(CRONICA) BRAINSTORM + IN VAIN + SINHERESY – Madrid – Sala Kithai – 21/11/2019

BRAINSTORM + IN VAIN + SINHERESY Madrid Sala Kithai 21/11/2019

Los infatigables Brainstorm volvían a visitar nuestro país, en un periplo de cinco fechas, para presentarnos su última obra “Midnight Ghost”. Siempre han sido bastante asiduos a nuestros escenarios pero la diferencia la marcaba que, en esta ocasión, regresaban como banda principal y no como meros teloneros o en el enclave de algún festival como había sucedido en los últimos años. Hacía bastante tiempo que no encabezaban gira por estos lares y pensé que, siendo un grupo bastante querido, el público respondería. No fue el caso una vez más.

Sinheresy_01@Sala Khitai

Nuevo nombre para la Sound Stage, que ha sido rebautizada como Kithai, pero la misma historia de siempre. Unos horarios estrictos que, para variar, afectaron al devenir y deslucieron el resultado final de una noche que, a priori, pintaba bastante bien musicalmente. Entiendo la necesidad de estos locales de hacer negocio con dobles sesiones y todo eso pero, sinceramente, a uno se le quitan las ganas de ir a conciertos en algunos de estos lugares porque ya sabes de antemano que los grupos, casi con total seguridad, van a ver recortados sus repertorios. Si encima hay varios teloneros, como era el caso, pues la “tragedia” estaba servida.

Sinheresy_02@Sala Khitai

Los primeros en subirse a las tablas fueron los italianos Sinheresy que, aunque desconocidos para algunos, nos han visitado hasta en tres ocasiones con anterioridad ya que han abierto para Tarja, para sus compatriotas Lacuna Coil e, incluso, hasta para los madrileños Dark Moor. Mi camino no se había cruzado aún con el suyo y, aunque su estilo hace años me hubiera podido interesar algo, a día de hoy su propuesta llama entre poco y nada mi atención.

Sinheresy_03@Sala Khitai

Ante una sala desangelada salieron uno a uno los miembros del combo (bueno, el baterista no es miembro oficial pero cumplió con su labor con solvencia) dispuestos a ganar algún seguidor para su causa pese a los pocos que éramos cuando iniciaron con “What Makes Us Human”, el tema que abre su reciente obra “Out Of Connection”, su larguísima actuación. No, no es que se me hiciera larga, que también, es que estuvieron casi cincuenta minutos tocando cuando el tiempo estaba claro que iba a ser un problema aunque los horarios se cumplieran casi a rajatabla. No logró entender este tipo de cosas pero claro, el grupo toca lo que les dejan.

Sinheresy_04@Sala Khitai

Que su música no me diga demasiado no significa que no pueda reconocer que dieron un concierto más que correcto aunque, como le sucede a muchas bandas del estilo, llevar todas las partes de teclado grabadas desluce su directo bastante porque, además, tienen bastante protagonismo en su música. Es algo a lo que estamos tan acostumbrados (de hecho Brainstorm también tuvo elementos “disparados” desde la mesa como siempre aunque en su música estén más en segundo plano) que prácticamente ya ni sorprende pero, aún así, me resisto a no comentarlo.

Sinheresy_07@Sala Khitai

Con la alternancia de voces a cargo de Cecilia Petrini y Stefano Sain como principal aliciente musical siguieron presentando más canciones de su último disco, del que tocaron más de la mitad que se dice pronto, como “Zero One”, “Facts, Words, Sand, Stone” o “Inmortals” para regocijo de algunos seguidores incondicionales que cantaban los temas con fervor mientras otros miraban el móvil. Para gustos los colores, que se suele decir, aunque se notó a la vocalista muy ilusionada con que tuvieran tan acérrimos seguidores entre tan poca gente.

Sinheresy_08@Sala Khitai

Al tener sólo tres discos editados tuvieron tiempo para dar cancha a todos ellos. Así recalaron en su penúltimo esfuerzo “Domino” del que interpretaron “My Only Faith”, que me recordó horrores a Evanescence en su estribillo, y una bailable “Star Dome” con una base electrónica muy rollo Amaranthe que certificó por qué Sinheresy no son para mí.

