(CRONICA) Oomph! + Unzucht – Sala Arena 15/04/16

KF_Amorphis_PosterA1.eps

OOMPH! + UNZUCHT Madrid Sala Arena 15/04/2016

Cumplir 25 años no es una cuestión baladí para ninguna banda y eso, precisamente, es lo que han estado celebrando los alemanes Oomph! desde la edición el pasado año de su disco titulado tan apropiada, aunque no muy originalmente, “XXV”. Me parece una idea fantástica celebrar un aniversario con un nuevo trabajo y no simplemente con unos conciertos, aunque hayan sido bastantes para ser justos ya que la gira se prolonga desde el 2015. Tras la obligada cancelación de su pasada cita con España por enfermedad de su vocalista, por fin los fans podrían reencontrarse con los sonidos alemanes oscuros, electrónicos e industriales de Dero y los suyos en un concierto del que esperaba bastante pero que superó sin duda mis expectativas.

Unzucht_01@Sala Arena

De un tiempo a esta parte parece que la puntualidad se ha adueñado de la apertura de puertas e inicio de los conciertos, cosa que celebro porque el tiempo de todos es demasiado valioso como para perderlo delante de una puerta cerrada, y esta vez no fue excepción. Lo malo fue que Oomph! (según nos comentaron) había “pedido” que las personas acreditadas dieran un donativo para una ONG y este gesto, junto a un problema con una chica que tenía “meet&greet” y que llegó tarde al mismo, derivó en una pequeña espera para poder acceder a la sala. Unzucht_03@Sala Arena

Este hecho no fue nada grave. Eso sí, la emoción de los seguidores más acérrimos del grupo que salieron corriendo para coger sitio en las primeras filas, como si de un concierto de Pablo Alborán se tratara, sumada al tiempo que nos tocó esperar a algunos compañeros y a mí mismo mientras esto sucedía hizo que no pudiéramos coger buena posición para hacer alguna foto porque, como suele ser habitual en Arena (salvo que el grupo lo pida expresamente) no hubo foso habilitado. Una lástima porque el juego de luces que desplegó el cabeza de cartel fue francamente bueno.

Unzucht_09@Sala Arena

Barriendo para casa, los elegidos por Oomph! para abrir los conciertos del mes de abril fueron sus compatriotas Unzucht y, a juzgar por la respuesta que recibieron y la ovación con que fueron despedidos está claro que acertaron con la elección. Hacía bastante tiempo que no veía una respuesta tan entusiasta de la gente con un telonero, aunque con un público tan joven como el que mayoritariamente lleno la sala tampoco debe extrañarme tanto.

Unzucht_08@Sala Arena

Con la gente entrando aún al recinto, y encima el grupo salió diez minutos antes la hora prevista sorprendiéndonos a todos, Unzucht eligieron “Unendlich” para abrir la contienda dejando muestras de los derroteros por los que transcurriría la misma. Exacto, la alternancia entre partes rápidas y “cañeras”, muchas de ellas cantadas por el guitarrista Daniel De Clerq que se escucharon bastante mal, con otras melancólicas y lentas (además de los estribillos poperos) fueron el leitmotiv de la actuación para el regocijo de los seguidores de este tipo de sonidos que, por lo que se pudo apreciar, eran mayoría. Unzucht_04@Sala Arena

La comercial “Seelenblind” siguió con la presentación de “Venus Luzifer” y con ella le dieron “boleto” al mismo ya que el grueso de su repertorio (la mitad para ser exactos) se centró en “Todsünde 8”. Así descargaron la bailable y animada “Deine Zeit Läuft Ab”, la guitarrera y machacona “Der Letzte Tanz”, la que da nombre al grupo y en la que su vocalista Daniel Schulz pidió a la audiencia que lo coreara obteniendo al instante lo que buscaba, y “Engel der Vernichtung”, que desató la locura y que les sirvió para cerrar su actuación.

Unzucht_02@Sala Arena

Entre medias de tanto tema electrónico comercial dejaron pinceladas algo más duras con “Kettenhund” corriendo el punto melancólico a cargo del medio tiempo “Nur die Ewigkeit” donde el vocalista se vino arriba tirándose al público, que no dudo en cogerle, para llevarle unos momentos en volandas por la sala. Está claro que Unzucht gustaron en Madrid y lograron su objetivo de caldear el ambiente, máxime cuando la gente estaba muy por la labor, dejando al público calentito para las estrellas de la noche. Lástima que su concierto sufriera el estatus de “telonero” en primer lugar porque no sonaron nada bien merced a un equipo que daba risa comparado con el de Oopmh! que potenció todas las “virtudes” sonoras de la sala y, en segundo, porque estuvieron muy condicionados escénicamente por el reducido el espacio que el enorme montaje de sus compañeros de cartel llevaban.   Unzucht_07@Sala ArenaEstos condicionantes no fueron culpa suya pero llevar todas las partes electrónicas grabadas si y, la verdad es que restó algo de credibilidad a mi parecer a su directo, siendo el punto más negativo que vi a una actuación muy correcta. No obstante creo que volverán pronto por aquí así que esta primera toma de contacto ha sido provechosa porque, sin duda, ganaron adeptos a su causa. A ver si para entonces dejan caer su versión del “Entre Dos Tierras” de Héroes del Silencio que tan apropiada les hubiera quedado esa noche. Oomph!_01@Sala Arena

Arena presentaba un aspecto francamente bueno cuando las luces se apagaron y todo el despliegue que traían los germanos empezó a relucir. De hecho el escenario de la sala se les quedó pequeño con todos los que eran sobre él (siete músicos en total) y la cantidad de focos que sirvieron para marcar y diferenciar los distintos ambientes que fueron recreando con sus canciones a lo largo de las casi dos horas que se marcaron de actuación. Y ya no fue sólo la duración, por encima de la media habitual en los conciertos, sino que el nivel y la intensidad que mantuvieron tocando temas de todas sus épocas y estilos hizo que saliéramos con la impresión de haber visto algo sobresaliente. Esperaba bastante de ellos y, aún así, consiguieron sorprenderme. Oomph!_02@Sala Arena  Lo que no fue sorpresa fue que “Alles Aus Liebe” abriera su show y la presentación de su último trabajo que, como no podía ser de otro modo, fue el que mayor presencia tuvo en su repertorio con cinco cortes, que para eso era su gira de presentación. De todos modos, como el set fue extenso y variado no lo vi inapropiado sino más bien acertado el que confíen en su nuevo material de ese modo.

