(CRONICA) GARAGE SOUND FEST – Auditorio Miguel Ríos – Rivas Vaciamadrid – (Madrid)

Garage-Sound-Festival-Cartel-V6-680x954

GARAGE SOUND Auditorio Miguel Ríos, Rivas Vaciamadrid (Madrid)

14 y 15/07/2017

Los comienzos de cualquier proyecto suelen ser complicados o al menos no son, en la mayoría de los casos, un camino de rosas precisamente. Esta afirmación cobra todavía más fuerza si nos referimos a la primera edición de un festival de música, y más aún si es de Rock. Si encima se celebra en España y la fecha es en pleno cambio de quincena del mes de julio a uno se le empieza a torcer el gesto pensando en las posibilidades de éxito (de público me refiero, que al fin y al cabo es el que sustenta económicamente todo proyecto empresarial) porque todos los factores parecían estar en contra. Al final pasó eso, los “contras” pudieron a los “pros” (que los había) y el público no respondió como seguramente los organizadores esperaban.

The Answer_02@Garage Sound Fest

Yo no soy un amante del motor en ninguna de sus facetas pero, sobre el papel, la idea de “hermanar” en un festival de música el motor con el Rock (conceptos que están ligados en muchos países y gozan de público común) no parecía descabellada aunque en nuestro país no parece ser el caso, todo hay que decirlo. A mí me interesaba estrictamente la faceta musical y en este apartado, teniendo en cuenta un presupuesto relativamente modesto acorde a una primera edición, el cartel que meses atrás se fue perfilando me parecía muy atractivo y si además hay exposiciones de motos, coches, camiones o exhibiciones de saltos de motos pues mejor.

Freestyle_01@Garage Sound Fest

Bien es cierto que si no vives en Madrid, y con la brutal saturación de festivales estivales que hemos tenido este año en nuestro país (y más concretamente en la capital), dudo que el cartel fuera lo suficientemente atractivo para el Rockero medio patrio (del “heavy” ni hablo) como para ser la opción preferente en la que invertir el dinero. Hay que elegir ante tanta oferta, que el dinero no es infinito, y la elección de muchos fue otra distinta al Garage. Sin embargo, apostar por bandas menos típicas y con cachés entiendo que más asequibles (ninguna programaría un concierto en sala mayor que La Riviera y el grueso lo haría en salas de aforo menor a mil personas siendo generoso en la mayor parte de los casos) personalmente creo que fue un acierto, aunque no consiguieran la asistencia mínima para premiar ese riesgo y el trabajo realizado.

Freestyle_05@Garage Sound Fest

Ese fue el único gran fallo o problema que tuvo bajo mi punto de vista el Garage Sound, la ausencia de un público más numeroso que diera color a las actuaciones ya que la publicidad durante los meses y días previos del evento fue abundante, el precio en sí muy asequible para lo que el cartel ofrecía, la producción muy profesional y el trato a la prensa exquisito, como no podía ser de otro modo estando Ana Laballo, Alberto Marín y su gente al frente. Hacía años que no coincidía con ella y me encantó comprobar que todo sigue igual tanto en su trato personal a todo el mundo como en su profesionalidad. Algunos deberían tomar buena nota…

Exposicion_09@Garage Sound Fest

En el apartado musical el sonido me pareció bueno, en líneas generales, durante los conciertos que presencié, más allá de algún problema puntual, y las bandas creo que tuvieron los medios técnicos suficientes a su alcance para desplegar todo su potencial. Además un par de pantallas laterales cubrieron todos los conciertos, cosa que se agradece y que se echa en falta en otros festivales que sólo ofrecen imágenes en las bandas principales. Es cierto que siendo tan pocos se podían ver desde muy cerca los conciertos pero es un detalle a reseñar.

