(CRONICA) AXXIS + REGRESION + KNIGHTS OF BLOOD – Madrid – Sala Copérnico – 27/02/2020

AXXIS + REGRESION + KNIGHTS OF BLOOD

Madrid Sala Copérnico 27/02/2020

He visto a Axxis en muchas ocasiones desde que en el año 2000 pisaron nuestro país por primera vez en el marco del extinto festival Rock Machina de Moncofa. Ya sea en festivales, de mayor o menor calado, o en sala los de Bernhard Weiss son una banda divertida (fundamentalmente por lo cachondo que es el vocalista germano) que, con sus ya manidos chistes y clichés, te hace para un rato agradable.

Knight Of Blood _17@Sala Copernico

Sin embargo no hay que olvidar que, por muy simpático que sea un vocalista, al final lo importante es la música que hace su banda. En este aspecto, Axxis tienen todo mi respeto ganado (a pesar de algunos bodrios que como tantas otras bandas tienen en su haber)  tras una extensa discografía, a lo largo de más de tres décadas que se dice pronto, que iniciaron de una forma inmejorable con los alucinantes “Kingdom Of The Night” y “II” rematada por el sobresaliente “The Big Thrill”.

Knight Of Blood _15@Sala Copernico

Dejando a un lado el Heavy Rock melódico de sus inicios siempre han sido unos “currantes” y ya bajo la bandera del Power Metal han seguido editando trabajos, de mayor o menor calidad, renunciado a vivir de las rentas. Eso es otra cosa que valoro en los grupos, y no se la voy a negar, pero el inmovilismo de su repertorio (más allá de los pocos temas nuevos que presentan en cada gira) tocando siempre las mismas canciones clásicas unido a que cada vez las pérdidas de tiempo, cortesía de Weiss, eran mayores (pero no la duración de sus conciertos) hicieron que tomara la firme decisión de no volver a verles más la última vez que tocaron por aquí.

Knight Of Blood _14@Sala Copernico

Como dirían los propios Axxis, si les diera la gana salir de sus temas de siempre, “Never Say Never” porque los repertorios de su gira de trigésimo aniversario resucitaron mis ganas de volver a verles ya que, POR FIN, rescataban canciones de sus primeros años que no había escuchado en directo. Esto se antojaba como una oportunidad única y, tras pensármelo bastante, decidí tragarme mis palabras y acudir a la cita. Craso error.

Knight Of Blood _13@Sala Copernico

¿Por qué está larga introducción? Pues para poner al lector en antecedentes de por qué no pude meter la pata más yendo al concierto. ¿Motivo? “Poca cosa”, la banda decidió que en España, país donde se les quiere mucho, no iban a tocar nada parecido a lo que estaban haciendo en el resto de fechas de la escueta gira aniversario sino que iban a hacer una especie de mezcla de las canciones festivaleras de siempre y dar algo más de cancha al debut que lo que lo suelen hacer habitualmente. No podía creerlo cuando me enteré de casualidad al poco de llegar a la sala. Juro que me dieron ganas de irme a mi casa en ese mismo momento pero cuando has ido a cubrir un concierto, pues hay que hacerlo evidentemente.

Knight Of Blood _12@Sala Copernico

No todo iba a ser negativo esa noche pues abriendo para los alemanes estaban los jóvenes granadinos Knights Of Blood y los veteranos catalanes, aunque con nueva formación, Regresion.  No había visto en directo anteriormente a ninguno de ellos pero lo cierto es que ambas bandas, cada una a su manera, dieron notables conciertos para ir calentando el frío ambiente inicial dejándome buenas sensaciones, en líneas generales, por lo que eso que me llevé. Sin duda para mí, a pesar de algunos problemas sónicos, sus descargas fueron lo mejor de la noche.

Knight Of Blood _08@Sala Copernico

Con cinco minutos de retraso la intro “Estigma Del Condenado” que abre su recién editado “El Lado Oscuro” sirvió para que los miembros de Knights Of Blood tomaran sus posiciones en escena, siendo la vocalista Mireia Fontarrosa la última en salir, e iniciar la presentación “a conciencia” del disco con el tema que le da título. Más allá del nombre y de haber oído alguna canción suelta de su debut “Falsa Perdición” no les había escuchado con atención hasta días antes del concierto sorprendiéndome muy gratamente sobre todo la labor de sus guitarristas José Ramón Vílchez y Javier Molina. Ahora tocaba comprobar cómo se las gastaban en vivo. Ya adelanto la respuesta: Muy bien.

