(CRONICA) ATTIC + REDIMONI – Madrid – Sala Silikona – 11/08/18

ATTIC + REDIMONI Madrid Sala Silikona 11/08/2018

Aprovechando su participación en los cada vez más numerosos festivales veraniegos no son pocas las bandas que deciden tocar en solitario en lugares o países cercanos. Por ello, desde hace algunos años, es cada vez más frecuente que ni en verano dejemos de tener a grupos extranjeros girando (o haciendo alguna fecha extra) por nuestro país. Otro caso a sumar a la lista es el de los germanos Attic que, a propósito de su visita al Vagos portugués, se marcaron una mini gira de cuatro fechas por nuestro país para presentar “Sanctimonious”.

Redimoni_01@Silikona

Está claro que organizar conciertos en estas fechas es siempre una opción arriesgada porque los metaleros también se van de vacaciones (o de fin de semana huyendo del calor madrileño)  y, si ya de por sí está complicado meter más de cincuenta personas con grupos no muy conocidos, intentar hacerlo a mediados de agosto le añade un plus de dificultad.

Redimoni_02@Silikona

Muchos promotores tiran de bandas locales para abrir los conciertos confiando en que estos grupos arrastren a algún amigo o conocido de las mismas al bolo y meter algo más de gente pero este no fue el caso ya que los teloneros eran los catalanes Redimoni.  Por ello me parece bastante reseñable que la asistencia, dadas las circunstancias, aunque discreta no fuera vergonzosa y la sala no fuera el solar que cada vez estamos más acostumbrados a ver.

Redimoni_03@Silikona

Redimoni en la capital, evidentemente, no son lo que he denominado “banda local” por lo que muchos amigos de su ciudad no creo que trajeran (como seguro que si pasaría en su Barcelona natal) pero, para los que les seguimos desde sus inicios era casi más aliciente verlos a ellos que a Attic. Personalmente que formaran parte del cartel fue lo que me decidió a acercarme a la sala de Moratalaz (me los perdí en mayo en el festival del Pounding)  y me fastidió, por temas que no vienen al caso, llegar sobre las 20:45 y ver que ya estaban sobre las tablas.

Redimoni_04@Silikona

Terminaban “Cast Into The Valley of Hinnon” cuando entré y lo cierto es que gozaban de un sonido francamente bueno, sonando todo en su sitio, por lo que en manos del grupo quedaba que el concierto saliera redondo. La verdad es que así fue ya que tuvieron casi una hora para demostrar que son una de las bandas de Thrash más interesantes del panorama nacional pese a que su actividad tanto en estudio como en directo no sea frenética precisamente.

Redimoni_06@Silikona

De la formación que vi en aquel lejano Martohell permanecen los miembros fundadores Álex Peñalver tras los parches y Carles Tierno, con su habitual y peculiar atuendo de monje con gafas de sol, a la guitarra y la voz. Además el grupo lo completa David a la guitarra, que lleva desde la salida de Francesc en 2011, y un bajista (cuyo nombre real no he logrado encontrar) que es el menos tiempo lleva en la formación apodado “escuetamente”, como es tónica en el grupo, como “Supreme Herald of The Judgement Day And The End Of The Existance”.

Redimoni_05@Silikona

Llevan en el dique seco discográfico desde su compartido con Graveyard de 2014 (su nuevo disco sigue en proceso y esperemos que pronto vea la luz) por lo que su descarga consistió en un repaso a sus dos discos completos y a su tremendo Ep “The Onset Of Chaos” ante un público bastante receptivo a su propuesta. Aunque no éramos muchos en la sala los temas de “Standing Before The End Of Time” como “The Ultimate Victory “, “Journey To The Netherworld”, “Pragmatic Sorcery” o “Facin Pazuzu”, que coparon la parte central de su descarga,  invitaban al headbanging y la respuesta a los mismos fue bastante aceptable.

