(CRONICA) Barricada – Pabellon Anaitasuna – 23/11/13

El día esperado había llegado, era hora de que  uno de los más míticos grupos del rock en castellano se subiese al escenario para deleitarnos entre acordes y voces rasgadas a las más de tres mil personas que había citadas en el Anaitasuna, y es que, Barricada, ya habían hecho sold out en las otras dos fechas anteriores. La primera la semana anterior, el sábado 16 y la segunda ese mismo viernes 22(agotando las entradas en 3 horas).

Pero el concierto del sábado, tenía algo especial, era el último, o al menos por el momento  y por eso en el Anaitasuna se respiraba un aire de melancolía y tristeza.  No es cualquier grupo, es un grupo que durante 31 años ha puesto banda sonora a la vida de muchas personas.

Ahora, no era momento de sentimentalismos, era el momento de saltar y dejarse la voz.

Una puesta en escena sencilla, con una pantalla grande y unas letras en polietileno formando la palabra “BARRICADA” era todo lo que necesitaba el público, en los conciertos con grandes parafernalias, a veces se consigue que uno se fije más en la escenografía que en otra cosa. Solo nos hacían falta ellos cuatro; Boni, Alfredo, Ibi y Ander, el resto, lo poníamos el público, ¡¡estábamos ya listos y muy nerviosos!!

Pasaban de las diez de la noche cuando se empezó a proyectar en la pantalla imágenes del grupo, de toda su andadura acompañadas de la canción “One more kiss, dear”. Especiales ovaciones y aplausos a Mikel Astrain, ya fallecido y al Drogas, y es que, hasta su salida él también fue una pieza indispensable del grupo.

Tras el vídeo, comenzaron con Esta es una noche de rock and roll, en la que el estribillo hacía presagiar lo que iba a ser esa noche, una noche de distorsión, de mucho guitarreo y de coros alternándose entre el grupo y el público.

Otros temas se fueron sucediendo como  Písale, en la cual tomó la rienda de las voces el grandísimo Alfredo, también sonó Lentejuelas, la mítica Todos mirando la cual sitúa los hechos en el barrio pamplonica de S. Juan, seguida de Por la Libertad, del disco “La tierra está sorda” uno de los proyectos más ambiciosos de Barricada, les siguieron temas como  Juegos Ocultos, Oveja negra, El trompo, cuya letra es de Kutxi Romero, cantante de Marea, Pon esa música de nuevo, dedicada en su momento a Mikel Astrain, fallecido tras un concierto en 1984.

Tras alguna que otra canción más, llegó el momento de Aguardiente, del último disco de Barricada, producido por el hijo de Alfredo, Iker, el cual, también, junto con otras caras conocidas como Aurora Beltrán o Agnes (cantante de Lilith) pudimos ver en el concierto, y es que nadie, se hubiera permitido el no asistir.

El plato fuerte de la noche, estaba por llegar, el momento en el que comenzaron a sonar temas como Rojo, Animal caliente y En blanco y negro. Sin duda, unos de los himnos de los Barricada, y allí estaba el público; para dejar descansar de vez en cuando la voz de Boni y pasar el testigo a las cuatro mil voces que abarrotaban el Anaitasuna.

Tras ello, el primer descanso de la noche llegó, pero fue breve, y es que esta vez eso de “lo bueno se hace esperar” no surtió efecto. Muchas eran las voces que coreaban “Barricada, Barricada, Barricada” y como no podía ser menos, ellos, no defraudaron y salieron a la palestra nuevamente con Aun queda un sitio, y la coreada, cantada, tarareada, silbada y eterna No hay tregua, y no la hubo, porque aquello era un no parar. Las caras de emoción ya se dejaban ver entre el público y el grupo, aquello, aunque nadie lo quisiese, poco a poco, llegaba a su final, y es que por todos, hubiéramos estado allí hasta el amanecer.

Ahora, era el turno de Esta noche no es para andar por esas calles y Flechas cardinales, del último disco.

Otro descanso, este, todavía más breve si cabe, Pídemelo otra vez, fue la encargada de abrir este último bis, a continuación sonó Esperando en un billar y Barrio conflictivo, para la cual, Barricada, tuvo el detalle de invitar a subir a algunos de sus fans al escenario a cantar con ellos el estribillo. Todo un gesto de humildad y de saber por qué y por quienes están ahí arriba. En ellos, se podía observar mucha emoción, y es que no era para menos. Tras despedirse unos y otros en el escenario, decidieron prorrogar un poco más el concierto, y para sorpresa de todos, se despidieron con La silla eléctrica. Las caras de Boni y Alfredo lo decían todo, estaban eternamente agradecidos y las lágrimas, dejaron paso a las más tristes de las despedidas, ¡a su público más fiel!

En definitiva, todo había llegado a su fin, pero lo que está claro es que Barricada, sigue todavía presente, en lo mejor que nos han podido dejar;  un gran baúl de recuerdos cargados de buenos momentos y nostalgia y el mejor legado que le puedes dejar a un amante de la música, sus más de doscientas canciones y sus quince álbumes de estudio.

Quién sabe si, como decían las camisetas “Agur Barricada” era un simple adiós o un hasta pronto. Lo que está claro, es que jamás, por mucho tiempo que pasase, podríamos olvidar lo que ellos han hecho por el rock en castellano.

GRANDES BARRICADA.

El setlist completo del concierto fue.

1.- Esta es una noche de rock and roll.

2.- Písale.
3.- Objetivo a rendir.
4.- Pasión por el ruido.
5.- Lentejuelas.
6.- Contra la pared.
7.- Abrir y cerrar.
8.- Quiero perderme.
9.-  Todos mirando.
10.- Por la libertad.
11.- Juegos ocultos.
12.- Oveja negra.
13.- El trompo.
14.- Callejón sin salida.
15.- Pon esa música de nuevo.
16.- Rugir y morder.
17.- Cierra los ojos.
18.- Mañana será igual.
19.- Aguardiente.
20.- Por salir corriendo.
21.- A toda velocidad.
22.- Deja que esto no acabe nunca.
23.- Okupa.
24.- Rojo.
25.- Animal caliente.
26.- En blanco y negro.
27.- Aún queda un sitio.
28.- No hay tregua.
29.- Esta noche no es para andar por esas calles.
30.- Flechas cardinales.
31.- Pídemelo otra vez.
32.- Esperando en un billar.
33.- Barrio conflictivo.
34.- La silla eléctrica.

Texto y Fotos: Sara Urchaga

1521 Views

Sobre Roberto Fierro

Administrador