(CRONICA) Lacrimosa – Sala Arena – 18/01/13

LACRIMOSA Madrid Sala Arena 18/01/13

Tras algo más de cuatro años de espera, la puerta de la céntrica sala Arena volvía a adornarse con camisas de chorreras, vestidos de época, pantalones de vinilo y mucho maquillaje para recibir al payaso más famoso de la escena gótica. Y no, no me refiero a Tilo Wolf, al que personalmente considero un genio, sino al logo que identifica a su banda, Lacrimosa.

Llegué con algo de antelación sobre el horario previsto de apertura y ya guardaban religiosamente cola algunos seguidores, muy jóvenes y de fuera de Madrid su mayoría (por el acento que pude escuchar), aguantando el molesto viento estoicamente para poder entrar los primeros y coger buen sitio. En los laterales de la puerta se podían ver sendos carteles que advertían de los horarios, tanto de apertura (20:00 horas) como de inicio de la actuación (20:45).

Lástima que, una vez más, no se cumplieran aunque, en esta ocasión, parece que tuvieron un motivo “de fuerza mayor” para ello, tal y como nos ha hecho saber la organización a través de un comunicado en el que decían que una huelga en el aeropuerto de Hamburgo y la pérdida de enseres personales de los músicos y elementos necesarios para el show fue el motivo de esta demora. Sea como fuere, el retraso, no tanto de la apertura como si del inicio del concierto (que llegó a los cincuenta minutos), marcó tristemente el devenir de lo que posteriormente sucedería.

Como ya digo, no tardamos mucho en acceder a la sala pero los minutos iban pasando y la música de fondo seguía sonando sin parar. Por fin llegamos a la supuesta hora de inicio y tampoco salía nadie. El tiempo continuaba inexorablemente su curso hasta que uno de los “pipas” colocó los setlist en el suelo, lo que daba a entender que quedaba poco para el inicio. Pero seguía sin salir nadie. Roadies discutiendo alrededor de un ordenador que estaba al lado de la batería, cables que fueron cambiados, cierto nerviosismo entre ellos y, claro está, entre los seguidores que comenzaron a silbar viendo que el tiempo corría y su grupo no aparecía fue la tónica a partir de ese momento.

Nueva aparición del mismo pipa de antes para colocar encima del anterior setlist uno nuevo con un gran recorte de temas respecto al original. Pero el grupo seguía sin salir para desesperación de los presentes y, sobre todo, de aquellos que sabemos que este retraso no se iba a trasladar al horario de finalización sino en una merma brutal respecto a la duración esperada del concierto, ya que la sala Arena suele ser muy estricta en el tema de horarios, como así fue, con el matiz de que se les permitió alargar unos minutos la duración del concierto debido a los problemas  sufridos. Gracias a este gesto la duración del concierto no fue ridícula, porque hasta las 21:38 no aparecieron en escena los músicos, que tomaron sus posiciones mientras sonaba de fondo esa melodía de parque de atracciones decadente que es “Lacrimosa Theme”, corte que daba por iniciado el show al fin.

“Ich Bin Der Brennenden Komet”, ya con todos los miembros en escena a excepción de Tilo, que tardaría un minuto en aparecer y cantaría la primera estrofa desde fuera del escenario, arrancó los primeros vítores de un público que estuvo entregado y al que parecía habérsele olvidado ya todo el enfado por el retraso sufrido, dejándose llevar totalmente por la música de los alemanes.

Dadas las circunstancias, el concierto se tornó en una especie de “best of” en la que interpretaron algunos de los temas más conocidos, en su mayoría los singles, de su ya extensa discografía a los que añadieron varios temas (cinco para ser exactos) de su reciente “Revolution” para presentarlo en sociedad, ya que este era motivo de su visita.

La lenta y tenebrosa “Schakal”, la preciosista “Durch Nacht Und Flut”, con ese final en castellano que tan poco me gusta, o “If The World Stood Still A Day”, primer guiño a su última entrega, donde Anne abandonó su lugar en los teclados para ocupar el centro del escenario y tomar el protagonismo, por primera vez, dejando ver sus ya de sobra conocidas carencias vocales, ya que hasta ahora se había limitado a acompañar al “jefe”, se fueron sucediendo.