Knight Of Blood _10@Sala Copernico

A lo largo de los cincuenta minutos de que dispusieron presentaron más de la mitad de las canciones que componen su último disco como “Crematomanía”, el single “Ojos Que Gritan”, una enorme “La Era De Hielo”, “La Cuenta Atrás” y, tras un pequeño alegato por parte de la vocalista granadina sobre no intentar buscar la perfección (recordemos que nadie lo es) y ser uno mismo, “Triste Condena”, que contó con los coros de José Ramón dando el contrapunto a la voz de Mireia. Buena y representativa muestra la que ofrecieron de este segundo disco.

Knight Of Blood _07@Sala Copernico

Tuvieron un sonido equilibrado en lo instrumental pero no así en la voz de Mireia que, en la parte delantera, estaba muy por debajo del resto de instrumentos en la mezcla. Fue un pequeño “hándicap” pero las guitarras y la base rítmica se escuchaban a la perfección corroborando lo que se atisbaba en el disco. El nivel que tienen estos chicos es más que notable. De hecho, el gusto tocando tanto de José Ramón como de Javier me pareció digno de mención y la cantidad de detalles, riffs y estructuras distintas hacían que las canciones sonaran muy variadas y llenas de matices. En definitiva, me gustaron mucho.

Knight Of Blood _06@Sala Copernico

Respecto a la actuación de la frontwoman debo decir que también me convenció. Mireia tiene presencia y, a pesar de su juventud, creo que se desenvolvió con soltura y desparpajo animando a la gente, pidiendo palmas o simplemente agradeciendo a los pocos que estábamos inicialmente que estuviéramos pegados al escenario en lugar de en la parte de atrás. No era fácil su labor ante tan poco público.

Knight Of Blood _16@Sala Copernico

Además, y esto es lo más importante en un cantante, tiene una buena voz que, sin embargo, creo que no termina de “casar” del todo con el tipo de música que despliega Knights Of Blood muy en la onda del metal americano más técnico. No lo digo porque cante mal (que no es el caso como ya he comentado) sino porque la música del quinteto, en mi opinión, demanda un tipo de voz con otras tesituras. No es una crítica a su gran labor esa noche sino la impresión que me transmitieron en conjunto.

Knight Of Blood _03@Sala Copernico

Como les dieron mucho tiempo, y más teniendo en cuenta que eran el primer grupo de la noche, pudieron recordar un par de temas de su primer trabajo “Falsa Realidad”. Las elegidas fueron “Algún Día” y “Perdición”, esta última de nuevo con el apoyo vocal del señor Vílchez,  que me parecieron buenísimas y donde la voz de Mireia me gustó más, antes de poner el punto y final a su sorprendente actuación con “Zombies”, el único corte que sonó de su primer Ep, “Revolución”, para el que nos pidieron cantar el título en cuestión. Gran inicio.

Regresion_15@Sala Copernico

Tras los veinte minutos que requirió el cambio entre grupos, a eso de las nueve menos cuarto las luces se volvían a apagar para que el humo inundara el escenario mientras una intro servía para que salieran al escenario los catalanes Regresion quienes presentaban su nuevo Ep, “Devil´s Child”, y a sus nuevos miembros tras la salida del vocalista Pedro y el baterista José.

Regresion_14@Sala Copernico

Este cambio en su formación ha traído también un cambio del idioma de sus canciones puesto que ahora cuentan en sus filas con el que fuera vocalista de los desaparecidos Bigfoot, Anthony Elis que, pese a las limitaciones a la hora de dirigirse al público (lo hacía en inglés pero muy rápido por lo que no sé si todos entendían lo que decía), se mostró muy voluntarioso por agradar.

Regresion_13@Sala Copernico

Su versátil voz, por descontado, aporta un plus de “internacionalidad” a la música, ya de por sí muy “exportable”, de los catalanes e, incluso, tesituras más hard rockeras a las canciones que netamente heavies, normal viniendo de donde viene el inglés. O eso me pareció ya que, de nuevo, la voz estaba muy por debajo de los instrumentos en la mezcla con el inconveniente añadido de que, a diferencia de sus predecesores, las guitarras estuvieron muy saturadas empañando el resultado final en cierta medida.

Regresion_11@Sala Copernico

La inclusión de Elis lógicamente les ha obligado a adaptar los temas antiguos de sus repertorios a la lengua de Shakespeare, aunque he de decir que estos no se resintieron en exceso. Esto sólo afectó a aquellos que se supieran las versiones originales de los mismos y ya no los pudieron cantar pero, sinceramente, creo que eran los menos esa noche en la sala.

