(CRONICA) Moonspell + Bizarra Locomotiva + Norunda – Sala Caracol 08/11/17

cartel-gira-moonspell

MOONSPELL + BIZARRA LOCOMOTIVA + NORUNDA

Madrid  Sala Caracol 08/11/17

Moonspell es una banda a la que le tengo un cariño y respeto especial. No sólo por contar en su haber con algunos de los mejores temas que el Gothic Metal como estilo dio en su época más gloriosa (y que ya queda lejana en el tiempo) sino por su afán constante de reinventarse y sorprender a sus seguidores arriesgando en su propuesta aunque el resultado no siempre haya sido de mi agrado. Para colmo su líder, Fernando Ribeiro, me cae francamente bien. No, no figura ente mis amigos personales pero le he visto muchas veces en directo y siempre me ha transmitido cercanía, respeto al fan que paga su entrada, profesionalidad y pasión por su trabajo. Por todos estos motivos, si nada me lo impide, soy un fijo en sus descargas desde hace ya muchos años.

Norunda_01@Caracol

Es cierto que nos visitan con asiduidad (encima vuelven a principios del año que viene como teloneros de Craddle Of Filth) y que el panorama de conciertos en la capital está más que saturado (mismamente H.E.A.T tocaban ese mismo día no muy lejos de allí) pero me quede “helado”, no sólo por haber dejado el abrigo en el coche, al ver que ni veinte personas esperaban en la puerta a que abrieran. No olvidemos que su visita presentando “Extinct” en esa misma sala colgó el cartel de “no hay boletos” y su último paso por Madrid hace casi un año gozó de una gran entrada en la sala Changó, recinto de capacidad similar.

Norunda_03@Caracol

Sea como fuere “1755” me ha parecido un trabajo tan interesante como diferente a lo ofrecido en “Extinct”. Pomposidad, orquestaciones y grandes coros para tratar el terremoto ocurrido en Lisboa el primero de noviembre de 1755, suceso que marcó un punto de inflexión en el país vecino, y que el vocalista ha decidido plasmar en un trabajo conceptual desarrollado íntegramente en su lengua materna pero que, lejos de “espantar” al oyente, te sumerge aún más en ese acontecimiento. Además, cantar en su idioma ha permitido a Ribeiro expresar mejor todos los sentimientos que quería transmitir (desde una visión antirreligiosa) y creo que, sinceramente, lo ha conseguido. Ansioso estaba por ver su presentación, a pesar de que el disco llevaba pocos días en la calle y no lo tenía tan trillado como me hubiera gustado.

Norunda_04@Caracol

Un par de bandas serían las encargadas de caldear el ambiente, o al menos intentarlo, con suerte más bien dispar. A caballo entre Portugal y España la banda de Rubén Cuerdo, Norunda, aparecían unos minutos después de la hora prevista para presentar en sociedad su primer trabajo, “Irruption”, ante una sala desierta y nada familiarizada con su propuesta musical como quedó patente durante toda su actuación. Tampoco es que la actitud de su líder me pareciera merecedora de una calurosa respuesta pero estaba claro que su estilo encajaba más bien poco en el conjunto del cartel y a la gente le resultaron indiferentes, en el mejor de los casos.

Norunda_05@Caracol

Casi sin respiro enlazaron los cuatro primeros temas de “Irruption” empezando, obviamente, por “Asshole In Your Way” a la que le siguieron “Dynamite”, “Face To Face” y “Hit You”, uno de los temas que más me gustaron de su descarga en la que interpretaron “Irruption” casi al completo dejándose tan sólo un par de cortes en el tintero debido al tiempo que tenían al ejercer de teloneros.

Norunda_02@Caracol

Se definen como Thrash Metal y la verdad es que los riffs del estilo están ahí, además de que la voz de Rubén suena bastante “thrasher”, pero hay más elementos en su música que la hacen bastante interesante. Ciertos elementos progresivos en algunos desarrollos, que ellos no ocultan al referirse a su estilo, y bastante “groove” en algunos temas se añaden al cóctel que conforma el estilo musical del cuarteto.

Norunda_06@Caracol

El medio tiempo “Violent Street”, con su pausado y brillante inicio, “Pushing To The Limit” o esa crítica a la manipulación informativa que es “Infoxication” fueron otros de los temas que ejecutaron ante la mirada impasible de los pocos asistentes que estábamos reunidos. Un directo de un grupo de Thrash sin un atisbo de movimiento en el foso queda bastante deslucido pero es lo que hay y, quitando al bajista (cuyo nombre no he encontrado ya que el que grabó este instrumento en el disco, Pedro Mendes, se ocupó de la guitarra) que fue el que más se movió y mejor actitud mostró el resto permanecieron bastante apáticos (o concentrados, quién sabe).

