(CRONICA) Insomnium + The Black Dahlia Murder + Stam1na – Madrid – Sala Cats – 16/11/2019

Insomnium + The Black Dahlia Murder + Stam1na

Madrid: Sala Cats

16/11/2019

Fotografías: Jimena Cuerva

Texto: Alberto García-Teresa

Insomnium encabeza esa línea del death melódico que, al contrario de la que ha derivado o está orientada al metalcore, y en diferente medida a los grupos que inciden en una dimensión más oscura, ha sabido enfatizar sus posibilidades melódicas, como Be’lakor, pero desarrollando pasajes atmosféricos y evocadores. Con ocho discos a sus espaldas, su trayectoria resulta, sin duda, una de las más interesantes dentro del género. Y su buen hacer en directo lo constata.

Stam1na_13@Cats
Una larguísima cola en la entrada evidenciaba el interés por ver la combinación de la noche: a los finladeses se les sumaron sus compatriotas Stam1na y los estadounidenses The Black Dahlia Murder. Lo ajustado de los horarios, desde la apertura de puertas a la actuación del primero de los conjuntos, Stam1na (quince minutos), hizo que la gente acudiera puntual al concierto. Pero el retraso de media hora en permitir el acceso al local puso nervioso a más de uno, aunque también se atrasó el inicio del show.

Stam1na_12@Cats

Sin embargo, por todo ello, Stam1na comenzaron su descarga con la mayoría del público aún esperando la cola para entrar. De hecho, la gente se fue sumando según iba llegando al buen sarao que se montó la banda finlandesa a base de energía, comunicación y tralla con cierto descontrol. No en vano, solo contaron con luz blanca, con lo que se enfatizó la familiaridad y la cercanía entre músicos y público.

Stam1na_15@Cats

El grupo se volcó y se les vio disfrutando. El escenario parecía un aeródromo con los rapidísimos remolinos de headbanging de todo el conjunto, que apenas pararon quietos. Caña entre el thrash, el death melódico y el punk nos ofreció este singular conjunto, a la que (hay que decirlo aunque sea un topicazo) la exótica sonoridad del suomi en el que transmiten sus letras les daba también un puntito especial. Sobre la banda, en particular, quiero resaltar la pericia de Pekka «Pexi» Olkkonen a la guitarra solista que, en ocasiones, desbordaba la propia idiosincrasia, más ramplona, de los temas.

Stam1na_14@Cats

Tras “Octopussy” como intro, atacaron frenéticos “Paha Arkkitehti”. La siguió un corte del último disco, “Sudet Tulevat”, y otro de su disco predecesor, “Pienet VihreÄt Miehet”. La contundencia de “Masiina” dio paso a la cierta variedad de ritmos de “Viisi Laukausta”. Encararon la recta final con “Kadonnet Kolme Sanaa” y “Solar” y, por último, arremetieron con “Enkelinmurskain”, que  supuso el cierre a su pequeña actuación de ocho temas.

Stam1na_06@Cats

Como anécdota, hay que contar que su concierto lo estuvo grabando un equipo de televisión finlandés, para elaborar un documental para Turismo o algo así. Al final de todos los conciertos, de hecho, la banda estuvo por la zona de merchandising haciendo el cabra con la cámara y los fans. Habrá que estar atentos al resultado…

The Black Dhalia Murder_02@Cats

The Black Dahlia Murder rompieron en un par de segundos ese ambiente pachanguero que Stam1na había creado. Con su brutalidad y un juego de luces oscurísimo, el contraste de atmósferas fue extremadamente marcado. En cualquier caso, según fueron cayendo los temas, se abrió un puente de comunicación, sobre todo gracias al parloteo del guitarrista Brian Eschbach.

The Black Dhalia Murder_07@Cats

Con sus graznidos y sus arengas fue mucho más participativo que el cantante Trevor Strnad, quien se pasó buena parte del show aleteando con sus brazos como si fuera un danzarín clásico mientras atronaban los riffs del conjunto. Con mucha energía, brillaron especialmente los temas más agresivos, más death de la vieja escuela. Para melodía, de hecho, ya vendrían después Insomnium… Su repertorio se inició con “Widowmaker”, “Jar” y “Contagion”. Seguidamente, “Miasma” y sus punteos hicieron aparición. La contundente “Martriarch” dejó paso a “Warborn”, la cual permitió explorar otras sendas más pesadas a menor velocidad.

The Black Dhalia Murder_03@Cats

Entonces, la implacable “What a Horrible Night to Have a Curse” subrayó su intensidad. Continuaron la senda “Nightbringers”, más abierta, “As Good as Dead” y el inquietante traqueteo y los pasajes más técnicos de “Malenchantments of the Necrosphere”. Continuaron el repertorio “On Stirring Seas of Salted Blood”, “Kings of the Night World” y, para finalizar, dos cortes del ‘Ritual’: “Everything Went Black” y “Deathmask Divine”.

Insomnium_06@Cats

La anterior ocasión en la que nos visitó Insomnium, la cita se enmarcó dentro de un tour  muy especial, como bien nos contó nuestro compañero David Ortego [http://www.theconcertinconcert.com/cronica-insomnium-tribulation-madrid-sala-mon-070418/]. Entonces, nos ofrecieron un show donde interpretaron por completo, del tirón, ‘Winter’s Gate’, esa maravilla de disco compuesto por una única canción de cuarenta minutos.

