(CRONICA) Graveyard – Sala Arena -16/05/13

GRAVEYARD Madrid Sala Arena 16/05/13

No tengo muy claro qué es lo que ocurre pero, sin duda,  la famosa frase que dice que “todo vuelve” está muy bien traída para comenzar la crónica del concierto que los suecos Graveyard dieron en una abarrotada sala Arena.

Si hace bien poco teníamos que lamentar la suspensión de la gira de Witchcraft, y no hace tampoco mucho pudimos disfrutar de los alemanes Kadavar dando un gran concierto acompañando a Baby Woodrose, por fin pisaban nuestro país los esperadísimos Graveyard completando un mes de mayo con reminiscencias de los 70 y psicodelia por doquier.

Su pasada visita al festival vitoriano por excelencia los descubrió al gran público y ahora había llegado el momento de confirmar lo que en dicho festival ofrecieron. Una descarga memorable según todas las opiniones. Lástima que yo la de Madrid no la pueda calificar como tal por diversas razones.

Venían precedidos de unas críticas muy buenas de todos sus trabajos y, no seré yo el que ponga en duda la calidad del cuarteto pero sí que me pareció sorprendente lo rápido que agotaron las entradas para la sala El Sol, donde inicialmente estaba previsto su descarga. No es que no me alegre de que se llenen las salas de conciertos, más bien todo lo contrario, pero en una época en la que la inmensa mayoría de bandas tocan en salas cada vez más pequeñas, resulta raro ver estas cosas. máxime cuando se trata de un grupo de rock y no eres una estrella consagrada. Pero míralos, agotando en Bilbao y Barcelona y en Madrid, si no lo hicieron, a punto estuvieron porque estaba abierta hasta la parte de arriba de una sala que, últimamente, se le queda grande a bastantes bandas de nombre.

¿Por qué este rollo? Pues porque yo sí que creo, como otras personas que conozco, que el fenómeno Graveyard encajaría bastante bien en la definición de “hype”. El tiempo me dará o me quitará la razón pero el pasado jueves en la sala Arena había bastante gente que fue al concierto para decir “yo estuve allí” más que por la calidad o gusto por el grupo y su música. Y eso, para mí, es un síntoma de lo que digo.

Aunque la apertura de puertas se mantuvo, aunque con un ligero retraso sobre el horario previsto, el grupo no saldría a tocar hasta casi 90 minutos después llegando a impacientar a más de uno y de una, ya que cada vez que se acababa una de las canciones que sonaban de fondo se escucharon gritos ligeramente histéricos. Histerismo injustificado, otro signo de “hype”.

Por fin, pasadas las nueve y media apareció el grupo con sus pintas hippiescas marca de la casa mientras sonaba la sirena que anunciaba “An Industry Of Murder” y se desataba el delirio en la sala. Mal sonido el que tuvieron en este y en las siguientes “Hisingen Blues” y “Seven Seven”, con una batería y una voz que ahogaban las guitarras desluciendo este inicio, Si bien es cierto que se mejoró algo este fallo según fueron sonando más canciones, el sonido no estuvo a la altura. ¿Culpa de la sala? Seguramente, ya que todos los madrileños conocemos las “bondades” de Arena pero hace nada Gojira sonaron como un tiro allí (y su música es más difícil de ecualizar creo yo) así que lo mismo su técnico también tuvo algo que ver en cómo sonaron.   

Tras enlazar los tres primeros temas dando lugar a un inicio muy movido, Joakim Nilsson nos agradeció fríamente los aplausos y siguieron su camino con “Slow Motion Countdown”, otro tema de su flamante “Lights Out” que, en su parte inicial, relajó algo los ánimos hasta que su ritmo “in crescendo” volvió a poner a todos frenéticos. Es en estos temas con partes lentas donde, dado el elevado volumen de la voz del larguirucho vocalista, menos me gustó su actuación que, sin ser mala, tampoco me pareció sobresaliente.

En la parte central de su repertorio se despacharon a gusto con “Hisingen Blues” interpretando tres temas seguidos del mismo. “Ain´t Fit To Live Here”, que no superó a la versión de estudio, “Buying Truth (Tack & Förlat)”, donde las guitarras fueron las protagonistas porque los coros no terminaron de escucharse en condiciones, y el medio tiempo “Unconfortably Numb” que fue uno de los momentos álgidos en mi opinión del show y en cuya parte final se volvió a desatar la locura.

A excepción de Axel Sjoberg, cuya actuación tras los parches me pareció brillante, el resto del grupo mantuvieron la frialdad propia de su tierra natal y dejaron que sus canciones hablaran por si solas, ya que la comunicación no fue el fuerte de Joakim.

Lo que sí es de reconocer es que seleccionaron un repertorio bastante equilibrado en el que no faltaron más temas de su debut como “As The Years Pass By, The Hours Bend” o la sensacional “The Thin Line”, para regocijo de los seguidores más antiguos del combo sueco, que se mezclaron con “Granny & Davis”, “Hard Time Lovin´” o la baza en forma de single que usaron para presentar “Lights Out” al mundo, “Goliath”, con la que también se despidieron tras una paupérrima hora de concierto.

Por supuesto salieron de nuevo porque el griterío pidiéndolo era ensordecedor y porque ellos no dejan nada al azar y en el guión estaba escrito que volverían a salir. Volviendo a reflejar el equilibrio optaron por interpretar un tema de cada uno de sus trabajos arrancando con la emotiva y psicodélica “The Siren” para, seguidamente, Nilsson intentar engañarnos presentando “Endless Night” como el último tema cuando, en realidad, la empalmaron con “Evil Ways” de su debut, obteniendo de nuevo la ovación y el delirio de la sala.

75 minutos me parecieron pocos para el precio de la entrada y un solo grupo pero las carasde la gente parecían decir lo contrario por lo que seré yo el equivocado. Un concierto que, en mi caso, no pasará a la historia por los motivos comentados pero que, desde luego, tampoco me pareció malo ni mucho menos. Eso sí, nadie me baja del burro de que Graveyard no son para tanto y lástima que Witchcraft se cancelara porque, en estudio, me gustan bastante más y me hubiera gustado ver sus prestaciones sobre un escenario. Veremos que les depara el futuro y si su progresión continúa ascendente o ya han tocado techo.

Texto y Fotos: David Ortego

1514 Views

Sobre admin

Administrador