Un sonido bastante aceptable, sobre todo si tenemos en cuenta que no pudieron hacer prueba de sonido todo el grupo conjuntamente por los problemas comentados, en la que quizás la voz de Anne Nurmi había que intuirla de lo baja que estaba (aunque es posible que no fuera “problema” del técnico sino de que no da para más) nos permitió disfrutar de “Lichtgestalt”, la única representante del disco homónimo, el clásico absoluto “Alleine Zu Zweit”, de uno de sus mejores discos como es “Elodia” y que cosechó una de las mayores ovaciones de la noche con toda la gente cantando el estribillo (supieran alemán o no, eso era lo de menos).

Esta dio paso a la parte del concierto que menos me gustó, la que se centró en temas de “Revolution” y donde se dejó notar el bagaje musical, más heavy que gótico, de los miembros de la banda que acompañan desde hace tiempo al dúo Wolf-Nurmi y que, por otro lado, desarrollaron una gran labor durante todo el show aportando el contrapunto a los vocalistas y la energía necesaria a los temas más duros pero sin desvirtuar los melancólicos.

El primero fue la versión reducida de “Rote Sinfonie” (no la del disco que dura más de once minutos), en la que Tilo se enfundó una guitarra blanca para aportar su granito de arena a la parte más movida del tema pero vamos, que no aportó demasiado porque Lacrimosa no requiere para nada de tres guitarras y quedó algo ridículo, siendo más una pose de cara a la galería, a mi entender, que otra cosa. El resto de los temas fueron “Irgendein Arsch Ist Immer Unterwegs”, que es de que más me gustan de su última entrega, la pausada “Weil Du Hilfe Brauchst” y el tema  infumable de corte industrial que le da título, donde se proyectó la horrible portada que tiene el disco (que me parece la peor de su carrera), y con la que abandonaron el escenario. Entre medias de ellas, la canción más antigua, y una de las más imprescindibles, del repertorio, “Alles Lüge”, que recibió los aplausos nada más sonaron las primeras notas.

Por culpa del retraso inicial llevaban poco más de una hora y faltaban tantas canciones que, a pesar de que tocaron cuatro bises, el concierto no tuvo la duración a la que nos tienen acostumbrados. De cualquier forma, se dejaron algunos de sus temas más conocidos para el final con otra imprescindible como “Stolzes Herz” fundida con otro tema de “Stille”, “Not Every Pain Hurts”, donde de nuevo Nurmi fue la voz cantante (flojísima su interpretación para variar) mientras que Tilo se hacía cargo de sus teclados. “Der Morgen Danach” es otra de las “fijas” desde que vio la luz “Fassade” y, por suerte, tuvo cabida esta noche también.

Parecía que hasta aquí íbamos a llegar por los gestos que le hacían a Tilo desde uno de los lados del escenario pero este dijo que no y que, a pesar de que tenían que haber terminado hacía diez minutos (ya, y también teníais que haber salido cincuenta antes…), iban a tocar una más no dejando en el tintero “Copycat”, como fin de fiesta y con Nurmi y Wolf moviéndose por el escenario. Es un tema que me gusta por nostalgia, supongo, a pesar de que me parece sobrevalorado y flojo comparado con otros de la época pero es que encima, tal y como la interpretaron, más valía que no la hubieran tocado porque hasta Tilo, impecable vocalmente durante el concierto, la cantó fatal.

Esto fue lo que deparó la visita del grupo gótico por excelencia, al menos en Madrid, porque en Barna tuvieron más suerte y el grupo pudo interpretar su repertorio completo, que tampoco llegó a las dos horas y media y 25 canciones que están tocando en Alemania pero bueno, ya sabemos que esto no iba a pasar. Fue una lástima que los problemas derivados de la huelga en el aeropuerto de Hamburgo empañaran el concierto pero así fue. El que no los hubiera visto nunca pensará que mejor esto que nada, y no se lo reprocho porque no son fáciles de ver por aquí, (opción que sobrevoló por las cabezas de los organizadores en algún momento según tengo entendido) pero, en mi caso, ha sido la peor de las tres veces que les he visto.

Texto y Fotos:David Ortego

2044 Views

Sobre admin

Administrador