Regresion_10@Sala Copernico

Además de interpretar íntegramente el nuevo Ep dieron un repaso a sus dos últimos discos arrancando con “5th Of November” y la cañera “Screams In The Dark”, de “Prisioneros” y “Terra Ignis” respectivamente, que sirvieron para ir calentando motores y quedaron bastante empañados por la saturación de las guitarras y lo baja que estaba la voz. Con el transcurso del concierto el tema de las guitarras fue mejorando (aunque el sonido nunca llegó a ser bueno del todo) pero no así el volumen de Anthony. Una lástima.

Regresion_06@Sala Copernico

Lo que no se puede negar es la buena actitud que la banda tuvo en todo momento, sobre todo destacó Anthony que no paró de moverse de un lado a otro y de poner “caretos” de poseído a diestro y siniestro, mostrando una gran solidez y tablas fruto de su veteranía aún con el cambio tras los parches (Raúl cumplió de sobra con su cometido) y uno tan importante como el cantante. Ambos creo que se han acoplado a la perfección y, seguramente, “Devil´s Child” suponga un antes y un después para su trayectoria.

Regresion_09@Sala Copernico

Dando cancha a “Devil´s Child” sonaron del tirón “Lords Of The Winter”, la que le da título (uno de los dos temas completamente nuevos que contiene ese trabajo), que sonó bastante bien, y la lenta “Let Me Dream” que relajó un poco el ambiente antes de que “Rocker” diera paso a la sorpresa de la noche cuando el vocalista nos preguntó que cuál era su banda anterior. De este modo presentó “Bitchkiller” de Bigfoot que, aunque les quedó bien, me pareció un poco fuera de lugar teniendo en cuenta la discografía de Regresion. Supongo que fue un gesto de deferencia hacia su nuevo compañero y que, con el paso del tiempo, dejará de sonar en vivo a favor de temas propios.

Regresion_01@Sala Copernico

Ya con la gran dupla formada por Toni Sánchez y Pablo González sonando mejor y dejando muestras de su gran clase a las seis cuerdas volvieron al último Ep con la fiestera “All Night Long”, un tema de Hard Rock americano ochentero en toda regla, y el tema homenaje a Lemmy “Puño de Hierro” de “Terra Ignis” en su versión anglosajona o, lo que es lo mismo, “Iron Fist”. Ambas fueron muy bien recibidas ya que a estas alturas del concierto se habían ganado al respetable con su buen hacer.

Regresion_07@Sala Copernico

Lo que no terminé de entender fue por qué finalizar su notable hora de concierto, sonido mejorable aparte, con una versión del “Burn” de Deep Purple. Si, les quedó resultona pero para nada memorable (no llevaban teclados ni para sus temas y en la banda inglesas son clave) aunque Anthony lo diera todo y, habiendo dejado fuera del repertorio sus dos primeros trabajos por completo no sé, me pareció desaprovechar una “bala”.

Regresion_05@Sala Copernico

Sea como fuere, al terminar recibieron la merecida ovación de una sala que poco a poco se había ido llenando hasta llegar a la mitad del aforo más o menos. Veremos si el cambio de idioma y la entrada de Anthony Elis suponen un verdadero punto de inflexión para el quinteto de Hospitalet de Llobregat y consiguen más repercusión de la que hasta ahora han obtenido. Creo que material y aptitudes para ello tienen de sobra.

Axxis_01@Sala Copernico

El pequeño retraso sobre los horarios previstos se mantuvo y, teniendo en cuenta que era jueves y que Copérnico tiene sesión de discoteca, temí que el concierto de Axxis se viera afectado si el cambio se demoraba más de lo previsto. Afortunadamente el buen hacer de los técnicos de la promotora logró que no se viera aumentado por lo que sólo cinco minutos pasaban de las diez de la noche cuando la intro de rigor provocaba el delirio (tal cual) en las primeras filas ante la inminente salida de los teutones.

Axxis_02@Sala Copernico

Por si me quedaba alguna duda de que nos iban a “timar” con el repertorio la inédita por estos lares “Rolling Like Thunder”, que estaba abriendo TODOS los conciertos completos de la banda en esta gira aniversario, cedió su lugar a “Monster Hero” del disco de mismo nombre. No podía creer que de verdad fueran a desaprovechar la ocasión de salirse de su guión y ofrecernos algo diferente pero claro, viendo la reacción del respetable el raro debo ser yo y lo mismo si hubieran empezado con la que deberían el público se habría quedado parado. Uno no sabe ya qué pensar viendo según qué cosas.