Exposicion_12@Garage Sound Fest

Extra musicalmente comentar que no había muchas sombras (aunque supongo que con la asistencia que esperaban tampoco hacía falta poner más), los precios eran los típicos de un festival (tirando a caros aunque sin abusos), había agua en los baños y unas duchas para el que quisiera refrescarse (acierto ya que hizo mucho calor aunque no sé si muchos hicieron uso de ellas) y los puestos de merchandising eran bastante abundantes pero centrados, en mi opinión en exceso, en el mundo del motor ya que de música había más bien poco o nada que llevarse a la boca. Para ser la primera edición me pareció todo más que correcto aunque el emplazamiento, personalmente, no sea del todo de mi agrado.

Garage Sound Fest_05@Garage Sound Fest

Por temas personales no asistí finalmente (aunque era mi intención inicial pero qué le vamos a hacer) a la primera jornada del festival pero pude leer impresiones que recalcaban la escasez de público que, por desgracia, volvió a ser la tónica general en la tarde noche del sábado siendo con la descarga de Extreme cuando se tocó techo en lo que a número de personas frente al escenario se refiere. Ya digo que fue una lástima pero el cartel era arriesgado si lo que quieres son audiencias masivas por mucho que ese riesgo asumido por la organización me diera la oportunidad de ver a en vivo en mi ciudad a Terrorvision y a Ugly Kid Joe cosa que, a estas alturas,  no creía posible.

Barbe Q Babies_14@Garage Sound Fest

No pude llegar a primera hora siendo el primer concierto que presencié el de las finesas Barbe-Q-Barbies quienes estaban ya descargando “One More (And I´ll Be Gone)” cuando accedí al recinto ante tan poco público que la sombra del escenario, escasa a esas horas, le daba cobijo. Y menos mal porque el calor era bastante insoportable pasadas las seis de la tarde en Rivas Vaciamadrid.

Barbe Q Babies_07@Garage Sound Fest

Musicalmente no hacen nada que no haya visto antes y bandas como Thundermother o Crucified Barbara (aunque las ya separadas me parezcan mucho mejores) me vienen a la cabeza pero sí que era la primera vez que veía a un grupo en el que dos de sus miembros estuvieran embarazadas. No es que fuera muy relevante en el caso de la bajista Minttu pero en el de Niki, la vocalista, era tan avanzado su estado de gestación que es digno de elogio que decidiera tocar desafiando al calor. Desde luego le echó valor.

Barbe Q Babies_09@Garage Sound Fest

Su último disco, “Driven” tiene ya un tiempo y supongo que por eso, y por ser la primera vez en España si no me equivoco, optaron por hacer un repertorio repasando todos sus trabajos para que la gente se hiciera una idea global de lo que es el grupo. Así del último disco cayeron “Driver´s Seat” o “Incomplete” mientras que sonaron la inicial “One More (And I´ll Be Gone)”, “Whole Lotta You” y “STFU” de “Breaking All The Rules”. En manos de la “acedeciana” “Spell”, “Twisted Little Sister” y “All Over You” la representación de su debut de mismo título.

Barbe Q Babies_01@Garage Sound Fest

Aunque no estuvieron mucho tiempo en las tablas derrocharon energía y desparpajo, gustándome sobre todo la actuación de la guitarrista Kaisa, y me hubiera gustado haber visto a Niki sin su embarazo porque este hecho mermó, obviamente, su movimiento en escena pero bueno, cumplió de sobra con su papel bien arropada por los coros de sus compañeras. “STFU” fue la mejor recibida y con ella se despidieron recibiendo unos merecidos aunque tímidos aplausos.

Terrorvision_07@Garage Sound Fest

El primer gran aliciente para mi del Garage Sound era ver a Terrorvision y no precisamente porque haya seguido su trayectoria en el nuevo milenio. Sin embargo, “How To Make Friends And Influence People” me pilló adolescente y su hit por excelencia (que no para mí el mejor, aunque me gusta) “Oblivion” era pinchada cada fin de semana en los garitos que frecuentaba por esa época. Creo que la nostalgia es un poderoso aliado para determinados grupos y por ello revivir y recordar durante unos minutos esa época de mi vida me hacía bastante ilusión.

