(CRONICA) DREAM THEATER – Sala Cubec! – Bilbao Exhibition Center – 29/04/17

dream-theater-images-and-words-tour-2017

DREAM THEATER Sala Cubec! Bilbao Exhibition Center 29/04/2017

Hacía tiempo que no me desplazaba a otra ciudad, cosa que hace años sucedía con bastante asiduidad, para ver un concierto. La cancelación de un viaje y una gira una muy especial de los reyes del metal progresivo interpretando íntegramente la que para mí es su mejor obra fueron excusas más que suficientes para liarme la manta a la cabeza y partir rumbo al norte a reencontrarme con Dream Theater en una de las mejores versiones que recuerdo desde la gira del “Train Of Thought” de hace casi tres lustros.

Dream Theater_01@Sala Cubec

No se respiraba un ambiente brutal precisamente por los aledaños del Bilbao Exhibition Center cuando llegué y posteriormente confirmé que la sala Cubec!, lugar del complejo donde se realizó el concierto, no estaba a rebosar (y eso que no se habilitaron gradas) pudiendo disfrutar desde bastante cerca y sin ningún tipo de agobios la experiencia que es ver a Dream Theater en su propia gira, que es donde de verdad se ve la magnitud y excelencia del grupo.

Dream Theater_02@Sala Cubec

No pude evitar sonreírme al ver, mientras nos dirigían al foso para hacer las fotos que acompañan estas letras, al bueno de John Myung solo, en la oscuridad detrás del escenario, calentar sus dedos bajo en ristre porque este” ritual” ya lo había presenciado hace años en un Lorca Rock. Desde luego lo del bajista con su instrumento es casi obsesivo (no me extrañaría que hasta durmiera con él) pero define a la perfección la dedicación total y absoluta que en esta banda tienen todos sus miembros por sus respectivos instrumentos, por lo que su virtuosismo no sea sino una consecuencia lógica de esta dedicación a tiempo completo, además de su talento innato.

Dream Theater_04@Sala Cubec

Con puntualidad exquisita y sin sorpresas respecto al guión establecido para la gira a las ocho de la tarde se apagaron las luces, desatando los gritos del respetable, mientras la canción “The Colonel” a modo de intro servía para que los músicos tomaran sus posiciones en el escenario. “The Dark Eternal Night”, en cuya parte final Jordan Rudness dejó su posición tomando el frontal del escenario con uno de sus “juguetes”, fue la encargada de iniciar este primer acto en el que se centrarían en temas más recientes de su ya extensa trayectoria antes de afrontar la jugosa segunda parte esperadísima por todos.

Dream Theater_07@Sala Cubec

De este modo dejaron constancia de “Dream Theater” con la emotiva “The Bigger Picture”, donde ya pudimos escuchar los coros de Petrucci, enlazada con la instrumental “Hell´s Kitchen” del ya lejano “Falling To Infinity” de hace dos décadas y, a la postre, lo más antiguo que sonó en esta primera parte del show antes de recalar en su último disco editado hasta la fecha, “The Astonishing”, del que cayeron un par de temas. “The Gift Of Music” fue la primera de ellas, donde las segundas voces no fueron tan excelsas como en la versión de estudio, siendo la comercial “Our New World” la que diera por concluida la “presentación” del disco.

Dream Theater_10@Sala Cubec

Llegados a este punto LaBrie dedicó unas palabras a su compañero John Myung presentándolo como uno de los mejores bajistas del mundo, cosa que seguramente es cierta, citando a Steve Harris y Geddy Lee como influencias y dejándole en escena para interpretar “Portrait Of Tracy” en homenaje a Jaco Pastorius quién, a pesar de su prematura muerte, revolucionó el bajo eléctrico. Bonito gesto pese a que su solo no fuera sino un trámite antes de proseguir con el concierto pasando sin pena ni gloria para el grueso de los presentes.

Dream Theater_17@Sala Cubec

Posiblemente la oscura “As I Am” de “Train Of Thought” fue el corte de esta primera parte que mejor funcionó y que más entusiasmo despertó siendo coreado su estribillo a petición de James. Eso sí, por mucho que sus guitarras se asemejen a las de Metallica, no me convenció ese guiño a los de San Francisco en forma de fragmento del “Enter Sandman” que introdujeron y que, en mi opinión, se podían haber ahorrado.

Dream Theater_24@Sala Cubec

La larguísima “Breaking All Illusions” nos llevaría a “A Dramatic Turn Of Events” y pondría el punto y seguido al concierto. Tras ella llegó un descanso de veinte minutos que sirvió para avituallarse, ir al baño, a la barra o simplemente intercambiar opiniones de lo acontecido mientras esperábamos el plato fuerte de la velada.