Norunda_08@Caracol

Un pequeño solo de batería a cargo de Marcelo Aires fue la antesala de la última canción que desgranaron. La elegida fue “Sultan Killer” y, sin duda, un buen ejemplo de que su música no encaja estrictamente en los parámetros del Thrash como comentaba antes. Con ella se despidieron recibiendo unos tímidos aplausos por parte del respetable que ya esperaba a los siguientes invitados a la fiesta, los también lusos Bizarra Locomotiva.

Bizarra Locomotiva_11@Caracol

Hasta hace bien poco no había oído hablar de Bizarra Locomotiva, a pesar de que llevan en activo desde 1993, y tras escuchar su música he de decir que no me gusta demasiado. Su metal industrial no me dice gran cosa pero el concierto que ofrecieron ante los cuatro gatos que estábamos no dejó indiferente a nadie. Es más, hacía bastante tiempo que la descarga de una banda que no me gusta me convenciera tanto. Simplemente fue una auténtica locura liderada por un auténtico loco, el vocalista Rui Sidonio.

Bizarra Locomotiva_03@Caracol

A pesar de tener casi un cuarto de siglo a sus espaldas no podemos decir que sean unos tipos especialmente prolíficos en estudio. De hecho “Mortuário”, su última entrega, data del 2015 por lo que podíamos intuir que no era una presentación precisamente de este trabajo lo que iban a ofrecer. Lo que sí es seguro es que todos esos años les han servido para adquirir unas tablas más que evidentes, a tenor de lo que demostraron, porque tienen un directo absolutamente rompedor.

Bizarra Locomotiva_04@Caracol

Efectivamente, el repertorio se basó en cortes de casi todos sus trabajos repasando su trayectoria discográfica pero, haciendo honor a la verdad, daba lo mismo lo que tocaran porque tan sólo unos pocos de los presentes eran seguidores del combo lisboeta. Estos seguidores se hicieron notar casi desde el principio, siendo algunos de ellos incluso protagonistas, y dando más color a la actuación de un vocalista totalmente desatado desde que salió.

Bizarra Locomotiva_01@Caracol

Con el escenario en penumbra la banda arrancó su actuación con un par de cortes de “Mortuário”, “Na Febre De Ícaro” y el que le da título en el que, para sorpresa de todos, el vocalista ya se bajó del escenario para cantar entre los asistentes. Esto no es algo novedoso puesto que lo hemos visto en esta y otras salas en más ocasiones. Lo que sí que fue menos habitual fue que prácticamente no volvió a subirse a él, por lo que el grueso del concierto se lo pasó entre el público que terminó haciéndole un círculo por el que Rui se movió como si estuviera poseído. Con este gesto, y algunos otros que comentaré, se ganó a la escasa audiencia fuera o no receptiva a su música consiguiendo su atención.

Bizarra Locomotiva_07@Caracol

Está claro que el componente visual y escénico tiene gran importancia en las descargas del cuarteto. Además de un juego de luces pobre pero apropiado para el tipo de música industrial que desplegaron, cada uno de sus componentes parecía tener un roll asignado y apoyado por un look de lo más variopinto. Ricardo Rodrigues (Dj Alpha) sin camiseta, con rastas y la cabeza rapada por los lados se movía como un animal enjaulado de vez en cuando, Rui Berton tras los parches encargado de los ritmos marciales tan propios del estilo tenía en el bombo recubierto por una especie de alfombrilla de pelo negro, Rui Sodonio con el torso al aire, pintado y con un pantalón que parecía habérselo hecho él mismo con una bolsa de basura (y que terminó roto con tanto movimiento) y, por último, el guitarrista Miguel Fonseca con sus largas rastas ataviado con un mono negro y una máscara permaneciendo siempre en penumbra como si de una auténtica sombra humana se tratase. Desde luego el impacto visual del combo es elevado e innegable.

Bizarra Locomotiva_09@Caracol

Con el público metiéndose cada vez más en el concierto siguieron desgranando sin pausa más temas de su catálogo como “Desgraçado de Bordo”, “Gatos do Asfalto” y “Na Ferina Um Verme” antes de que tuviera lugar otro de los momentos cumbre de su descarga cuando apareció Fernando Ribeiro entre la gente pidiendo permiso para meterse en el círculo donde estaba Rui y cantar juntos “O Anjo Exiliado” provocando el éxtasis general. Este gesto sólo confirma lo que algunos ya sabíamos por entrevistas, la amistad entre ambos vocalistas es muy grande.