Terrorvision_02@Garage Sound Fest

La nostalgia también puede ser “cegadora” ocultando el estado actual de ese tipo de grupos que tienes asociados a un momento concreto de tu vida cuya época “gloriosa” quedó muchos años atrás. Intentando ser objetivo creo no equivocarme al afirmar que los ingleses dieron un gran concierto y que colmaron las expectativas de los que, como yo, los escuchábamos en su momento y que disfrutamos mucho con su descarga. De hecho seguíamos siendo muy pocos pero, eso sí, muy entregados.

Terrorvision_01@Garage Sound Fest

Por su posición en el cartel estaba descartado (por desgracia) que fueran a marcarse íntegro el “Regular Urban Survivors” como han estado haciendo últimamente por lo que la duda era cómo de presentes iban a estar en el setlist los discos de este siglo. Por suerte tuvieron una presencia muy limitada, casi testimonial, en forma de “Demolition Song” si hablamos de su última obra “Super Delux” y de “D´Ya Wanna Go Faster” o “Friends And Family” en el caso de “Good To Go”. Fueron muy inteligentes a la hora de elegir el repertorio centrándose en lo que sabían que sus seguidores de la época querríamos escuchar tal y como, personalmente, esperaba y deseaba.

Terrorvision_04@Garage Sound Fest

Lo que no esperaba era que arrancaran con un puñetazo en la cara de los presentes con la brutal “Alice What´s The Matter” dejándonos noqueados desde el inicio y mostrando que, aunque el tiempo ha pasado, tanto Tony Wright como sus compañeros aún son capaces de desprender esa energía que el tema en cuestión tenía hace más de dos décadas.

Terrorvision_05@Garage Sound Fest

Siempre fueron un grupo “peculiar” y el adjetivo “ecléctico” les quedaba como anillo al dedo, tanto en su faceta musical como en la estilística, porque las pintas con las que salieron cada uno de ellos distaban eones de la uniformidad yendo desde la más “rockera” del guitarrista Mark Yates a la más extravagante del bajista Leigh Marklew, quien salió ataviado con un traje blanco bastante hortera.

Terrorvision_11@Garage Sound Fest

No abusaron tampoco de los temas de un disco “menor” como “Shaving Peaches” del que rescataron un “Tequila” bastante alejado de su versión original y “Josephine”, que podría estar en la BSO de una película de Tarantino. ¿Qué nos quedaba entonces? Pues lo que todos los interesados en ellos queríamos escuchar. Canciones de sus tres primeros (y notables) trabajos cuando el vocalista peinaba melenas y las guitarras estaban más presentes.

Terrorvision_11@Garage Sound Fest

De este modo, y con Tony en modo saltimbanqui sin parar de moverse por el escenario de un lado a otro, cayeron “Discoteque Wreck”, “Celebrity Hit List” o la balada “Some People Say” salvada por el vocalista de forma correcta que relajó un poco los ánimos con el teclado de Milton Evans erigiéndose en protagonista, pasando bastante desapercibido su sonido el resto de la actuación. Tampoco faltaron referencias a su gran debut “Formaldehyde” como “My House”, “American TV”, que podías ver en esa joya de programa (hoy en día impensable) como era Headbangers Ball, o “New Policy One” que hicieron las delicias de los seguidores más veteranos.

Terrorvision_10@Garage Sound Fest

Me estaban convenciendo y, por lo que veía a mí alrededor, no era al único (aunque todos teníamos cierta edad, eso sí) pero lo que nos tenían reservado para el final iba a ser de traca. “Pretend Best Friend” y “Perseverance” con esas estrofas “rapeadas” sonaron tremendas y fue una buena muestra de esa “fusión” musical de la que hicieron gala siempre estos tipos, mientras que la movida “If I Was You” dio paso a otro tema lento, a la par que fundamental, como “Middleman” coreada por casi todos los presentes.