Dream Theater_11@Sala Cubec

Tras una hora sobre las tablas, y eso que desde los primeros compases del concierto había cosas que ya se intuían, varias de las preguntas que me hacía antes del concierto quedaron respondidas a la espera que otras lo hicieran minutos después durante la interpretación completa de “Images & Words”. Como siempre que les he visto la ejecución instrumental fue simplemente perfecta. Si a esto le sumamos un sonido muy bueno donde todos los instrumentos sonaban en su justa medida (quitando la guitarra de Petrucci que en algunos momentos del primer tema saturaba ligeramente) el principal escollo de un concierto estaba salvado dejando vía libre al disfrute máximo.

Dream Theater_03@Sala Cubec

La mayor incógnita, y miedo, para qué mentir, eran las prestaciones vocales de James Labrie. Pues bien, como iba en modo pesimista, he de decir que su actuación en esta primera tanda de canciones me sorprendió positivamente porque rayó a un nivel más que aceptable y mejor de lo que esperaba. Es cierto que estos temas no son tan exigentes como los que vendrían a continuación pero sería injusto no reconocerle su labor porque fue muy correcta. Supongo que sus ausencias del escenario durante las partes instrumentales, que siempre son largas, le ayudaron a mantener el tipo pero, sea como fuere, me estaba gustando y no deslució el conjunto lo más mínimo.

Dream Theater_28@Sala Cubec

Lo que sí que creo que deslució un poco el concierto en general fue la sobria puesta en escena que trajeron máxime cuando estas homenajeando una de tus obras cumbre que, para más inri, se llama “Images & Words”… Habiéndoles visto en sus giras con pantallas y juegos de luces potentes (esta vez me pareció muy normalito) que el único elemento escénico que trajeran fuera un telón con recuadros que brillaba en momentos puntuales me pareció poco apropiado y hasta diría que cutre pero bueno, sería la única pega “gorda” que le sacaría a un concierto que estaba a punto de llevarnos al clímax absoluto.

Dream Theater_30@Sala Cubec

Pasados veinte minutos las luces volvieron a apagarse para que la intro “Happy New Year 1992” nos transportara un cuarto de siglo atrás en el tiempo con pequeños retazos de algunos de los temas que más fuerte pegaron ese año como “Achy Breaky Heart” de Billy Ray Cyrus (si, el papá de Miley), “Friday I´m In Love” de los Cure, “November Rain”, “Under The Bridge”, “One” de U2, “Nothing Else Matters”, “Even Flow” y “Jeremy” de Pearl Jam o “Come As You Are” antes de que la voz de un locutor anunciara el primer single, “Pull Me Under”, del nuevo disco de Dream Theater y Petrucci atacara los primeros acordes del famoso tema desatando la locura en el BEC.

Dream Theater_32@Sala Cubec

Había llegado la hora de comprobar cómo defendía, veinticinco años después, James Labrie las canciones con las que debutó en la banda nacida en Massachusetts. Está claro que el tiempo pasa para todos y que para sus compañeros es más “sencillo” mantener el nivel intacto, y así lo demostraron, pero he de romper una lanza a favor del vocalista porque aguantó con dignidad y cumplió con su labor pese a que en algunos momentos no llegara a ciertos tonos o sus agudos no fueran los mejores. Su actuación no empañó como me temía lo que fue una auténtica gozada, escuchar de cabo a rabo en orden esta obra maestra.

Dream Theater_36@Sala Cubec

Si “Pull Me Under” desató la locura, la imponente balada “Another Day” nos emocionó, con las partes de saxo tocadas fielmente a las originales por Rudess con el teclado y en cuyo final el neoyorkino se explayó a gusto dejando muestra de su abrumador talento y facultades para, seguidamente, encarar otro de los momentos cumbre del concierto con “Take The Time”, sin duda otra de las más celebradas esa noche, como siempre que suena en directo, donde John Petrucci acaparó el protagonismo en su parte final con una breve improvisación que fue despedida con aplausos.

Dream Theater_33@Sala Cubec

“Images & Words” es un disco redondo, de esos que hay grupos que nunca lograrán componer ni en tres vidas y a los que no siempre sus compositores son capaces ni de acercarse después, por ello poder escuchar “Surrounded”, con LaBrie dando lo mejor que tenía en las partes más exigentes, fue un lujo previo a otro caballo ganador. “Metropolis Pt.1: The Miracle And The Sleeper” volvió a poner la Cubec! patas arriba y a un servidor a hacer headbanging sin remedio con ese imponente riff inicial de Petrucci. Lo que no me gustó fue el solo de Mike Mangini en su parte central (aunque él también tuviera derecho a su cuota de protagonismo como todos) que cortó bastante el rollo y el desarrollo natural de un tema simplemente estratosférico en el que la palabra “progresivo” cobra todo su significado.

