(CRONICA) Meshuggah + High On Fire – Sala La Riviera – 29/11/16

KF_Amorphis_PosterA1.eps

MESHUGGAH + HIGH ON FIRE Madrid Sala La Riviera 29/11/2016

Por alguna razón hay determinados grupos que comparten odios y amores casi a partes iguales, vamos, que no dejan indiferente a nadie. En general, ese tipo de grupos me suelen gustar porque considero que no hay nada peor para un grupo que quedarse en tierra de nadie y no despertar ningún tipo de emoción. Sin embargo, Meshuggah es una banda que, en lo personal, no ha conseguido entrarme nunca y reconozco que las veces que los he visto en directo, directamente me han “superado”.

High On Fire_13@La Riviera

La pregunta que le puede venir a cualquiera a la mente es, ¿por qué asistir entonces a su descarga madrileña? La respuesta implicaría a los teloneros que les acompañaban ya que High On Fire me gustan mucho y me apetecía volver a verles aunque dudaba sobre la idoneidad de su presencia en el cartel por temas estilísticos. El segundo motivo fue porque quería ver a los suecos en su propia gira y no en el enclave de un festival, por aquello de que siempre he preferido ver a los grupos en ambientes más reducidos que los que los festivales proporcionan. Además, las grandes críticas a su ultimo trabajo “The Violent Sleep Of Reason” me animaron a darles una última oportunidad.

High On Fire_09@La Riviera

Como era de imaginar High On Fire no compartía público con Meshuggah por lo que, si añadimos a la ecuación que era un día de diario, obtenemos como resultado una escasa audiencia en la sala cuando el trío liderado por Matt Pike apareció en escena soltando su primer cañonazo. “The Black Plot” fue la elegida pero podría haber sido cualquiera porque aquello sonaba tan mal que resultaba tremendamente difícil reconocer qué canción estaban interpretando.

High On Fire_04@La Riviera

Desgraciadamente lo que podría achacarse a un problema inicial que se iría subsanando con el paso de los minutos se convirtió en una constante lastrando cualquier posibilidad de disfrutar del concierto de los californianos que, sin mucha dilación continuaba con “Carcosa”, otro tema de su último trabajo “Luminiferous” que fue a la postre el que más protagonismo tuvo en el repertorio pese a que pasaron por Madrid en su momento presentándolo.

High On Fire_10@La Riviera

Tenía esperanzas de que al venir como teloneros y sin nada nuevo en su haber discográfico cambiaran un poco su “modus operandi” y no se centraran demasiado en “Luminiferous” pero no, el cuarenta por ciento de su descarga recayó en él puesto que “Slave The Hive” y la cadenciosa (y de las que menos mal sonaron al ser más lenta) “The Falconist” con su excelso riff coparon la parte central de su concierto mientras se olvidaban por completo del fantástico “Blessed Black Wings” y “Sorrounded By Thieves”, que bien hubieran merecido al menos un tema cada uno.

High On Fire_05@La Riviera

High On Fire es un grupo cuya entrega y actitud en directo son incuestionables pero no fue su noche porque de nada sirve ver a Pike desgañitarse cuando apenas se le escuchaba o verle ejecutar sus solos marca de la casa cuando el bajo de Jeff Matz se los “comía” casi por completo. En un grupo de sus características, donde la distorsión es tan alta, como no suenes casi perfecto se pierde cualquier matiz dando paso a un amasijo sónico prácticamente insoportable para cualquiera que no esté familiarizado con ellos, o incluso estándolo.

High On Fire_07@La Riviera

Mientras la sala se iba llenado de seguidores de Meshuggah los de Oakland seguían dejando muestras de otros trabajos acordándose del ya lejano “Death Is The Communion”. Primero lo hicieron con “Rumors Of War”, donde Des Kensel se salio tras los parches y, posteriormente, con un “Turk” que sonó tan mal que fue totalmente imposible disfrutarla. El otro trabajo con el que alternaron más veces (obviando el último) fue “De Vermis Mysteriis” ya que de él interpretaron “Serums Of Liao”,  arruinada para no variar por el sonido, y “Fertile Green” con la que encararon la recta final del concierto.

High On Fire_06@La Riviera

Para el final se dejaron el recuerdo a su debut “The Art Of Self Defense” en forma de la Sludge “Blood Of Zion” abandonando el escenario tras una hora con la larga “Snakes For The Divine”,  tema que daba título a uno de sus discos más famosos y cuya melodía de guitarra inicial fue de lo más reconocible de todo el concierto. Me gustaría decir lo contrario pero a High On Fire no les sonrió la fortuna y su concierto, pese a la entrega de sus miembros, fue decepcionante por el sonido (tampoco el juego de luces fue digno de mención precisamente) y poco representativo de lo que es el trío en directo como he comprobado con anterioridad. Una pena porque la última vez en Arena estuvieron más que notables. Otra vez será.

Meshuggah_10@La Riviera

Después del concierto de High On Fire todas las alarmas se dispararon porque si Meshuggah iban a correr la misma suerte que sus teloneros en lo que a sonido se refiere, más me hubiera valido quedarme en mi casa. Pero no, fue atacar “Clockworks”, tema que abre “The Violent Sleep Of Reason”, y aquello sonar perfecto. No digo mejor, que no era muy difícil, sino que el sonido era brillante y a la altura de lo que la música de estos virtuosos demandan.