Insomnium_14@Cats

Con la salida de ‘Heart Like a Grave’ (un álbum continuista pero lleno de excelentes canciones), la banda se saltaba esa singular obra y, como si hubiera sido un paréntesis, retomaban su disciplina en vivo retomando los pasos de la gira de ‘Shadows of the Dying Sun’, la anterior a su disco conceptual. De hecho, no tocaron nada del ‘Winter’s Gate’, ni siquiera el fragmento inicial (la canción más rápida del disco y también la más clásica y reconocible). ¿Forma de marcar distancia o una manera de dar más sentido a aquella gira como excepción? De cualquiera de las maneras, Insomnium dio un conciertazo.

Insomnium_17@Cats

Una especie de canción melódica tradicional finlandesa nos estuvo acompañando (tortuosamente) mientras esperábamos la salida del conjunto. Exótico, ante todo… Y coherente, por otro lado, con el concepto del último disco, volcado en la Finlandia ancestral. Con dos grandes pantallas imitando árboles para tapar los amplificadores y un telón con el símbolo del grupo, Insomnium se subió a las tablas para ofrecer un excelente concierto: intenso, potente, con varios momentos de gran emotividad, un buen equilibrio de ritmos, una gran conexión con el público y una selección acertadísima de canciones.

Insomnium_21@Cats

Contaron con muy buen sonido. La voz gutural, de Nilo Sevänen, estaba un poco baja, pero en consonancia con cómo suele estar en los discos del grupo. Se los vio felices y agradecidos. Nilo, de hecho, repetía una y otra vez “Muchos cojones” para referirse a la entrega entusiasta de la sala (habría que enseñarle también a decir “Muchos ovarios”…). Así da gusto ver a una banda, la verdad.

Insomnium_22@Cats

Tras la intro, saltaron sobre el escenario y comenzaron con “Valediction”. Ahí entonces quedó claro que solo iban a estar dos guitarristas sobre el escenario, Markus Vanhala y Jani Liimatainen, quien ha estado sustituyendo ocasionalmente en giras anteriores a Ville Friman. Ya sabíamos que Ville no iba a poder participar más en los tours de Insomnium por su trabajo en la universidad, pero, bueno, eso no quita para que nos hagamos a veces vanas ilusiones… Por tanto, la formación de tres guitarristas que ha grabado este disco (al asumir la incorporación definitiva de Jani al conjunto) no pudimos verla en directo.

Insomnium_27@Cats

“Valediction”, como decía, supuso el arranque de la descarga. Potente y pegadiza, con más tramos de voces limpias que la mitad de toda su discografía, lo cierto es que el tema, que fue canción de adelanto de ‘Heart Like a Grave’, funciona a la perfección en directo. A continuación, otro temazo del nuevo disco: “Neverlast”. Recurrieron entonces a uno de sus clásicos, “Into the Woods”, avanzaron un poco en el tiempo con “Through the Shadows” y regresaron de nuevo al disco central del repertorio con “Pale Morning Star”, el segundo single de su último plástico.

Insomnium_29@Cats

Solo supuso un jalón en ese ejercicio de velocidad, tralla y tramos melódicos y evocadores. “Change of Heart” nos devolvía la vigencia de su estupendo disco de 2006 (‘Above the Weeping World’). A continuación, bajaron el pistón y desgranaron la intensa “And Bells They Toll”, cuya capacidad de sugerencia sirvió para acrecentar la efectividad de “Mute Is My Sorrow”, que la sucedió sin miramientos. Tras esos dos temas nuevos, le tocaba el turno a un clásico indiscutible, y que fue una de las canciones (cómo no) más aclamadas y coreadas: “Ephemeral”. Y una buena ración de death melódico para concluir la primera parte del show: “In the Groves of Death”.

Insomnium_35@Cats

Los bises arrancaron con las líneas pregrabadas de “The Primeval Dark”, a los que se sumó la batería en directo tocada por Markus Hirvonen, en principio, y el resto del conjunto a continuación. Momento de expectación máxima entre el público mientras sonaba el contundente riff del tema porque, seguidamente, como era de esperar, la locura se disparó con “While We Sleep”.

Insomnium_36@Cats

Parecía que el concierto había terminado (esa combinación es la que cerró también su anterior gira). Pero Insomnium tenían reservada una sorpresa; arriesgada desde el punto de vista de los ritmos de un concierto, pero deliciosa para todos los aficionados. Nilo, que era el único integrante de la banda que se había quedado sobre el escenario agradeciendo, nos explicó que querían hacer algo especial.

Insomnium_10@Cats

Y entraron entonces Markus Vanhala y Jani Liimatainen ataviados con dos sombreros vaqueros (con alitas de ángel y cruz cristiana, lo cual no dejaba de tener gracia al contrastar con la camiseta con el pentagrama y la proclama satánica que vestía Jani) y portando sendas guitarras acústicas. Se sentaron sobre los monitores, hicieron callar al público y con suavidad tocaron los acordes acústicos de “One for Sorrow”. Con mucha complicidad, dieron paso a la introducción de “Heart Like a Grave”. Tras el reconocimiento del público y la consecuente aclamación, se incorporaron al escenario Nilo (que bromeó con los “cowboys” de sus compañeros) y, tras la batería, un casi invisible Markus Hirvonen.

Insomnium_18@Cats

Esa deliciosa e intensa canción supuso el cierre definitivo de la banda, que nos reverenció mientras atronaba el “Oé, oé, oé”… Como sintonía de despedida, sonó “Karelia 2049”, esa autoversión de ciencia ficción del grupo. Excelente noche, excelente concierto y excelentes expectativas de que Insomnium nos seguirá regalando grandes momentos.

→  Galería Completa de Fotos  

 

247 Views

Sobre admin

Administrador