Dream Theater_35@Sala Cubec

Si hablamos de Mike Mangini resulta imposible no acordarse de su antecesor en el puesto, Mike Portnoy. Que el ex baterista del grupo es uno de los grandes tras los parches no creo que sea necesario demostrarlo (ahí está su trabajo tanto en Dream Theater como en sus innumerables proyectos para corroborarlo) por mucho que no sea santo de mi devoción por su afán continuo de dar la nota. Esto es tan cierto como que su sustituto va tan sobrado para tocar sus partes con total solvencia que no se le echa de menos lo más mínimo en ese aspecto. Otra cosa es si hablamos de los coros que Mangini no hace y Portnoy si hacía o, sobre todo, en el aspecto sentimental de escuchar un disco donde su aportación fue tan notable y no contar con uno de los padres de la criatura interpretándolo.

Dream Theater_15@Sala Cubec

Esto último pasa a un segundo plano cuando ves la química que destila el combo sobre el escenario, lo a gusto que se les ve a todos y la complicidad que mostraron en varios momentos donde hasta Myung se movió del metro cuadrado donde permanece anclado habitualmente y se acercó al baterista o a Petrucci. Todo parece apuntar a que la etapa llena de tensiones, y el culebrón posterior, tras la salida de uno de sus miembros fundadores, ha quedado cerrada para siempre.

Dream Theater_37@Sala Cubec

“Under A Glass Moon” fue otro placer rememorarla en directo, y eso que aquí James si sufrió más de la cuenta para sacarla adelante. Tras ella, el vocalista sentado en una especie de taburete de bar dedicó unos minutos (para alguno de mis acompañantes demasiados) a recordar en voz alta momentos de la época del disco, las penurias propias de su status en aquel momento y demás recuerdos que supongo le emocionará recordar tras ver lo que supuso, y supone, ese disco veinticinco años después así como dónde está el grupo a día de hoy que, pese a quien pese, es en la cima del metal progresivo por mucho que sus mejores obras ya las facturaran en los noventa.

Dream Theater_06@Sala Cubec

Tras las reflexiones de LaBrie llegábamos a la parte “menos” conocida del disco ya que “Wait For Sleep”, con Rudess y el vocalista solos en escena brindando otro de los momentos para la galería y siendo ovacionados al término de la misma, y la extensa “Learning To Live” no son habituales de sus repertorios precisamente cuando recalan en este trabajo. Sobre todo fue un lujo poder oír en directo esta última canción siendo ovacionados fervientemente cuando abandonaron el escenario. Ya estaba, ya había terminado “Images & Words” y la cara de felicidad de todos daba cuenta de lo vivido. Apoteósico es quedarse corto.

Dream Theater_09@Sala Cubec

Pero como decían los dibujos animados en mi infancia, no se vayan todavía, aún hay más. Efectivamente, aún quedaba la guinda del pastel para rematar una velada para el recuerdo con la interpretación de las siete partes de “A Change Of Seasons”, es decir, tocado íntegramente también (no cuento las versiones que incluyeron en él obviamente). El bis no fue elegido al azar y tenía todo el sentido si tenemos en cuenta que, originalmente, estaba pensado como parte del disco que acababan de tocar. No era la primera vez que lo tocaban entero pero no por ello le íbamos a hacer ascos ni mucho menos.

Dream Theater_20@Sala Cubec

Este último cartucho fue también el último ejercicio de virtuosismo, instrumental sobre todo ya que las partes cantadas eran más escasas, iniciado por “The Crimson Sunset” y que “The Crimson Sunset” cerró tras tres horas justas de concierto contando el intermedio de veinte minutos aunque, si tengo que destacar alguna parte, me quedo con el dramatismo de LaBrie en “Another World”. Poco había que decir tras semejante despliegue y creo que ni el más exigente de sus seguidores sería capaz de afear una noche tan mágica.

Dream Theater_27@Sala Cubec

Después de esta noche va a ser muy difícil, por no decir imposible, afrontar un concierto de los americanos sin que las comparaciones con el que nos ocupa me vengan a la mente. Tan sólo si decidieran tocar “Metropolis Pt.2: Scenes From A Memory” íntegro me harían plantearme ir a verles con una ilusión similar a la que me hizo desplazarme a Bilbao el veintinueve de abril de 2017. Hasta que eso suceda, si es que lo hace, me quedaré con lo vivido en el BEC, que fue mucho más que imágenes y palabras.

Texto y Fotos:David Ortego

→  Galería Completa de Fotos  

553 Views

Sobre Roberto Fierro

Administrador