Terrorvision_09@Garage Sound Fest

Habían aprovechado muy bien su tiempo tocando casi a piñón y era hora de terminar, como no, con su tema insignia, “Oblivion”. Como era previsible fue la que mejor respuesta obtuvo de todas cuantas sonaron con la gente saltando y cantando junto a Tony dejándonos con una fantástica sensación a los que no sabíamos qué esperar de Terrorvision en 2017. Lo disfruté como si tuviera quince años y con eso me quedo.

Ugly Kid Joe_08@Garage Sound Fest

Si cambiamos en el primer párrafo de la crónica de Terrorvision su nombre por Ugly Kid Joe, “How To Make Friends And Influence People” por “America´s Least Wanted” y “Oblivion” por “Everything About You” lo reproduciría, casi palabra por palabra, para arrancar la crónica del concierto de los californianos ya que para mi era el otro gran aliciente de esta primera edición del festival. No era el único ya que, tras más de dos décadas sin pisar España, todavía muchos de los que flipábamos en los noventa con su primer disco no habíamos podido verles en directo y el Garage Sound (y la incursión veraniega europea que se han marcado, claro está) nos iba a dar esa oportunidad.

Ugly Kid Joe_07@Garage Sound Fest

La intro que abría “Menace To Sobriety” fue la encargada de transportarnos, como si de una máquina del tiempo se tratara, veinticinco años atrás para que “Neighbor” pusiera aquello patas arriba como hacía la familia que llegaba a ese típico e idílico vecindario americano que mostraba el vídeo de la canción. Ni siquiera algunos problemas puntuales con el sonido en el inicio, que por suerte se solucionaron, pudieron empañar lo que fue un gran concierto y otro ejercicio de nostalgia en toda regla.

Ugly Kid Joe_06@Garage Sound Fest

Aunque muy alejado de la imagen que tenía en los noventa y más estático de lo que esperaba, Whitfield Crane cumplió perfectamente con su labor y rayó a gran altura vocal mientras sus compañeros, sobre todo el bajista Cordell Crockett, se movían más frenéticamente reproduciendo canciones de la banda sonora de la adolescencia de más de uno y de dos como “Jesus Rode A Harley” o “Panhandlin´ Prince”, siguientes en caer.

Ugly Kid Joe_05@Garage Sound Fest

Lógicamente “America´s Least Wanted” tuvo un papel destacado en el repertorio pero no dejaron pasar la oportunidad de presentar temas de trabajos más recientes de su discografía como “No One Survives”, “Devil´s Paradise” y “I´m Alright” del Ep “Starway To Hell” (desde luego tienen intacto el sentido del humor que siempre les caracterizó) o la versión del “Ace Of Spades”, ya en la recta final, recogida en “Uglier Than They Just Ta Be” de 2015. Yo la hubiera quitado pero resulta apropiada en el contexto de un festival y la conexión entre Lemmy y Crane viene de lejos (recordemos esa tremenda “Born To Raise Hell”) y hasta en el logo del telón que presidía el escenario había guiños a la mascota de Motorhead así que, nada que objetar.

Ugly Kid Joe_04@Garage Sound Fest

Aunque me parece perfecto que dedicaran algunos minutos a “Starway To Hell” es innegable que fueron los momentos más bajos del show pero pronto Klaus Eichstadt nos sacaría del letargo con el riff de “So Damn Cool” seguida por la versión que no puede faltar en ninguno de sus conciertos desde que la grabaran. Me refiero al “Cat´s In The Cradle” de Harry Chapin que el cuarteto de Isla Vista ha hecho suya. Fue, sin duda, otro de los momentos más especiales del concierto y de mayor conexión entre la banda y el público que la cantó y disfrutó de lo lindo.

Ugly Kid Joe_02@Garage Sound Fest

Las guitarras de Klaus y Dave volvieron a ser protagonistas en “Milkman´s Son”, uno de los mejores cortes de “Menace To Sobriety” y otra de mis favoritas antes de que la fantástica y variada “GodDamn Evil” nos devolviera a “America´s Least Wanted” y “Funky Fresh Country Club” representara su primer Ep y el lado más “funky” (valga la redundancia) del combo, donde la base rítmica de Zac y Cordell cobró especial protagonismo.

