(CRONICA) BRYAN FERRY + DYANA KURTZ – Real Jardín Botánico – Madrid – 19/07/2017

0913aeb079

 

BRYAN FERRY + DYANA KURTZ Real Jardín Botánico Madrid 19/07/2017

Cuando aparece el nombre de Bryan Ferry en cualquier texto palabras como “elegancia”, “glamour”, “clase” o “seducción” son más que recurrentes. No es para menos puesto que el fundador de Roxy Music encaja perfectamente con los adjetivos derivados de las mismas y una nueva prueba de ello fue el concierto que ofreció en el ciclo “Noches del Botánico” el pasado día 19 de julio. Pero antes de intentar describir con palabras su emocional descarga me gustaría dedicar unas líneas al artista que ejerció la difícil labor de abrir para el inglés, Dyana Kurtz.

Bryan Ferry Support_04@Noches Del Botanic

La cantautora americana fue la encargada, acompañada por Robert Maché a la guitarra eléctrica y puntualmente a la mandolina, de amenizar durante media hora escasa la espera hasta que Ferry pisara el escenario pero, quedó bastante evidente, que este tipo de recintos no son los más adecuados para su intimista música de raíces americana mezcla de Blues, Folk y Jazz como ha sido descrita.

Dayna Kurtz_03@Noches Del Botanic

No es una desconocida para nuestro país pues lo ha visitado en varias ocasiones, incluso recientemente, pero su música está compuesta y luce mucho más si se disfruta en el ambiente íntimo de un pequeño local, con una luz tenue sentado en una mesa con una cerveza en la mano. Por el contrario salió a plena luz del día, en un escenario inmenso y ante un público ridículo en número que, prácticamente en su totalidad, pasó de ella. De hecho, muchos de los presentes ni siquiera guardaron el mínimo silencio (aunque sólo fuera por respeto) que sus canciones requerían pero bueno, esa es otra historia.

Bryan Ferry Support_01@Noches Del Botanic

Lo extraño es que, sin ser un fiel seguidor de este tipo de sonidos, la extraordinaria voz de Dyana fue capaz de trasladarme a un bar perdido de la América profunda durante el tiempo que estuvo en escena con cortes de su reciente disco en directo “Here Vol. 1” como “Billboards For Jesus”, “I Look Good In Bad”, “Love Gets On The Way” o “Raise The Last Glass”, donde Robert se colgó la mandolina y la acompañó a los coros dando uno de los mejores momentos para mí de su escueta actuación.

No eran las mejores condiciones para desplegar su innegable talento ni, seguramente, la mejor opción para abrir un concierto de Bryan Ferry pero me alegro de haberla podido ver porque, lejos de aburrirme como pareció pasarle a los allí presentes, consiguió ganarme para su causa llegando a resultarme totalmente incomprensible que no sea una estrella en su tierra natal. Razones hay de sobra para ello.

Dayna Kurtz_02@Noches Del Botanic

La hora prevista para el inicio del concierto principal eran las 22:20, según tenía entendido y escuché comentar a mí alrededor, por ello me resultó sorprendente escuchar por megafonía que faltaban cinco minutos para la actuación cuando el reloj marcaba las 21:55. Desde luego el que apurara hasta el último minuto para entrar se llevó una desagradable sorpresa…

Bryan Ferry_01@Noches Del Botanic

Una gran bola de discoteca colgada sobre el escenario y una enorme pantalla blanca como fondo junto a un cuidado y elegante, como no, juego de luces fueron los elementos que acompañaron a Ferry y su banda de nueve músicos. Si, habéis leído bien, nueve músicos lleva el británico en escena, contando a dos coristas (uno de cada sexo) que cubrieron con pulcritud las evidentes carencias que a nivel vocal tiene el “jefe” a día de hoy, logrando que los temas ejecutados sonaran de un modo absolutamente brutal. Y si, puede que algo de la esencia original se perdiera, sobre todo por la pegada y sonorización de la batería de Luke Bullen (cuya actuación a mí sí me gustó, todo sea dicho), los arreglos de viento y las numerosas partes de guitarra en detrimento del teclado de Christian Gulino (algo tapado en volumen durante el concierto) pero sin duda, y con todo, brillaron de una forma que, sinceramente, no esperaba.

Bryan Ferry_02@Noches Del Botanic

Ovación del respetable al ver la silueta trajeada del protagonista de la velada que decidió arrancar la misma con “The Main Thing”, primera referencia a Roxy Music de las muchas que dedicó a su ex banda a lo largo de los noventa minutos que nos “regaló”. Efectivamente, no sonó tan electrónica como la original (cosa que sucedería con más canciones de su época junto a Brian Eno) pero el toque tanto de la guitarra como del saxofón de Jorja Chalmers, quedó muy bien en mi opinión.

Bryan Ferry_05@Noches Del Botanic

Sin respiro los primeros compases de la sensual “Slave To Love”, uno de sus grandes hits en solitario, arrancó una salva de aplausos mientras que “Ladytron”, con el vocalista sentado en su pequeño piano por primera vez (no sería la última ni mucho menos) mostró la destreza del joven Jacob Quistgaard a las seis cuerdas en su parte final. Me sorprendió mucho el protagonismo que le robó al fiel compañero de Ferry y encargado de la otra guitarra, Chris Spedding, que permaneció más en segundo plano.

Bryan Ferry_04@Noches Del Botanic

Está claro que Jacob no es Phil Manzanera pero su labor fue más que correcta en todo momento y aportó un aire más rockero a los temas, aunque esto no fuera del todo del agrado de un sector del público. Sea como fuera así es como quiere que suenen sus temas a día de hoy el británico y a mí me pareció perfecto porque, como decía antes, sonaron tremendos.