Sinheresy_09@Sala Khitai

Cecilia fue la que llevó el peso escénico del concierto y, además de cantar muy bien, animó y estuvo comunicativa con nosotros revelándose como una buena frontwoman. Stefano, por su parte, cumplió sin alardes a la voz pero escénicamente Cecilia creo que se lo “comió” mientras que el guitarrista Lorenzo Pasutto y el bajista Davide Sportiello estuvieron correctos sin más. Demostraron tener tablas y no se amilanaron ante el aspecto de la sala saliendo a por todas por lo que nada que reprocharle a su actitud.

Sinheresy_11@Sala Khitai

De su debut “Painting The World” rescataron la que le da título y, para mí sorpresa, la que lo cierra, “Lying Dreams”. Casualmente, o tal vez no, fueron las que más me gustaron de cuantas tocaron, seguramente porque no me sonaban tan “modernas”, y fue una buena forma de reivindicar su pasado y sus orígenes. Seguían sin parecerme nada del otro mundo pero sí me convencieron más estos cortes que los de su nuevo disco.

Sinheresy_12@Sala Khitai

En la última parte de su descarga volvieron a “Out Of Connection” para tocar la que le da título y “Break Of Surface” que, a la postre, fue la última que pudieron interpretar ya que mientras Cecilia presentaba “Domino” (la última realmente de su repertorio) les indicaron que no había tiempo para más (hombre, llevaban casi 50 minutos y restaba otro telonero) por lo que tuvieron que despedirse de una manera un tanto precipitada emplazándonos al puesto de merchandising.

In Vain_01@Sala Khitai

Los locales In Vain eran los siguientes y la verdad es que me apetecía mucho volver a verles. Pese a ser los segundos en el cartel ellos pagaron en mayor medida el pato del toque de queda de la sala porque su descarga, a diferencia de la de Sinheresy, se me hizo cortísima. Como para que no fuera así cuando tocaron siete temas en poco más de media hora… Intuyo que había más confianza con ellos y por eso tocaron tan poco para no alterar en exceso los horarios previstos porque, sino, no me lo explico. Aunque entendible, y más viendo lo que pasó después, me pareció injusto que tocaran menos que los italianos.

In Vain_02@Sala Khitai

Probaron con celeridad conscientes de que el tiempo apremiaba y, aunque en el escenario ellos no terminaban de escucharse como les hubiera gustado según comentó su vocalista, se colgaron sus instrumentos y tiraron “pa´lante” para no demorar más todo y tener que recortar aún más su repertorio. Al menos nosotros sí que les escuchamos bien y reconozco que su Heavy/Thrash fue gloria bendita para mis oídos tras los sonidos de los que veníamos.

In Vain_04@Sala Khitai

“Blood & Steel” de su último trabajo editado “IV” sirvió para dar inicio al concierto de los madrileños y aunque luego nos comentó su vocalista/guitarrista Daniel Cordón que algunos de ellos estaban “tocados” de salud lo cierto es que no se notó en absoluto y cuajaron una soberbia, aunque escueta, actuación. Incluso creo que la voz de Daniel, la parte que más se podría haber visto afectada por estar enfermo, rayó a gran altura.

In Vain_05@Sala Khitai

Siguieron sin levantar el pie del acelerador con la thrasher “In Death We Trust” a la que la ausencia de teclados le sienta de maravilla. De hecho, aunque les llegué a ver en directo cuando aún los tenían, creo que la decisión de prescindir de ellos en sus dos últimos discos les ha beneficiado y las viejas composiciones han ganado todavía más contundencia en directo.

In Vain_06@Sala Khitai

“The Little Things That Matter” fue el disco más ampliamente representado y de él interpretaron la más melódica “Dragon Huntress”, en la que la labor de los “Danieles” a las seis cuerdas fue rotunda, la apocalíptica “No Future For The World”, en la que el vocalista pidió nuestra colaboración para corear el estribillo obteniendo la respuesta positiva tanto de los que les conocíamos previamente como de los que no, y “Serenity Valley” ya en los compases finales del concierto.

In Vain_07@Sala Khitai

Ya están inmersos en la composición del quinto disco y tenían previsto presentarnos dos adelantos pero, dadas las circunstancias, nos tuvimos que conformar sólo con una. La elegida fue “Evils In My Soul” que, personalmente, me gustó mucho. No debí ser al único al que le pareció un gran tema ya que cuando Daniel bromeando nos preguntó si la metían o no en el disco la respuesta afirmativa fue un clamor en la sala.