Redimoni_07@Silikona

Carles se defendió bien asumiendo en solitario el papel vocal que antaño compartía con Cesc (aunque me ha sorprendido ver fotos de Barcelona donde contaron con otro cantante y me ha parecido que era el antiguo miembro del combo) y no paró de agradecernos nuestra presencia, el buen trato que siempre se les da en la capital (como no puede ser de otra manera) y arengar a los asistentes entre tema y tema para que nadie desconectara del concierto. Esto último se me antojaba complicado cuando suenan canciones como “Sovereign Of The Great Beyond”, “Metal Heart” o una fantástica “Set Fire To Their Lands” presentada por el vocalista al grito de que ya era hora de prender fuego a todo.

Redimoni_08@Silikona

Si el concierto me estaba gustando mucho, la traca final que nos tenían preparada fue una auténtica pasada ya que, sin respiro, enlazaron “Set Fire To Their Lands” con “Defenestration” y, tras la concesión a su primer disco en forma de “Nail Maniac”, desataron la locura en la sala con una de mis favoritas de “The Onset Of Chaos”, “The Seven Plagues Unleashed”, antes de liarla pardísima con su himno “Desperta Ferro”, coreada por la sala y en la que todos menos Álex (por razones obvias) se bajaron a la pista para tocar entre la gente montando un conato de pogo.

Redimoni_09@Silikona

Tremendo final para un grupo que hacía mucho que no veía y que me dejó, de nuevo, unas buenísimas sensaciones. No debí ser el único al que le pasó ya que bastantes personas se acercaron tras el bolo al puesto de merchandising para hacerse con algo de material suyo que, para colmo, estaba tirado de precio. Ojalá salga pronto su próxima entrega, que se está haciendo de rogar en demasía, y podamos tenerles de nuevo por aquí porque me dejaron con ganas de más.

Attic_01@Silikona

Mientras la gente salía fuera a tomar el aire, compraba algo en el “merchan” de Redimoni o simplemente pasaba el rato charlando con los colegas los miembros de Attic probaban sonido y preparaban el atrezzo de su particular misa negra aprovechando bastante bien el escaso espacio que el escenario de Silikona ofrecía. Un par de vallas de madera en la pista a ambos lados del escenario, sendos telones flanqueando al escenario, cirios y un altar con parafernalia eucarística pero con simbología satánica (como no) sirvió para ambientar apropiadamente una actuación que, en mi opinión, cumplió con las expectativas de la mayoría de los que allí nos dimos cita.

Attic_02@Silikona

“Iudicium Dei”, la intro que abre “Sanctimonious” fue disparada minutos antes de las diez de la noche arrancando la descarga, propiamente dicha, con el corte homónimo al tiempo que el vocalista Meister Cagliostro irrumpía en el escenario y completaba el atrezzo colocando un gran crucifijo en el altar. Ni que decir tiene que invertido.

Attic_03@Silikona

Gozaron de un sonido más que decente los germanos con especial protagonismo de las guitarras aunque la voz en algunos momentos (en la parte delantera que es donde yo estaba), y sobre todo en los registros más graves, se escuchaba un poco baja en la mezcla. Nada importante ya que en todo momento se pudo apreciar lo clónica que es la voz de su vocalista con la de Kim Bendix Petersen, vamos, King Diamond. Y no sólo la voz…

Attic_04@Silikona

Este es mi principal “problema” con Attic. No es que estén influidos por las bandas del señor Diamond, es que directamente son un clon y claro, sin estar mal sus discos, si me apetece escuchar algo de ese estilo me pongo Mercyful Fate o King Diamond, no Attic. Es cierto que como me gusta mucho este tipo de música alguien podría decir que también puedo disfrutar de los alemanes pero, con tanta oferta musical como hay, siempre tiro hacía el original en detrimento de la copia. Qué le vamos a hacer.