Ugly Kid Joe_01@Garage Sound Fest

Como decía antes, si todos esperábamos “Oblivion” en la descarga de Terrorvision lo mismo sucedió con “Everything About You” en el caso de Ugly Kid Joe, El tema por antonomasia del cuarteto nos trasladó a las playas de california por unos minutos terminando de rematar una faena muy buena que nos hizo rememorar tiempos mozos a más de uno dejándonos con una sonrisa en la cara. Competir con los recuerdos en ocasiones suele hacer salir mal parado a este tipo de bandas pero demostraron estar en buena forma y quedó claro que sus hits han aguantado bastante bien el paso del tiempo.

Freestyle_03@Garage Sound Fest

Mientras el sol iba abandonando el horizonte y los motorbikers nos amenizaban con la última sesión de freestyle y sus saltos imposibles arrancando aplausos a la concurrencia (a petición del speaker en la mayoría de los casos) algunos aprovechaban para comer algo y otros para acercarse a la sesión de firmas de Thunder mientras esperaban la salida del cabeza de cartel del día, los americanos Extreme.

Freestyle_01@Garage Sound Fest

No sé si hubo algún problema técnico o imprevisto pero lo cierto es que su aparición se demoró más de la cuenta lo que propició que la puntualidad de los horarios de las actuaciones, hasta ahora británica, se fuera al garete y se empezaran a acumular retrasos en las sucesivas siendo los conciertos de Thunder y Nashville Pussy los perjudicados, lógicamente.

Extreme_23@Garage Sound Fest

El grupo liderado por Gary Cherone y Nuno Bettencourt fue el que más público congregó y, aún con todo, la cifra de asistentes quedó lejos de lo que esperaba para una banda clásica como lo es la suya, que no se prodiga mucho precisamente por nuestros escenarios, y cuya solvencia en directo está fuera toda duda para cualquiera que los haya visto alguna vez, como es mi caso. De nuevo volvieron a dejarme la sensación de que en vivo tienen pocos rivales en su estilo pero también la impresión de que les faltan más temas con el “gancho” necesario para confeccionar un repertorio ganador ya que en algunos momentos desconecté. Puede que sea algo personal porque, aunque me gustan, no considero obra maestra ninguno de sus trabajos (ni siquiera “Pornograffitti”) pero siendo objetivo, y quitando alguna cosa puntual, su concierto fue impecable.

Extreme_22@Garage Sound Fest

Sin nada nuevo que presentar, y con la gira conmemorativa de “Pornograffitti” lejos en el tiempo, parecía claro que los de Boston iban a interpretar un set variado en el que darían cancha a todos sus discos editados. En parte fue así porque, efectivamente, sonaron canciones de todos sus trabajos pero sus incursiones en “Saudades de Rock” y en “Waiting for The Punchline” fueron meramente testimoniales. En el caso del primero sólo “Take Us Alive” tuvo cabida y en el del segundo la instrumental “Midnight Express” fue la excusa para la voz de Cherone descansara un poco y sus compañeros tuvieran algo más de protagonismo.

Extreme_20@Garage Sound Fest

Evidentemente no me refiero a Nuno porque él, como es lógico por otra parte, si que gozó del foco de atención que merece como el gran guitarrista que es durante toda la descarga pero, además, lo acaparó para él sólo durante la ejecución de “Flight Of The Wounded Bumblebee” arrancando una ovación al respetable ante tal despliegue de virtuosismo. Sin duda es uno de los mejores guitarristas de Rock pero también un tipo con gran carisma y presencia escénica. No en vano si hasta la mismísima Rihanna, cuyas canciones las puede tocar “cualquiera” y puede contratar casi a quien le de la gana, ha contado con sus servicios en directo por algo será.