Axxis_03@Sala Copernico

El éxtasis continuó con la fija desde el 2006 “Tales Of Glory Island” que, sin duda, es muy querida por todos y recibió una respuesta absolutamente demoledora. Entiendo que este tema no se caiga del repertorio porque es ya un clásico por derecho propio de su “segunda” etapa pero que, tras ella, tuviéramos el clásico discurso “chuleta en mano” de Bernanrd durante unos diez minutos de reloj pues no sé, desanima a cualquiera.

Axxis_04@Sala Copernico

 Por si alguien se lo pregunta, sé que es algo habitual y lo hace siempre pero no por eso me deja de parecer lamentable del mismo modo que lo critiqué la primera vez que le vi hacerlo hace ya unos cuantos años. No me quejo que chapurré castellano “malamente” (que diría Rosalía) o que cuente anécdotas sobre el nombre de la banda y nuestra pronunciación (y lo que significa en su idioma cómo lo decimos aquí), sino que lo haga durante diez minutos porque, en ese tiempo, pueden tocar tres canciones sin problemas. Pero de nuevo las risas y aplausos de las primeras filas ante semejante pérdida de tiempo me quitan la razón…

Axxis_05@Sala Copernico

“Little War” sirvió para que echaran la vista atrás hasta su tercer disco “The Big Thrill” y, en otras circunstancias, sería un buen momento para el disfrute de los seguidores de su primera época. El gran problema es que esa canción no es ninguna novedad porque es la única que repescan habitualmente del disco de 1990. La novedad estaba en que era acompañada por “Brother Moon” y “Stay Don´t Leave Me”, que fue single en su momento, en las otras fechas de esta gira aniversario pero no llegaron a España, quedándose en algún lugar de su tierra. Una verdadera pena.

Axxis_06@Sala Copernico

El sonido no era para tirar cohetes pero al menos se distinguían más o menos lo teclados del mítico Harry Öllers y el resto de instrumentos bastante bien. Algo es algo. Eso sí, el sonido de la batería de Dirk Brand estaba demasiado alta y, en algunos momentos, tapaba a sus compañeros. Afortunadamente la voz del carismático vocalista se escuchaba mejor que la de sus predecesores pero, de todos modos, vi a Weiss incapaz de alcanzar muchos de los tonos más altos de las canciones (los años no pasan en balde) aunque sus tablas y sus “trucos” de escena le sirvieron para capear los momentos más complicados y salir al paso. Más sabe el diablo por viejo que por diablo, que dice el dicho.

Axxis_07@Sala Copernico

Al que no había por dónde cogerlo es al nuevo guitarrista Matthias Degener. Mira que he visto hacer “destrozos” a sus predecesores en el puesto pero como lo que amigo Matthias perpetró esta noche, nunca. Tocaba en un tono que no es el de las canciones de Axxis pero, encima, en no pocos momentos hacía variaciones sin sentido de las mismas o, directamente, se inventaba algunas partes y solos. No entiendo cómo puedes tocar en un grupo profesional, como son Axxis, y hacerlo de ese modo. De juzgado de guardia.

Axxis_08@Sala Copernico

“Love Is Like An Ocean”, una de las pocas “golosinas” que tocaron, nos transportó a su debut mientras que el medio tiempo “Heaven In Black”, del fantástico “Back To The Kingdom” (este trabajo está a la altura de los clásicos para mí), dejó claro que Bernhard se maneja mejor en la actualidad en tesituras medias que en las agudas. Tras ella “Blood Angel”, otro de los nuevos “clásicos” que no falta desde que se metió en sus repertorios en 2007, encendió de nuevo a una audiencia que parecía disfrutar más de este tipo de canciones “power metaleras” que de las más roqueras.

Axxis_09@Sala Copernico

“Kings Made Of Steel” era otro de los temas que más esperaba ya que nunca la había escuchado en directo y, viendo como la tocaron, casi mejor que se la hubieran ahorrado porque aquí la ejecución de Matthias fue para enmarcar. ¿Qué demonios tocó en la parte del solo? Encima en ella el vocalista no estuvo especialmente fino que digamos. En fin, que fue un despropósito en mi opinión. Y mira que me flipa el tema pero la realidad fue esa.

