómo no, rindiendo su particular homenaje a artistas relevantes para ella en forma de versiones para redondear un concierto de los de no apartar la vista del escenario para no perderse un solo detalle. Como decían en la Fórmula 1, si parpadeas, te lo pierdes.

Ana Popovic _09@Shoko

En esta ocasión el formato en el que se presentaron fue de cuarteto por lo que no tuvimos sección de viento ni coristas sobre las tablas. Esto hizo que algunas de las piezas sonaran más “desnudas” que en su versión de estudio pero también más “duras”, aunque siempre respetando su esencia porque la sección rítmica compuesta por el citado Buthel Burns, con el que Ana demostró tener una gran química y complicidad, y Cedric Goodman recogieron el testigo de los coros arropando con sus voces “negras” a la perfección a la rubia guitarrista. Sensacionales en este aspecto ambos dos, y más teniendo en cuenta que bordaron su ejecución instrumental también.

Ana Popovic _17@Shoko

“Can You Stand The Heat” fue la primera pieza en la que pudimos escuchar la voz de Popovic. Una voz que destila calidez, sensualidad, feeling y que cumple con cualquiera de los requisitos que le podamos pedir a un vocalista del género aunque estuviera algo baja en la mezcla y no siempre se la escuchara al volumen adecuado. Demostró su valía y lo completa que es como músico con creces a lo largo de una actuación que, en los compases iniciales, si que creo que mostró el carácter tímido y un poco distante o frío de la serbia pero que, con el paso de los minutos, dejó muestras claras de complicidad con el respetable con continuas miradas y sonrisas a las primeras filas o acercamientos al frontal de escenario. Se notó una evolución en este aspecto con el paso de los temas al tiempo que se la veía más y más cómoda sobre las tablas y la comunión con el respetable iba en aumento.

Ana Popovic _20@Shoko

Una relajada y sentida “Object Of Obsession”, la funky “Love You Tonight”, en la que sí que eché en falta la presencia de los vientos pese a la gran presencia de los teclados de Michele Papadia, “Train” o “Long Road Down” tuvieron cabida en la primera parte de una descarga con la que Ana ya se había metido al público en el bolsillo de sus ajustados vaqueros a base de clase, elegancia y, como decía al principio y seguramente volveré a decir, talento.

Ana Popovic _18@Shoko

Ella es la estrella, eso nadie lo pone en duda pero, lejos de presentarse como una diva (en la peor acepción de la palabra) la vi compenetrada hasta el extremo con los músicos que la acompañan sobre el escenario dando impresión total y absoluta de banda. Y eso se notó, y mucho, porque el grado de improvisación y variaciones en el repertorio que hacen es para quitarse el sombrero. Está claro que es una artista muy versátil porque, aún cambiando de músicos con relativa frecuencia, no pierde un ápice de solidez en directo y hacen “lo que quieren” sin que el concierto se resienta. Para mí esta cualidad también diferencia a los buenos músicos de los excepcionales.

Ana Popovic _22@Shoko

Pero no sólo es que no se comporte como una diva con sus compañeros sino que, además, les da el protagonismo que merecen para que se luzcan en partes concretas o ejecuten solos como los que intercalaron los tres en la parte final del concierto, siendo ovacionados por la parroquia, ante su atenta y complaciente mirada desde un lado de la batería para no robarles protagonismo. Suelo considerar este tipo de demostraciones innecesarias porque ya se aprecia claramente el excelso nivel de este tipo de músicos durante las canciones pero, dado el cierto componente no sólo blusero sino también jazzístico de los temas y actuaciones de Ana Popovic, no sólo no desentonaron sino que me gustaron y parecieron de lo más apropiadas. Muy grandes Goodman, Burns y Papadia.

Ana Popovic _23@Shoko

Más demostraciones de su sentido del gusto y feeling sin paliativos fueron “Summer Rain” y “Woman To Love” mientras que en “How´d You Learn To Shake Like That?” nos trasladó a un bar perdido cualquiera de la América más profunda a golpe de slide, recurso en el que también se mostró soberbia y que usó en la versión del “Can You See Me” de Jimi Hendrix que presentó como uno de sus temas favoritos del genio de la guitarra al tiempo que nos recordaba, por si había algún despistado en la sala, que lleva siendo la representación femenina del “Experience Hendrix Tour” durante cinco años. Siempre lo ha considerado como una de sus grandes influencias por lo que participar en este evento anual es para ella un gran honor y, como no, un reconocimiento a sus habilidades porque comparte escenario con guitarristas excepcionales de talla mundial.

Ana Popovic _11@Shoko

Más temas como “Show You How Strong You are” o versiones como el “Can´t You What You´re Doing To Me” de Albert King tuvieron cabida en un repertorio de lo más equilibrado que, como comentaba, va cambiando según le viene en gana porque la compenetración con sus músicos es total y se lo puede permitir. Como se puede permitir sin despeinarse fundir el “Goin´ Down” de The Alabama State Troupers con el mítico “Crosstown Traffic” de Hendrix dejando a la sala en éxtasis total rendida a sus pies y con ganas de que volviera a salir para regalarnos alguna otra de sus genialidades en forma de bis.

Ana Popovic _10@Shoko

Por suerte así fue y “Mo´ Better Love” fue el primero de ellos con los coros, de nuevo sensacionales, de Burns para cerrar definitivamente una formidable actuación con una alargada “Tribe” que remató la faena. Una faena de más de hora y media que a todos, seguramente, se nos pasó volando porque tanto el ritmo como la ejecución de las composiciones fueron sensacionales.

Ana Popovic _01@Shoko

En una época en la que el empoderamiento femenino está cada vez más presente en todos los ámbitos, la figura de Ana Popovic bien podría erigirse como todo un referente de pasión, trabajo duro, determinación y, lo habréis adivinado, talento para cualquier chica que se acerque a la guitarra o, simplemente, a la buena música. Con demostraciones musicales como la que nos brindó el pasado domingo es más fácil afrontar una nueva semana o, al menos, hacerlo más contento. Enorme.

Texto y Fotos: David Ortego

→  Galería Completa de Fotos  

219 Views

Sobre admin

Administrador