Extreme_19@Garage Sound Fest

El arranque fue fulminante con “It (´s A Monster)”, “Li´l Jack Horny” y “Get The Funk Out”, tres de las mejores canciones de Extreme para mí, enlazadas casi sin respiro y dónde se volvió a comprobar lo bueno que es Gary Cherone como vocalista (se mantiene a un gran nivel a pesar de sus 56 años) pero, sobre todo, como frontman. Que a esa edad no pare de correr por el escenario, de saltar, o incluso abrirse de piernas, mientras anima a la gente o muestra la gran complicidad que tiene con sus compañeros (no sólo con Nuno) es digna de admiración. Podría llevar el sólo el peso del concierto con esa energía de la que hizo gala.

Extreme_18@Garage Sound Fest

Parecía difícil mantener ese nivel de intensidad y aunque “Rest In Peace” y “Am I Ever Gonna Change” no son malos temas en absoluto, la respuesta obtenida fue menos entusiasta, sin duda. Eso sí, seguía siendo una auténtica delicia ver tocar a Nuno que no paraba de lucirse tanto con su instrumento como con sus aportaciones vocales.

Extreme_17@Garage Sound Fest

Ese es otro de los puntos fuertes bajo mi punto de vista del directo de los americanos, los coros. Son importantes en sus canciones y, viendo que muchos grupos han optado de un tiempo a esta parte por llevarlos “enlatados”, resulta muy satisfactorio ver que en su caso no es así. Pero no sólo eso, es que además los clavan. Aquí me gustaría resaltar la aportación del bajista Pat Badger porque, además de gran bajista, es un cantante excepcional. En los momentos en los que dio el “Do” de pecho me dejó alucinado con su voz.

Extreme_16@Garage Sound Fest

“Kid Ego” y “Play With Me” fueron las elegidas de su debut homónimo, sonaron genial y mostraron la faceta más netamente hardroquera del combo para, tras el citado descanso del vocalista, llegar a ese momento tan deseado por muchos como odiado por otros tantos pero, de cualquier modo, imprescindible en todo concierto de Extreme. La trilladísima “More Than Words” dejó a Gary y Nuno solos en escena para que sus voces se sumaran a las del público dando como resultado ese momento “pastel” para unos y “emotivo” para otros. Que cada uno ponga le adjetivo que prefiera. Quedó bien pero vi abusar un poco a Cherone del “karaoke” en las partes más exigentes.

Extreme_15@Garage Sound Fest

Reconozco que a partir de aquí el concierto se me empezó a hacer algo cuesta arriba y ni la funky “Cupid´s Dead” ni la “country” “Take Us Alive” consiguieron que mis sensaciones cambiaran. La banda seguía bordando los temas pero empecé a perder la conexión con su concierto y eso que para “Hole Hearted” volvieron a repetir la habitual escena con toda la banda, el baterista Kevin Figuereida incluido, tocando en el frontal del escenario dando otro de los momentos para la galería mientras que su estribillo era coreado por el público.

Extreme_05@Garage Sound Fest

El solo de Nuno casi me da la puntilla y menos mal que le siguió un temazo como “Decadence Dance” que me devolvió a la “vida” pero fue la antesala de los bises porque tras ella se retiraron unos instantes para volver con un par de canciones más y rubricar su descarga. “Warheads” de “III Sides To Every Story” fue la primera de ellas y para nuestra “sorpresa” (no lo es tanto sabiendo la devoción que sienten por “la Reina”) se despidieron definitivamente del público madrileño con “We Are The Champions”.

Extreme_07@Garage Sound Fest

Vale, puede que le tenga un poco de manía a la manida canción de Queen pero, de cualquier modo, no la considero la mejor la mejor forma de cerrar una descarga pero no es el primer sitio en el que lo han hecho así que es lo que hay. Ya digo, me parecieron impecables en ejecución pero para mí su concierto fue de más a menos y me quedé con cierta sensación agridulce. Tal vez fue sólo cosa mía.