Bizarra Locomotiva_06@Caracol

Con el público cada vez más metido en el concierto y los acólitos de Bizarra Locomotiva desatados, Sidonio se sirvió de su complicidad para cantar agarrado a alguno de ellos en varios momentos, dar a todo el que quiso tragos de una botella de vodka que le lanzaron desde el escenario y hasta subir a hombros a otro fan cuya estabilidad (el chaval no era menudo) hizo peligrar en un momento su integridad física ya que casi se cae aunque por suerte todo quedó en un tambaleo. Esto sumado a que el cantante se tiró por el suelo en más de una ocasión, se arrodilló y se movió frenéticamente durante toda la actuación le hizo el protagonista indiscutible y el centro de atención del grupo relegando a un segundo plano al resto de la banda, que seguía a lo suyo sin inmutarse.

Bizarra Locomotiva_08@Caracol

Ya en la recta final llegaron “O Frio”, “Ergástulo” y “Engôdo” de su “Album Negro” que fueron muy bien recibidas por sus seguidores, poniendo el punto y final a un tremendo concierto con “O Escaravleho” en la que aparecieron sobre las tablas algunos miembros de Moonspell (Aires Pereira incluso se bajó al foso) disfrazados con máscaras mientras Alpha terminaba subido a su teclado antes de tirarlo al suelo en los estertores del concierto. ¡Vaya colofón!

Bizarra Locomotiva_05@Caracol

Musicalmente podrán gustar más o menos pero está fuera de toda duda que tienen un gran directo y que ellos sí consiguieron caldear de verdad el gélido ambiente reinante. Si lo lograron en una sala medio vacía de Madrid no me imagino la que pueden liar en su país en una sala llena, con un público entregado y cantando sus canciones. No creo que sean la mejor banda de Portugal, como se refirió a ellos Fernando Ribeiro posteriormente, pero desde luego de su actuación se hablará durante algún tiempo en la capital.

Moonspell_13@Caracol

Cuando Moonspell tiene nuevo disco y hacen gira para presentarlo lo defienden a conciencia. Es decir, tocan bastantes canciones del mismo. Si encima el disco es conceptual, lo cantas en tu idioma y trata sobre un tema trascendente para su país parece lógico tocarlo en su totalidad. Digo esto porque, aunque hoy en día es casi imposible no enterarte (salvo que no quieras, y a veces ni por esas) de qué están tocando los grupos que vas a ver, hubo gente a la que le pilló por sorpresa que “1755” fuera interpretado íntegramente y que, por tanto, se aburrió durante la primera parte del concierto hasta que llegaron los clásicos.

Moonspell_12@Caracol

Afortunadamente la mayor parte de la gente sabía “a lo que iba” y disfrutaron de los temas que componen el trabajo pese a que el sonido no estuvo a la altura ni de la sala (que suele sonar siempre muy bien) ni de la banda. Resulta curioso que el cabeza de cartel fuera el que peor sonido tuviera de todos los grupos implicados ya que tanto Norunda como Bizarra Locomotiva sonaron perfectamente. Ignoro el motivo, o el culpable, pero fue una pena y empañó en cierta medida la gran actuación del quinteto luso.

Moonspell_11@Caracol

Con unos minutos de retraso la versión orquestal de “Em Nome Do Medo” que sirve para abrir “1755” fue disparada por los altavoces mientras iban saliendo a escena los miembros de Moonspell, primero el baterista Miguel Gaspar y por último Fernando Ribeiro quien ataviado con un tres cuartos de cuero, sombrero y una máscara como la usada por los médicos que trataban a los enfermos de peste negra siglos atrás recibió la ovación instantánea del público mientras atacaban el corte que le da título.

Moonspell_09@Caracol

Con los samplers y coros orquestales de los temas disparados (no quedaba otra a pesar del teclado de Pedro Paixão) fueron desgranando uno a uno, y en el mismo orden que aparecen en el disco, las canciones que lo componen. Si bien algunas fueron mejor recibidas que otras todas ellas fueron ejecutadas con un alto grado de teatralidad por parte del vocalista quien, entre canción y canción, aprovechaba para introducir algunas explicando la temática sobre la que versaban.