Meshuggah_11@La Riviera

Así fue y durante toda la actuación pudimos escuchar cada instrumento en su justa medida. Desde las pesadas guitarras de ocho cuerdas de Fredik Thordendal (con su peculiar forma de afrontar los solos encorvado y con los brazos muy separados) y Mårten Hagström, hasta la increíble base rítmica del bajista Dick Lövgren y el titán Tomas Haake a las baquetas. Por supuesto sin olvidarnos de la monótona y desgarrada voz de Jens Kidman que parecía servir de unión al conjunto. Tod sonó perfecto al igual que lo fue su ejecución.

Meshuggah_12@La Riviera

Esto me lleva a un tema que salió a relucir a la salida del concierto. Todo fue tan “perfecto” que algunos de mis acompañantes comentaban que el concierto fue como ponerse el disco en casa, que en directo debían sonar algo “diferentes”. Mi opinión al respecto es que un grupo cuyo santo y seña es la técnica y la complejidad en su enrevesado sonido sólo pueden aspirar a ejecutar nota por nota cada una de sus canciones. La improvisación no está en su ADN ni creo que deba estarlo. En general espero fidelidad a la hora de interpretar y llevar las canciones en directo pero en Meshuggah  cualquier otra cosa que no fuera eso me decepcionaría y no lo entendería.

Meshuggah_14@La Riviera

No sólo mejoró el sonido exponencialmente respecto a sus predecesores sino que la puesta en escena que traían los suecos para la ocasión era simplemente espectacular. Sombría por momentos, futurista, usando multitud de cañones de luz de diversos colores, rayos láser, fogonazos de luz blanca que cegaban y una iluminación de los telones laterales que parecía hacerles tener relieve… impresionante. Sin duda nada estaba al azar como tampoco lo estaba la disposición de todos y cada uno de los miembros en la parte delantera del escenario formando un muro sónico total y absoluto que sólo se rompía cuando el bajista Dick Lövgren y el guitarrista Mårten Hagström intercambiaban posiciones.

Meshuggah_13@La Riviera

Sin tiempo para coger aliento “Born In Dissonance” prosiguió con la presentación de su última obra antes de que “Sane”, única referencia a “Chaosphere”, les transportara casi dos décadas atrás y arrancara los gritos del respetable que, aunque bastante variopinto y heterogéneo, estaba entregado totalmente (se vio durante el concierto crowdsurfing, pogos,…) dispuesto a ser aplastado por la maquinaría de los de Umea a los que no les hacía falta ni interactuar con el respetable para metérselo en el bolsillo. Y eso debió pensar Jens Kidman porque con los dedos de una mano (y me sobran dedos) se contaron las veces que se dirigió a nosotros en un ejercicio de locuacidad sin parangón que constó de poco más que agradecimientos.

Meshuggah_09@La Riviera

Al igual que High On Fire, ellos no repasaron su ya extensa trayectoria discográfica sino que, además de presentar lógicamente (que por eso estaban de gira) “The Violent Sleep Of Reason” dotaron a “Koloss” y a “obZen” de casi tanto protagonismo como a su última obra, seguramente conscientes de que casaban mejor con la dinámica que le querían dar al show. Sin embargo, el bloque dedicado a “Nothing” compuesto por “Perpetual Black Second” y “Stengah” tuvo una repercusión tremenda en el público dando uno de los momentos del concierto sin lugar a dudas.

Meshuggah_05@La Riviera

Con el vocalista obviando su papel de interlocutor con la gente los temas se iban sucediendo sin tregua siendo, con permiso de otros dos cortes nuevos como “Nostrum” y el que da título al último disco, la alternancia entre “Koloss” y “obZen” la tónica reinante desde la mitad del concierto hasta que llegaron los bises. De este modo descargaron “The Hurts That Finds You First”, “Lethargica”, “Do Not Look Down”, la larga, variada e hipnótica “Dancers To A Discordant System” cerrando la parte regular de su descarga con la celebrada “Bleed”.

Meshuggah_02@La Riviera

Aunque no se pidieron los bises con efusividad, el guión se estaba siguiendo al pie de la letra y estaba más que claro que aún les quedaban dos canciones por interpretar. Para arrancar los bises ejecutaron “Demiurge”, otro tema de “Koloss” que puso la Riviera patas arriba con la gente enloquecida y, para terminar de enloquecerla, qué mejor que la primigenia “Future Breed Machine” de su segundo trabajo “Destroy Erase Improve” que, para los entendidos del grupo, fue el que marcó la pauta y el peculiar sonido que han ido desarrollando los suecos durante las siguientes dos décadas y que ha influenciado a tantas y tantas bandas en la actualidad en ese estilo denominando Djent.

Meshuggah_03@La Riviera

Noventa minutos de reloj fue lo que duró la actuación de Meshuggah en Madrid, y me apuesto lo que sea a que igual ha sido en el resto de fechas porque cuadriculados son para todo, durante los cuales dieron una lección de virtuosismo, técnica y perfección en la ejecución. A pesar de que varios conocidos calificaron como brutal el concierto no me he convertido en seguidor acérrimo del grupo tras verles en sala, pero si que conseguí conectar con ellos en esta ocasión y hasta fui capaz de apreciar todas esas virtudes que sus seguidores dicen de ellos y que yo no atisbaba a ver. No sé si repetiré la próxima vez que vengan pero, por ahora, me basta con que no consiguieran “superarme” de nuevo.

Texto y Fotos: David Ortego

→  Galería Completa de Fotos  

315 Views

Sobre Roberto Fierro

Administrador