Thunder_01@Garage Sound Fest

La entrega de premios que tuvo lugar antes de Thunder no permitió que el retraso provocado por Extreme se acortara, más bien lo contrario, ya que Danny Bowes y los suyos salieron bastante más tarde de lo programado y de lo que a muchos nos hubiera gustado. Lástima porque su actuación fue más corta de lo que ya de por si estaba previsto y, aunque son siempre garantía de clase y elegancia, palideció comparada con la simplemente estratosférica que se habían marcado días atrás en el Azkena. Este tipo de cosas suelen pasar en festivales (y hasta en salas, si me apuráis, cuando tocan muchos grupos) pero no por ello dejan de dar rabia.

La música de los británicos brilla por si sola (la banda debe opinar lo mismo y repitieron en Madrid la jugada de tocar casi en penumbra como hicieron en Vitoria días atrás) y sus últimos trabajos, especialmente el alucinante “Wonder Days”, les mantiene en lo más alto del Hard Rock melódico tras tantos años. Por ello, y aún teniendo poco tiempo para deleitarnos, casi la mitad de su repertorio se centró en sus dos últimas obras. Eso es lo que yo llamo mirar al futuro y no vivir de las rentas.

Thunder_03@Garage Sound Fest

De este modo la característica guitarra de Luke Morley anunciaba el inicio de “Wonder Days”, haciendo las delicias de los muchos que aguantaron el cansancio casi exclusivamente para verles, mientras que “The Enemy Inside” nos presentaba su último trabajo “Rip It Up” que, sin ser tan glorioso como su predecesor, tiene un nivel que muchos discos de bandas del estilo matarían por tener.

Sus seguidores habíamos recibido con entusiasmo los cortes recientes interpretados así que no hay que ser muy avispado para adivinar la respuesta a “River Of Pain”, primer trallazo de la década de los noventa que sonó. Sin embargo, y esto no es tan frecuente en bandas con una trayectoria tan extensa, “Resurrection Day” no desentonó lo más mínimo y fue coreada como el gran corte que es con un Danny sensacional a la voz.

Esa es otra de las claves, para mí, del nivel de Thunder en vivo. Contar con un vocalista como Danny Bowes cuya voz, lejos de apagarse con el paso de los años, se mantiene a tal nivel que lo mismo te clava un magistral tema lento como “In Another Life” grabada este año que “Higher Ground”, que tiene más de veinticinco. Todo ello con sus particulares y “amanerados” ademanes y su carisma intacto llevándose al público de calle con su buen hacer como frontman. Muy grande lo del canoso vocalista.

Thunder_04@Garage Sound Fest

Sería injusto echarle sólo la “culpa” a Danny de las prestaciones de Thunder en directo porque sus compañeros no le van a la zaga lo más mínimo. La base rítmica del mítico Harry James junto al “nuevo” Chris Childs sonó de lujo mientras que la clase del zurdo Luke Morley a las seis cuerdas dota al grupo de su sonido característico junto a la aportación de Ben Mathew, que compartió protagonismo con Morley, y fue digna de mención haciendo solos y tocando los teclados cuando era menester. Thunder volvieron a demostrar la maquinaria tan bien engrasada que son.

En una actuación sin altibajos, posiblemente, el momento más álgido vino de mano de la dupla “Backstreet Symphony” seguida por “Low Life In High Places”, con la acústica de Morley y las voces de todos resonando en la madrugada madrileña. ¡Qué obras maestras del Hard Rock son los atemporales “Backstreet Symphony” y “Laughting On Judgement Day” y qué pena que no cayeran más cortes de ambos!

Thunder_05@Garage Sound Fest

Está claro que no sólo sus seguidores opinamos que “Wonder Days” es un trabajo sobresaliente. La banda también confía plenamente en él y se permitió el lujo de dejar para la recta final dos de sus “perlas”, como “The Thing I Want” y “Serpentine”, sabedores de que el concierto va a mantener su intensidad y nivel sin decaer un ápice. Está claro que apuestan a caballo ganador con él.

