(CRONICA) Kamelot+Xandria+Triosphere+Blackguard – Sala Caracol – 11/11/12

Volvían Kamelot a la capital estrenando nuevo cantante, Tommy Karevik sustituto de RoyKhan,  que fue elegido  de entre una selección de 800 aspirantes.  También volvían presentando nuevo álbum, Silverthorn y acompañados de otras tres bandas, Blackguard,Triosphere y Xandria.

Este mini festival celebrado en la Sala Caracol, arrancaba con Blackguard cuando todavía quedaba una importante cola de gente en la entrada y tan solo acababan de entrar los primeros asistentes, por lo que poco a poco la sala fue llenándose y arropando más y mejor a las bandas.  Blackguard, una banda canadiense que suenan a death metal melódico, con un vocalista de imponente tamaño que trató de aprovechar la escasa media hora de la que disponía, jaleando en todo momento al público.

Tan solo las primeras filas eran las que se volcaban con ellos y el resto simplemente analizaba a la banda con bastante poca implicación. Todo lo contrario a lo que podíamos encontrar sobre las tablas, pura entrega en un escenario menguado para los teloneros y en el que las luces deslucieron, valga la redundancia, a las bandas encargadas de precalentar para la banda principal.

Algo que en términos generales también apagó bastante la actuación de todas las bandas fueron esas orquestas y adornos que irremediablemente tenían que sonar de forma pregrabada, que hace que una banda resulte coja, mustia e insustancial.

Los noruegos Triosphere eran los siguientes en salir a escena, con un estilo mas tranquilo que podría recordar a Doro por poner algún ejemplo. Aunque fueran mas estáticos y visualmente aportaran menos sobre el escenario, el buen hacer de su cantante que también hacía la función de bajista y el resto de la banda hicieron que fuera una aportación más que interesante pero que no terminó de arrancar al público.

 

Quienes si congeniaron  totalmente fueron Xandria,  que como decía anteriormente en directo perdieron bastante por culpa de las orquestas enlatadas ya que son elementos bastante notorios en éstos estilos.  Su Cantante supo hacer que nos olvidáramos un poco de éste detalle con su gran voz a parte del derroche de simpatía y haciendo partícipe del espectáculo a toda la gente. Por lo que dejaron un buen sabor de boca antes de proseguir con Kamelot.

 

Con Kamelot todo fue bastante diferente, sobre todo en escena. Con el escenario completo para ellos solos, puesto que buena parte del escenario era ocupada por la imponente y enorme batería de Casey Grillo.  También disfrutaron de un gran despliegue de luces adicionales para su actuación lo que le dio mucho color.

Comenzaron con algunos temas como “Rule the world”, “Ghost opera”, “The great pandemónium” y “Veritas” el primer tema que tocaron del último disco. Un arranque muy bien recibido por el público que muy entusiasta se lo puso fácil a la banda para entrar rápidamente en calor y que dieran una de sus mejores versiones. Todos los integrantes a excepción de Thomas Youngblood hicieron un solo con su instrumento.

En primer lugar Grillo que si tenía una posición “discreta” tras la batería más notorio fue su momento en solitario, luego turno para Oliver al teclado terminando con la BSO de Piratas del Caribe, momento ameno cuanto menos. Entre tanto sonaron “The human stain”, “Song of Jolee”, “When the lights are down”, “Sacrimony”, “Forever”.

Tommy hizo un buen empeño en ganarse a la gente con algún juego de coros y regalando casi constantemente gestos y guiños para mantener una buena comunicación, buscando la respuesta del público casi continuamente.

Uno de los músicos mas activos y que mas caña dio sobre el escenario y que no paró de menear sus rubias trenzas fue Sean Tibbets, bajista, que también tuvo unos momentos para mostrar su técnica, momento con el que seguro que a mas de uno le dio una buena lección de como tocar el bajo y no solo tocar metal.

Cerraron con “Karma”, “Torn” y “March of Mephisto”, donde el arrojo fue de pleno por el público y la ya más que sudorosa banda. En el último tema salió a colaborar el vocalista de Blackguard a realizar los guturales.

 

Prácticamente cuatro horas de conciertos, con unas bandas más que curiosas y Kamelot demostrando que todavía tienen mucho que aportar con éste nuevo vocalista con el que la gente terminó más que encantada y él disfrutó en grande.

Crónica y fotos: Daniel Cruz

1056 Views

Sobre Roberto Fierro

Administrador