Axxis_10@Sala Copernico

Aunque el “maravilloso” repertorio estaba plagado de “bajas” importantes respecto a otros de la gira, como ya he comentado por activa y por pasiva, lo que no se “cayó” fue el corte instrumental “Trash In Tibet” para que el vocalista recuperara fuerzas cediendo al bajista Rob Schomaker el protagonismo. Para colmo fue enlazada con el tedioso e innecesario solo de batería de Dirk cuyo mayor aliciente fue que al final del mismo tocó con unas baquetas iluminadas. Impresionante, sin duda.

Axxis_12@Sala Copernico

Por si el ritmo del concierto no estaba siendo lo suficientemente lento llegamos a otro de los momentos “estrella” en cualquier show de los de Dortmund. Me refiero a la interpretación en “acústico” (esta vez ni guitarra acústica llevaban y mira que debe ser fácil traer o conseguir una) de “Touch The Rainbow” en la que, por supuesto, sacaron a una fémina de entre el público para hacer coros puntuales y tocar la pandereta.

Axxis_13@Sala Copernico

En esta ocasión Pilar fue la agraciada y, aunque de ritmo iba tan escasa como de conocimientos de inglés (supongo que era la primera vez que los veía porque parecía no saber en qué consistía su labor pese a los esfuerzos de Weiss y la traducción de un asistente), al menos se sabía el estribillo del tema de marras. Parece algo obvio pero he visto subirse a chicas en otros conciertos que no se lo sabían así que vamos mejorando… De cualquier modo esa forma de hacerla es un despropósito que tendremos que sufrir hasta el fin de sus días porque forma parte siempre de sus conciertos así que poco se puede hacer al respecto. De nuevo a la gente le hizo gracia y hasta se coreó el nombre de la muchacha. En fin…

Axxis_14@Sala Copernico

Vuelta a las canciones de este siglo con “Heavy Rain” y la coreada “Heavy Metal Brother”, con ese pequeño “duelo” entre el teclado y la guitarra, para afrontar sin sorpresa alguna la recta final del concierto. Y digo sin sorpresas porque lo que restaba era “My Little Princess” que sí, que me gusta mucho pero “nada nuevo bajo el sol” y “Little Look Back”, otra que no falta jamás de “II” con la que abandonaron el escenario unos momentos, que no iban sobrados de tiempo precisamente.

Axxis_15@Sala Copernico

Rápidamente aparecieron para rematar la actuación arrancando los bises con “Fire And Ice” y, aunque ya la había escuchado hace muchos años, no es ya tan habitual en sus conciertos por lo que me gustó que la recuperaran ya que, visto lo visto, se podría haber “caído” sin problemas. Las únicas que siempre suenan en sus actuaciones de su glorioso debut (y así debe seguir siendo en mi opinión) son “Living In A World” y “Kingdom Of The Night”.

Axxis_17@Sala Copernico

Esta vez no fue la excepción, evidentemente, y con ellas dieron por finalizado un concierto que pudo ser épico (incluso con todos sus “peros” habituales) pero que se quedó en algo bien distinto. Incluso la “foto final” dejó la significativa estampa de las primeras filas cantando el “Na Na Hey Hey Kiss HIm Goodbye” de Steam, que esta vez no tocaron como casi siempre hacen, mientras ellos saludaban. Ver para creer.

Axxis_18@Sala Copernico

¿Cuál fue el balance? El repertorio más corto que les he visto, con apenas dos temas inéditos por estos lares (y recordemos que uno interpretado bastante mal), un guitarrista que tocó muchos de los temas como quiso con errores de “bulto”, las consabidas pérdidas de tiempo y al carismático Weiss bajando el tono de las canciones y con alguna “ayudita” extra (también la hubo en los coros de algunos temas) aunque sin abusar. Llamadme “exigente” pero si para una gira aniversario, trigésimo nada menos, esto es todo lo que tienen que ofrecer un grupo como Axxis apaga y vámonos. Sólo con la ausencia de Öllers y los teclados grabados mi impresión habría sido peor.

Axxis_19@Sala Copernico

Este concierto iba a ser mi despedida personal de una banda a la que tengo especial cariño. Y lo va a ser, sin duda. La lástima es que mi última vez me haya dejado este mal sabor de boca. Seguiré disfrutando de sus discos en mi casa y estaré al tanto de sus nuevas entregas discográficas porque se han ganado el beneficio de la duda pero hasta aquí hemos llegado. Muchas gracias por todo y hasta siempre.

Texto y Fotos: David Ortego

→  Galería Completa de Fotos  

 

1278 Views

Sobre admin

Administrador