Por desgracia habíamos llegado al final del concierto y en “I Love You More Than Rock´n´Roll” recayó tal honor. Fue cantada por todos los presentes a petición del vocalista y nos dejó, sin duda, con ganas de mucho más porque se quedaron en el tintero, por ejemplo, su balada por excelencia “Love Walked In” y “Dirty Love”, que suele ser la elegida para cerrar sus descargas y aquí no pudo ser, seguramente por falta de tiempo debido a los retrasos.

Los ingleses dejaron el pabellón muy alto en el escaso tiempo de que dispusieron y volvieron a hacerme preguntar por qué demonios nadie les trae a presentar sus discos a nuestros escenarios, que su última descarga en salas en España fue presentando “Robert Johnston´s Tombstone” y de eso hace ya una década… Ojalá algún promotor se animara a traerlos en gira porque así pudrían tocar su set completo y porque su música gana, aún más, en recintos cerrados.

Thunder_02@Garage Sound Fest

Las horas que eran, sumadas al cansancio acumulado por los asistentes tras dos días de conciertos, provocó que ni el inminente espectáculo de las “Fuel Girls” (más aburrido de lo que esperaba) evitara la estampida general y casi masiva tras la descarga de Thunder. ¿Qué banda no saldría desmotivada ante tal desolador panorama? Pues una que tiene el culo “pelado” de tocar constantemente en cualquier tipo de escenario y ante todo tipo de asistencias por todo el mundo desde hace casi dos décadas como son Nashville Pussy.

Nashville Pussy (TCIC) 2

El cuarteto liderado por Ruyter Suys y su marido Blaine Cartwright tenía la difícil papeleta de poner el punto y final a esta primera edición del Garage Sound. Por suerte para los pocos que decidieron aguantar hasta el final Nashville Pussy van sobrados de actitud y están acostumbrados a este tipo de adversidades por lo que salieron “a por todas” con Everybody´s Fault But Mine” de su último disco de estudio, el notable “Up The Dossage”, pero con un sonido bastante mejorable que se fue arreglando con el paso de los temas.

Nashville Pussy (TCIC) 4

Su mezcla de Rock sureño y Psycobilly es capaz de levantar a un muerto a golpe de los riffs de Ruyter pero erraron metiendo un solo de batería a esas horas. Con él me “mataron” y fue el momento en el que me marché debido a la suma del cansancio de mis acompañantes y al mío propio no sin antes comprobar que la guitarrista sigue sin tener rival sobre las tablas y que la “nueva” bajista Bonnie Buitrago está mucho más asentada en el combo que cuando la vi presentando “Up The Dossage”. Sigo pensando que no tiene la presencia escénica de sus predecesoras, sobre todo que la de Corey Parks, pero ya está completamente integrada en el grupo personal y escénicamente.

Nashville Pussy (TCIC)

Aunque irme antes de tiempo hizo que me perdiera su clásico “Go Motherfucker Go” sí que pude disfrutar  de otros cortes de su carrera como la “blusera” “Pillbilly Blues”, “I´m So High” o la añeja “Piece Of Ass” de su segunda obra “High As Hell” que sonaron arrolladoras. Vuelven en noviembre así que puede ser una buena ocasión de volver a verles “incendiar” las salas de nuestro país con sus enérgicas actuaciones.Nashville Pussy (TCIC) 3

Esto fue lo que dio de sí, en mi caso, la primera edición de un festival más que interesante que, al parecer, tendrá segunda edición el año que viene por las mismas fechas. Veremos si la perseverancia de la organización da sus frutos y goza de mucha más aceptación entre el público roquero porque, sinceramente, hace falta un festival como el Garage que arriesgue un poco más en el cartel y se salga del “sota, caballo y rey”. Les deseo toda la suerte del mundo en tan titánica empresa y espero poder volver el año que viene.

Texto : David Ortego

Fotos: Roberto Fierro y David Ortego

Galería completa del Festival

→  CLICKAR EN EL SIGUIENTE    ←

674 Views

Sobre Roberto Fierro

Administrador