Moonspell_05@Caracol

Moonspell siempre han llevado algún tipo de parafernalia o atrezzo para el directo pero en esta ocasión creo que es en la que el componente visual ha estado más presente de todas las que les he visto. Además de un gran telón de fondo, cruces al cuello, en el micrófono y otra gigante detrás del teclista y los tubos de órgano de iglesia ya típicos del teclado de Paixão, la vestimenta de Ribeiro a lo largo de la actuación o un farol durante la interpretación de la versión de Os Paralamas do Sucesso, “Lanterna dos Afogados”, que la dotó de un aire tétrico perfecto acorde a la música de la misma, fueron algunos de los elementos usados. También sorprendieron con un crucifijo que lanzaba un láser rojo con el que el vocalista nos apuntó durante “Todos Os Santos”, una de las mejor recibidas del nuevo disco, dando buena muestra de que el imaginario que trajeron iba dirigido a crear un ambiente propicio para aumentar la relevancia del concepto global de “1755”. Creo que acertaron de pleno y mejoraron la experiencia del directo con estos detalles, cosa que siempre el espectador agradece.

Moonspell_07@Caracol

“In Tremor Dei”, el detalle de tocar la versión en español de “Desastre” (que es un bonus track) en lugar de la que aparece en portugués en el disco, la fuerza y pomposidad de “Abanão”, “Evento”, la fantástica y variada “1 de Novembro”, donde la emotividad y sentimiento interpretativo que puso el vocalista fue tremenda, y la “oriental” “Ruinas” con un trabajo de guitarra de Ricardo Amorin destacable completaron la interpretación de “1755”. Todo ello antes de que la versión que aparecía en “Alpha Noir” de “Em Nome Do Medo” contara con Rui Sodonio como invitado de excepción para acompañar a Fernando, devolviéndole así la colaboración prestada por este en el concierto de Bizarra Locomotiva.

Moonspell_04@Caracol

Como ya había anunciado el líder de Moonspell también iban a sonar clásicos esa noche (menos mal pensarían algunos) además de muchos temas nuevos. Habían cumplido la segunda parte así que ahora tocaba cumplir con la primera. Y eso hicieron con un par de concesiones a su penúltimo y buenísimo “Extinct” en forma “Breathe (Until We Are No More)” y la que le da título. He de reconocer que me hubiera gustado algo menos “conservador” que tocar singles aunque, todo sea dicho, fueron recibidas con el mismo entusiasmo que los temas más clásicos y famosos aunque ello nos privara de “Ataegina”, por ejemplo. Por algo será.

Moonspell_03@Caracol

La túnica con la que apareció Fernando Ribeiro para afrontar los bises sólo podía indicar una cosa. “Vampiria”. Entiendo que es de las favoritas de la gente (a mí también me gusta mucho) pero creo que deberían dar un descanso a determinados temas de “Wolfheart” y cambiarlos por otros de ese mismo disco o, rizando el rizo, por algunos temazos que tienen en otros trabajos porque parece que sólo tienen dos discos además del que presentan y llevamos unos cuantos años con giras conmemorativas con “Wolfheart” y “Irreligious” como protagonistas.

Moonspell_01@Caracol

Por otro lado “Alma Matter”, la siguiente en caer, sí que considero que debe ser fija y fue recibida con júbilo por todos mientras que la recta final del show recayó en tres temas de “Irreligious”. De este modo “Opium”, “Awake” y “Fullmoon Madness”, que sirve para cerrar desde hace mucho tiempo sus descargas, hicieron lo propio con el concierto de Madrid dejándonos a todos (o casí) con una buena impresión sobre lo vivido.

Moonspell_02@Caracol

A título personal estoy un poco cansado de escuchar siempre los mismos “hits” gira tras gira en la parte final, sobre todo cuando Ribeiro ya no es capaz de cantarlos con la solvencia de antaño porque ha perdido mucha potencia en los tonos graves, problemas de salud aparte. Además, desde que Pedro Paixão ha dejado de lado la guitarra para centrarse en el teclado los temas antiguos suenan bastante peor, la verdad.

Moonspell_08@Caracol

Sin embargo no me arrepiento de haber ido porque “1755” merece la pena ser escuchado en directo en su totalidad. A pesar del sonido y de que la voz del vocalista no esté ya al nivel que estaba (su carisma sin embargo sigue totalmente intacto) disfruté mucho de la actuación de una banda que sigue siendo referente del estilo y que se lo sigue currando disco tras disco, gira tras gira y año tras año. Grandes.

Texto y Fotos: David Ortego

→  Galería Completa de Fotos  

168 Views

Sobre Roberto Fierro

Administrador