In Vain_11@Sala Khitai

Lamentablemente no había tiempo para más por lo que su clásico “War Machine” puso el punto y final a un concierto que debió ser algo más largo. Es lo que hay y menos da una piedra pero espero que la próxima vez que les vea,  sea con disco nuevo en la calle o no, las circunstancias les sean más propicias y puedan desplegar todo su arsenal en condiciones. Aún con todo fueron el perfecto calentamiento para recibir a Brainstorm, de los que se declararon “muy fanes”,  muy animados.

Brainstorm_01@Sala Khitai

Los alemanes liderados por el gran Andy B. Frank, que aunque no sea miembro fundador se ha ganado a pulso por su carisma ese reconocimiento, son un grupo al que tengo un cariño especial por algún motivo. Supongo que mucha culpa la tiene el propio vocalista y discos como el enorme “Metus Mortis” con el que les conocí y me enganché a su música. Enganche que, con algún altibajo en la última década, he mantenido a lo largo del tiempo desde hace casi veinte años.

Brainstorm_03@Sala Khitai

Echando un vistazo a su ya extensa discografía uno toma conciencia de lo rápido que pasa el tiempo. Un día los estás viendo presentar el citado “Metus Mortis” y al otro les tienes en una sala al lado de casa haciendo lo propio con “Midnight Ghost”, su décimo segundo disco de estudio. Entre medias les he visto multitud de veces e, independientemente del recinto o las circunstancias, siempre han cumplido y, lo que es más importante, siempre han logrado una gran conexión con la audiencia gracias a Andy. Eso no está al alcance de todos los grupos.

Brainstorm_02@Sala Khitai

Desgraciadamente en España por algún motivo que se me escapa, porque han mantenido una calidad notable en casi todos sus trabajos, nunca han gozado de gran popularidad y mira que bandas mediocres de su palo han triunfado o lo están haciendo en la actualidad… Volvemos al manido tema de la “injusticia” musical y del misterio por el que tener buenos temas, ser constante discográficamente y solvente en directo no te garantiza meter ni cien personas en una ciudad como Madrid. Creo que son conscientes de su estatus (al menos en nuestro país) y, por eso, para mí tiene mucho valor que sigan inasequibles al desaliento sacando discos y girando por donde se les reclame. Son unos “currantes” del metal, como diría un amigo mío.

Brainstorm_06@Sala Khitai

Un público escaso, pero fiel y muy entregado desde el comienzo,  recibió al quinteto con aplausos mientras ellos, sonrientes, atacaban “Devil´s Eye”, tema que hace lo propio con “Midnight Ghost” y el primero de los cinco que presentaron de él. Nunca han sido un grupo que viva de rentas pasadas y siempre apuesta por su nuevo material gira tras gira. Lo malo es que el inicio quedó algo deslucido porque el sonido de guitarra era flojísimo (al menos en la parte delantera) y el grupo sonó sin fuerza ninguna.

Brainstorm_10@Sala Khitai

Sin remediarse esta circunstancia cayó el primer clásico en forma de “Worlds Are Comin´Through” de “Liquid Monster”, para mí el último gran disco del quinteto aunque en todos haya grandes himnos, cantada por todos y elevando la temperatura de la sala. Fue el primero pero, desde luego, no el último temazo que escucharíamos esa noche porque son ya perros viejos y saben de sobra qué temas no deben salir nunca de su repertorio para garantizar la entusiasta respuesta del público.

Brainstorm_08@Sala Khitai

Es verdad que son muy inmovilistas en sus repertorios y, siendo coherente, es algo que suelo criticar en los grupos y ellos no se escapan a esa crítica. Dicho esto. ¿Alguien concibe a día de hoy un concierto de los alemanes sin “Shiva´s Tears”, “Falling Spiral Down”, “Highs Without Lows” o “All Those Words”? Yo desde luego no pero el problema es que entre que no tocan demasiadas canciones (previstas para esa noche tenían sólo quince) y que presentan a conciencia sus nuevos trabajos, el hueco que dejan para variaciones o “sorpresas” es casi inexistente. Por no hablar que con doce discos representarlos tocando tan poco es tarea imposible.

Brainstorm_09@Sala Khitai

Sin ser lo mejor de su carrera “Midnight Ghost” me ha parecido más inspirado en conjunto que algunos de sus últimos trabajos y, la verdad, es que es perfectamente reconocible como un disco de Brainstorm. Ellos tienen, para bien o para mal, un sonido propio que está muy presente en su última entrega y la respuesta del público ante todas las nuevas composiciones fue muy entusiasta. En una época en la que parece que escuchar un disco entero es una labor más ardua que picar en la mina me alegro de que la gente respondiera tan bien a todos los nuevos temas como “Reveiling The Darkness”, la balada “End In Sorrow”, donde los teclados grabados “cantaron” más de la cuenta, o la veloz “The Pyre”.