Bryan Ferry_06@Noches Del Botanic

“Out Of The Blue”, con un sensacional solo de violín de Marina, dio paso a la faceta “crooner” del vocalista que, obviamente no podía faltar en el concierto conociendo su afición por rendir homenaje a sus artistas más admirados. Bob Dylan es uno de ellos (no en vano tiene un disco llamado “Dylanesque” donde le rinde tributo exclusivamente) y en esta ocasión eligió “Simple Twist Of Fate” del estadounidense. No fue la última vez que las versiones hicieron acto de presencia pues también pudimos deleitarnos con “Like A Hurricane” del gran Neil Young hacia el ecuador del concierto y “covers” también fueron los bises, aunque de ellas hablaré más tarde. Todas ellas fueron llevadas a su terreno y quedaron francamente bien, sobre todo la segunda citada.

Bryan Ferry_03@Noches Del Botanic

El sonido estaba siendo perfecto, la banda sonaba compacta, el juego de luces muy cuidado y acorde en cada momento a la canción que estaba siendo ejecutada y el vocalista, que nunca tuvo una voz prodigiosa ni poderosa (aunque si personal, reconocible y apropiada para el estilo), estaba respondiendo notablemente a la mayor parte de los tonos. Además, si no llegaba a alguno, para eso estaban Bobbie Gordon y Fonzi Thornton (que encima animaban con sus bailes y palmas) para cubrirle y que se notaran menos sus carencias. En especial destacaría el alucinante vozarrón de la primera.

Bryan Ferry_07@Noches Del Botanic

Todo estaba “fluyendo” pero, aunque llevábamos unas cuantas canciones, no se atisbaba por ningún sitio la famosa conexión artista-público. ¿Por qué? Pues sinceramente creo que el bueno de Bryan se mostró excesivamente frío durante todo el show. No digo que tuviera que contar chistes pero un poco más de interacción hubiera dotado al concierto de algo más de calidez, sobre todo en la despedida cuando el respetable no se movió esperando la vuelta del artista mientras pedían algún otro tema. Quizás este sería el mayor “pero” que pondría a un concierto que me pareció majestuoso.

Bryan Ferry_08@Noches Del Botanic

Aunque las referencias a Roxy Music fueron abundantes, no hay que olvidar que tiene una carrera en solitario más extensa que lo facturado con su ex banda. Por ello en la parte central del repertorio también dejó pinceladas de “Boys And Girls”, con la breve “A Wasteland” enlazada a “Windswept” donde Jorja y su saxo fueron protagonistas una vez más, y de “Bête Noire” con la homónima (brutal de nuevo el violín de Marina) y la oscura “Zamba” que tal vez bajaron la “intensidad” (entiéndase el término aplicado a la música relajada de la que hablamos, lógicamente) y la reacción del público.

Bryan Ferry_12@Noches Del Botanic

“Stronger Through The Years”, donde el veterano bajista Neil Jason tuvo su merecido momento de “gloria”, y sobre todo “Like A Hurricane” levantaron los ánimos de nuevo antes de que las canciones de Roxy Music se apoderaran por completo de la parte final del concierto. Primero fue la animada y primigenia “Re-Make/ Re-Model” a la que el inicio intimista de “In Everydream Home A Heartache”, con Ferry iluminado sentado al piano mientras sus compañeros permanecían en contraluz, dio contrapunto y, seguidamente, una traca de hits que nos dejó sin aliento.

Bryan Ferry_11@Noches Del Botanic

“More Than This” y “Avalon” sonaron seguidas y pusieron aquello patas arriba, aunque al vocalista le vi sufrir más de la cuenta para afrontar según qué tonos de ambas y aquí la ayuda de sus coristas fue de nuevo fundamental. Por su parte “Love Is The Drug” fue toda una declaración de intenciones de este seductor, donde vimos a Bobbie animar a todos a dar palmas, que sirvió para dar paso a la fantástica “Virginia Plan”, cuyo estribillo coreamos a petición de Bryan en uno de los pocos momentos donde se vio la complicidad con el respetable. Con ella dio por concluida la parte regular del concierto y se despidió la banda unos instantes a la espera de los consabidos bises.

Bryan Ferry_10@Noches Del Botanic

Sin mucha demora un último trío de “covers” inundaría la cálida noche madrileña. “Let´s Stick Together” de Wilbert Harrison, con Jorja totalmente desatada en la parte delantera del escenario junto a Ferry que daba cuenta de su vieja armónica, recibió una gran ovación a su término lo mismo que la revisión del “What Goes On” de The Velvet Underground. Pero aún se guardaba un as en la manga el “dandy” británico con la sensacional “Jealous Guy”, original de Lennon pero que ha hecho suya casi por completo, donde no escatimó los silbidos finales tan característicos del tema en cuestión.

Bryan Ferry_09@Noches Del Botanic

Ese fue el último tema de la noche pese a que el grueso del público no se movió esperando que volviera a salir pero no, Bryan Ferry ya había dado todo lo que tenía previsto para esa noche y nos quedamos con las ganas, por ejemplo, de escuchar “If There Is Something” o “Don´t Stop The Dance” pero doy por bueno cada minuto que estuvo sobre las tablas.

Si a estas alturas alguien me hubiera dicho que iba a ver a Bryan Ferry en directo me habría reído pero mira tú por dónde, así ha sido y me alegro sobremanera de ello. No todos los días puedes ver a artistas tan carismáticos, influyentes e historia viva de la música como lo es él y, teniendo en cuenta que no es un chaval, quién sabe si habrá otra oportunidad. Gran velada.

Texto: David Ortego

Fotos: Vlady Jerez

→  Galería Completa de Fotos  

762 Views

Sobre Roberto Fierro

Administrador