(CRONICA) MAD MAX – Madrid – Sala Silikona -15/09/2019

MAD MAX Madrid Sala Silikona 15.09.2019

La historia se volvió a repetir y a uno le duelen ya los dedos de teclear siempre lo mismo pero seguro que a esos promotores no tan “grandes”, como Kivents (esos que se baten el cobre para que los seguidores del Rock y el Metal sigamos disfrutando de la música en directo y bandas menos típicas), les duele otra cosa más importante. El bolsillo. Porque claro, es muy fácil quejarse de que no hay gente en los conciertos y resaltarlo en nuestras crónicas con pesar o incredulidad pero, cuando lo que has invertido es tu dinero, la sensación debe ser bastante diferente. Muchas veces los que cubrimos conciertos no resaltamos lo suficiente esa labor y es de recibo hacerlo. Al menos de vez en cuando, para que no se nos olvide ni a medios ni a público.

Mad Max_01@Silikona

Las excusas de la pobre asistencia serán las de siempre o las que cada uno quiera usar para justificarse pero, eso sí, nadie podrá poner en esta ocasión la de que el grupo está muy visto en Madrid porque Mad Max hacía más de doce años que no pisaba la capital y, en aquella ocasión, ni siquiera fueron cabezas de cartel sino que vinieron de teloneros de Axel Rudi Pell. Con bandas más manidas por estos lares podría valer pero no en el caso de los alemanes. Los seguidores de estos sonidos que no vinieron tendrán que esforzarse más para que “cuele”.

Mad Max_02@Silikona

He recalcado su presencia en Madrid porque alguien podrá decir que han tocado en el Gallia Metal Fest de este año (y no faltará a la verdad aunque fue en el enclave de un festival con todo lo que ello significa) pero que en una ciudad de más de tres millones de personas un nombre tan mítico para el Hard´n´Heavy europeo (por mucho que no sea de primer nivel en popularidad, que no en calidad) no congregue ni a cincuenta personas (prensa incluída) debería sorprender e, incluso, hasta escandalizar. Por desgracia estamos ya tan acostumbrados a esta baja asistencia en determinados conciertos que no nos causa sorpresa ni, por supuesto, nos escandaliza. Mal asunto.

Mad Max_03@Silikona

La sala de Moratalaz no es de mis favoritas en lo que a sonido y luces se refiere pero, al menos esta noche, este segundo elemento fue bastante mejor de lo esperado. No así el sonido que, sin ser terrible como en otras ocasiones, no brilló tampoco por su calidad con la batería del veterano Axel Kruse comiéndose a las guitarras casi todo el tiempo.

Mad Max_04@Silikona

Para colmo, un zumbido no demasiado perceptible desde la pista, pero si para los músicos, terminó por desquiciar a un visiblemente enfadado Michael Voss y le obligó, para sorpresa de todos, a parar el concierto en mitad de “Beat Of The Heart” diciendo que no continuaban hasta que lo solucionaran. No recuerdo, a bote pronto, haber vivido algo parecido y suerte que lo solventaron porque la cara del susodicho no era para tomársela a broma. Como comentaba al final del concierto con una compañera de prensa, cómo echamos de menos en estas ocasiones una sala como la extinta Ritmo & Compás que era perfecta pera este tipo de conciertos.

Mad Max_05@Silikona

Me he acordado del promotor en el primer párrafo pero siempre que la asistencia es tan lamentable como la que tuvieron Mad Max me pregunto qué se les pasará por la cabeza a unos tipos que llevan más de tres décadas en la industria (y que en el caso de Michael Voss encima es un reputado productor con la agenda bastante ajetreada) cuando se encuentran con semejante panorama. Como esperaba, tiraron de profesionalidad y dieron, parafraseando al guitarrista Jürgen Breforth, “el mejor concierto posible” teniendo en cuenta las circunstancias. Creo que lo lograron.

Mad Max_07@Silikona

Dejando a un lado los “lloriqueos” habituales pasemos a lo que dio de sí la más que correcta actuación de los germanos. Obviando todos los inconvenientes ajenos a la banda ya mencionados, el cuarteto estuvo más que acertado a la hora de defender su más reciente obra “35” y recordar algunos de sus temas más míticos (y otros menos habituales) de su muy recomendable pasado. Eso sí, optaron por aglutinar todos los cortes nuevos en la primera parte del concierto dejando para la segunda parte el material más añejo por lo que el concierto, evidentemente, fue de menos a más en lo que a respuesta del respetable se refiere, por mucho que “35” no sea para nada un mal trabajo y algunos corearan sus canciones.

Mad Max_08@Silikona

Con unos pocos minutos de retraso se subieron al escenario saludando a los presentes, con cierta cara de circunstancias, pero dispuestos como dijo el guitarrista/vocalista a hacernos disfrutar durante noventa minutos con su música. De este modo abrieron la “lata” con la nueva y efectiva “Running To Paradise” que enlazaron con “Burning The Stage” para, ahora sí, levantar al todavía frío público (salvo honrosas excepciones) que se animó al escuchar el riff inicial.