Brainstorm_11@Sala Khitai

Algo que siempre me gustó de ellos es que, desde que entrara Andy para hacerse cargo de las tareas vocales en “Ambiguity”, han mantenido una formación muy estable con la incorporación del bajista Antonio Ieva como único cambio. Y esto fue hace más de diez años. El núcleo “duro” compuesto por los guitarristas Torsten Ihlenfeld y Milan Loncaric, junto al baterista Dieter Bernert por el que no parece que pase el tiempo, se mantiene intacto desde que fundaran la banda hace tres décadas y eso se nota tanto en disco como en directo. Son amigos que se conocen a la perfección por lo que su complicidad y buen rollo en escena es contagioso y uno de sus puntos fuertes.

Brainstorm_15@Sala Khitai

Nuestra entrega impedía al quinteto borrar la sonrisa de la cara y Andy debió pensar que lo mismo tenía razón cuando bromeó, nada más subirse al escenario, con que habían decidido tocar delante de un puñado de selectos seguidores en lugar de hacerlo en un estadio para, de este modo, hacer notar irónicamente la baja asistencia. Él se lo “curró” como siempre para conectar con nosotros pero si no hubiéramos estado tan por la labor de llevarles en volandas no se hubiera logrado. Dos no conectan si uno no quiere.

Brainstorm_13@Sala Khitai

Tras “Jeanne Boule”, posiblemente la canción más elaborada de cuantas contiene “Midnight Ghost”, la euforia se desató cuando todos reconocimos el inicio del que, me atrevería a decir sin temor a equivocarme, es el mayor éxito del grupo. Me refiero, por supuesto, a la fantástica “All Those Words” en la que el vocalista ni siquiera tuvo que pedir los “ooooh, ooooh” habituales porque la sala al unísono se arrancó con ellos espontáneamente llegando a emocionar al frontman. Sin duda fue el momento más álgido del concierto pese a que, como habitualmente hacen desde que la grabaron, fue alargada demasiado en directo. Mientras hacían esto algunos mirábamos de reojo al reloj preocupados por la hora que era y las canciones que restaban, teóricamente.

Brainstorm_14@Sala Khitai

No era para menos porque tras dar voz a “Firesoul” con la homónima, que visto lo visto yo me hubiera ahorrado, para sorpresa de los que habíamos visto la hoja con el repertorio encararon “Fire Walk With Me” saltándose “Ravenous Minds”, que ha sido single de “Midnight Ghost, y “The World To See” de su anterior “Scary Creatures”. La razón no era otra que la proximidad de las once de la noche y que no parecía que fueran a ser benévolos los encargados de la sala permitiendo unos minutos de retraso sobre esa hora.

Brainstorm_04@Sala Khitai

Efectivamente, les estaban prácticamente echando del escenario pero como aún faltaban cinco minutos para la fatídica hora, a petición de algunos asistentes, terminaron con “Ravenous Minds” en lugar de, atención, hacer un guiño a sus viejos seguidores (mayoría por cierto en la sala) y tocar la también prevista “Under The Lights” de “Metus Mortis”. No fue culpa suya en realidad pero el bajón de que se la dejaran en el tintero fue considerable entre los que la esperábamos con cierta ilusión. No pudo ser y rápidamente se bajaron y la música ambiente comenzó a sonar. Una pena.

Brainstorm_17@Sala Khitai

Brainstorm volvieron a cumplir con lo que espero de ellos pero tocando trece miserables canciones (y eso que Andy nos anunció un concierto que al fin iban a hacer, después de mucho tiempo, un concierto “largo” en Madrid…) el balance es demasiado pobre como para calificar su concierto como memorable o, ni siquiera, como aceptable. En un festival habrían triunfado pero en una sala y en tu propia gira lo siento pero no puedo estar satisfecho con lo vivido. Lástima porque a saber cuándo será la próxima vez (si es que la hay) que vuelvan por aquí como cabezas de cartel.

Texto y Fotos: David Ortego

→  Galería Completa de Fotos  

312 Views

Sobre admin

Administrador