Attic_05@Silikona

Continuaron con la presentación de su última obra con “A Serpent In The Pulpit” antes de que Meister se dirigiera por primera vez a la audiencia para presentar “The Invocation”, muy bien recibida, que abrió el trío dedicado a su debut de mismo nombre junto a “Join The Coven” y, tras la intro enlatada “Black Mass”, Satan´s Bride, una de mis favoritas del quinteto y que originalmente apareció en el compartido que sacaron con Walpurgis Night.

Attic_09@Silikona

La ejecución del “núcleo duro” del grupo, es decir, los guitarristas Tim “Katte” Katteluhn y Robert Piel junto a Meister (que son los miembros originales) me pareció francamente buena pero destacaría la labor de este último porque según pasaban los temas seguía manteniendo un nivel muy digno y aguantó vocalmente sin problemas el concierto, aunque tampoco tocaron dos horas, todo hay que decir. Tenía mis dudas sobre si lo conseguiría y me alegró ver que así fue.

Attic_08@Silikona

Por su parte, los “nuevos” (el que menos lleva es el baterista J.P. y ya es un lustro) también cumplieron con lo que se espera de una base rítmica solvente y, aunque el bajista Chris Erdmann fue el que estuvo más “parado” (es cierto que apenas había espacio el escenario), sonaron en conjunto compactos. Eso sí, de ambos me quedo con el buen hacer de J.P. a los parches pero ya digo que como grupo han mejorado bastante desde que les vi en 2013.

Attic_10@Silikona

La extensa “Die Engelmacherin”, una de las que más me gustan de “Sanctimonious”, nos devolvió a su presentación que, a diferencia de los temas que tocaron de su debut, seguía el orden del disco para no perder el hilo del concepto (aunque se saltaran canciones), puesto que es un disco conceptual. Por ello a la intro grabada “A Quest For Blood” le sucedió “The Hound Of Heaven”, “Dark Hossana”, épica a más no poder, y “Born From Sin” que nos devolvió a los ritmos frenéticos y las afiladas guitarras.

Attic_12@Silikona

Con la gente totalmente metida en su concierto disfrutando del Heavy Metal de Meister y los suyos el grandilocuente órgano Hammond eclesial de la intro que abría “The Invocation”, es decir, “The Hidden Grave”, anunciaba sin remisión que le tocaba el turno a “Funeral In The Woods”, posiblemente el corte más celebrado de la velada con todos coreando la frase “she won´t rest in peace” y donde el vocalista sufrió un poco en los tonos medios del mismo, no así en los agudos en falsete que siguió haciendo sin despeinarse.

Attic_07@Silikona

Lamentablemente el concierto estaba llegando a su fin y, tras terminar la presentación de “Sanctimonious” con “There Is No God”, la canción que hace lo propio en estudio, así lo anunció el vocalista cuando presentó “The Headless Horseman”. Con ella se despidieron entre aplausos nuestros hacía ellos y de ellos hacía nosotros en un bonito gesto de agradecimiento por parte del grupo al calor recibido.

Attic_13@Silikona

Sin embargo aún se guardaban un as en la manga y los aplausos y gritos coreando el nombre de Attic les hicieron volver rápidamente para marcarse su pequeño homenaje a ese gran cantante, como lo presentó Meister (opinión que yo comparto), que fue Warren Dane. La elegida para ello fue “Die For My Sins” de Sanctuary que desató la locura entre el respetable, que la vivió como si no hubiera mañana, aunque a mí me pareció que no les quedó todo lo bien que esperaba.

Attic_11@Silikona

Esto fue lo que dio de sí el concierto ya que tras esta versión no hubo más bises y la música ambiente comenzó a sonar. Fueron 80 minutos entretenidos en los que los germanos demostraron que son una de las bandas que, para bien o para mal, más fielmente replica el sonido de King Diamond. Ahora ya depende de cada uno aceptar su clónica propuesta o no. Ellos la semilla la han sembrado y veremos si con el tiempo recogen frutos.

Texto y Fotos: David Ortego

→  Galería Completa de Fotos  

288 Views

Sobre Roberto Fierro

Administrador