Mad Max_10@Silikona

Como comentaba antes se despacharon a gusto en la primera parte del concierto con más temas de su último trabajo editado como “D.A.M.N”, el reivindicativo medio tiempo que le da título o la protagonista del incidente con el sonido “Beat Of The Heart”, con unos notables coros tanto de Jürgen como del bajista Thomas Bauer apoyando a la voz de Voss. Una voz que, sinceramente, se conserva en un estado muy bueno y que exprimió a lo largo del concierto sin escatimar nada de ella.

Mad Max_12@Silikona

Aunque el problema con el zumbido procedente del amplificador de Bauer finalmente se solventó hubo unos instantes en los que pareció peligrar la continuidad del concierto. Por suerte esto no sucedió sino que además, no sé si improvisadamente o no, para amenizar la espera mientras el técnico toqueteaba el amplificador, el vocalista se arrancó con fragmentos de “Rome Burns” y “Hollywood Angels” a capella emocionando a los seguidores de Casanova, la otra banda de Voss, ante tan inesperado momento. Este gesto hizo que me acordara de su gran concierto, precisamente en la citada Ritmo & Compás, de hace muchos años.

Mad Max_13@Silikona

Con la “normalidad” recuperada la pregunta del vocalista de si conocíamos a Don Dokken sólo podía significar que era el turno de “Fallen From Grace”, básicamente porque este tema cuenta con las letras del propio Don y suena a su banda por los cuatro costados. Eso sí, menos mal que la voz era la de Michael y no la del americano porque de ser así hubiéramos pasado del Hard Rock al Death Metal dado el penoso estado de voz de este último. No es su mejor canción pero sirvió de antesala a un escueto solo de guitarra de Voss así como de transición hacía un viaje rumbo a la década de los ochenta para regocijo de todos.

Mad Max_14@Silikona

Efectivamente, de aquí en adelante nos metimos en la máquina del tiempo hasta llegar a la década en la que comenzaron su andadura para no volver ya a salir de ella. Dejaron fuera del repertorio su debut, por razones obvias, por lo que se centraron en sus otros tres discos editados antes de su separación y que, para mí, son una muestra del mejor Hard´n´Heavy europeo.

Mad Max_15@Silikona

El bajo de Thomas nos anunció la cadenciosa “Rollin´ Thunder”, “Heroes Die Lonely” arrancó las palmas de un público, mucho más metido en esta segunda mitad en el concierto, mientras que la tremenda e inesperada balada “Thoughts Of A Dying Man” relajó los ánimos y llenó de sentimiento Silikona mostrando a un Voss excelso. Es verdad que él es la cabeza visible del grupo y, aun no siendo miembro fundador, es el que maneja el “cotarro” pero no hay que restarle mérito a sus compañeros porque juntos forman un bloque sólido y totalmente compenetrado. Incluso el bajista Thomas Bauer está perfectamente integrado en la banda pese a ser el “nuevo”.

Mad Max_16@Silikona

Sin prisa pero sin pausa siguieron a lo suyo alternando temas más veloces como “Wait For The Night” o “Night Of Passion” con otros más pausados, pero igualmente efectivos, como “Fly, Fly Away”, “Never Say Never” o la celebradísima y coreada “Lonely Is The Hunter” tras la que Michael volvió a dirigirse a nosotros para anunciar el último tema de la velada aludiendo a que era un tema “robado” a otro grupo.

Mad Max_17@Silikona

Efectivamente, si hay una versión que está ligada al cuarteto irremediablemente es “Fox On The Run”. Encima ellos saben que en España es archiconocida porque hace años fue la sintonía de la desaparecida “Emisión Pirata” por lo que, aunque suele ser fija en sus repertorios, en nuestro país todavía parece más obligada tocarla. Michael pidió nuestra colaboración para los coros, cosa que obtuvo, y la alargaron ligeramente antes de despedirse entre aplausos.

Mad Max_18@Silikona

Sin saber si volverían a salir dado el panorama pedimos algún bis y, sin apenas demora, reaparecieron para marcarse la fantástica “Stormchild” de afiladas guitarras poniendo así el punto y final a una gran actuación que creo que nos dejó satisfechos a todos. A mí, al menos, sí que me dejaron esa sensación aunque siendo consciente de que, en mejores circunstancias, la impresión habría sido todavía mejor.

Mad Max_19@Silikona

Desde hace unos años se está evidenciando cada vez más el efecto “última vez” por el que grandes bandas clásicas han aumentado sus audiencias de manera más que visible (cosa de la que me alegro) por aquello de “¿y si no vuelven?”, “¿y si es la última vez que tocan por aquí?”. No pretendo comparar a “dinosaurios” del Rock con Mad Max porque ellos juegan en otra liga evidentemente pero, como el panorama siga igual de desolador (y así lleva un tiempo), tal vez no tardemos en dejar de ver sobre nuestros escenarios a grupos míticos, aunque no de grandes masas, como el que ocupa esta crónica. Sería una pena pero también un justo castigo a nuestra falta de apoyo hacía ellos.

Texto y Fotos: David Ortego

→  Galería Completa de Fotos  

234 Views

Sobre admin

Administrador