Oomph!_04@Sala Arena

La diferencia respecto a sus compatriotas fue como pasar de la noche al día en puesta en escena, obviamente los medios no eran los mismos, pero sobre todo en sonido ya que, aún siendo siete personas sobre las tablas todo sonó (quitando un pequeño “problemilla” con el volumen de la guitarra de Robert Flux en los bises) rozando la perfección en todo momento. Ni siquiera la penosa acústica de la sala Arena pudo con Oomph!     Oomph!_05@Sala ArenaCon un juego de luces excelso, en estos primeros compases fueron desgranando algunos de los temas más reconocibles que han ido facturando en el nuevo milenio como “Träumst Du” (aunque sin la aportación de Marta Jandova lógicamente), “Mein Schatz”, “Labyrinth”, y su guiño inicial a Queen, o la lenta y oscura “Das Weisse Linch” de su aclamado “Plastik”. Esta última sirvió para introducir el primer momento álgido para mí cuando Robert y Andreas se pusieron detrás de sendos sintetizadores recreando a la perfección las puramente electrónicas “Mein Herz” y la destroza pistas de baile “Der Neue Gott” mientras Dero aporreaba su minimalista kit de percusión cuando no cantaba. Dio gusto ver el esfuerzo del grupo por interpretar fielmente estos temas de su lejano debut homónimo donde el EBM era el absoluto protagonista y ver lo bien que les quedaron.

Oomph!_15@Sala Arena

Una vez interpretadas estas dos joyas Flux y Crap volvieron a colgarse las guitarras y tomaron de nuevo el frontal del escenario, y con ello el protagonismo junto al vocalista, marcando las diferencias entre ellos y sus solventes músicos de directo que tan bien les arroparon en todo momento convirtiendo al septeto en una auténtica apisonadora sonora y evitando dejar en manos del  pregrabado su concierto. La labor de Michael Merkert y Patrik Lange a la percusión acústica y electrónica, la de Hagen Godicke al bajo y la Felix al teclado estuvo a la altura de la de sus “jefes” aunque estuvieran en un segundo plano.   Oomph!_20@Sala ArenaUna comercial “Unzerstörbar”, junto a la celebrada balada “Als Wärs Das Letzte Mal”, nos transportaron de nuevo a sus discos más recientes antes de volver a echar la vista atrás y pararse en “Wunschkind”, con el tema que le da nombre, volviendo al estilo más guitarrero/industrial de sus trabajos de mediados y finales de los noventa. Daba lo mismo, todas las canciones que iban interpretando funcionaban muy bien y si no, ya estaba Dero para levantar los ánimos si veía que el entusiasmo o la respuesta del respetable decaía. Sin duda, leyó el concierto a la perfección el frontman de Oopmh! por lo que su labor sólo se puede calificar de sobresaliente.

Oomph!_23@Sala Arena

Siguieron animando al personal con canciones nuevas o de “Des Wahnsinns Fette Beute” como “Jede Reise hat ein Ende”, “Bis der Spiegel” o las pegadizas “Jetzt Oder Nie” y “Niemand” jugando con los tiempos, el ritmo y la intensidad del concierto tan sabiamente como hasta ahora para sorprender a propios y extraños subiendo a tres chicas al escenario tras presentar la industrial “Mitten ins Herz”. Si estás enfrente de una sala abarrotada puedes hacer dos cosas, quedarte tímidamente en un segundo plano disfrutando el momento de protagonismo que Dero te había dado o, en el caso de la buena de Mayte, erigirte en la “reina” del escenario quedándote en el centro bailando y animando como si de un miembro más del grupo se tratara. Oomph!_21@Sala Arena  Desde luego la apuesta de Mayte de darlo todo en un primer momento me pareció acertada pero, según transcurría el tema, empezó a resultar un poco cansina su presencia en primera línea por lo que Dero, que tonto no es, se tiró al público que exultante le llevó por la sala rompiendo la cierta monotonía del momento mientras los “pipas” del grupo instaban a las muchachas a hacer lo mismo. Inicialmente dudaron unos instantes para, finalmente, también ellas darse un baño de multitudes. Fue otro momento donde se comprobó la tremenda comunión existente entre público y banda, o vocalista, para ser más exactos.

Oomph!_13@Sala Arena

Unter Diesem Mond”, otro tema lento de “XXV” dejó a Dero cantando únicamente con el teclado de Felix en un primer momento  hasta que el resto de la banda se les unió para terminar el tema siguiendo por los derroteros sosegados de la mano de “Auf Kurs”. “Sandmann” despidió a “Monster” dando la bienvenida al único corte que sonó esa noche de “Unrein”, una “Gekreuzigt” que puso a la sala a botar y donde la parte más agresiva de la voz del vocalista volvió a relucir.

Oomph!_08@Sala ArenaTodo tiene un principio y un final y la parte regular del concierto llegó a término con “Augen Auf” para que “Warhrheit oder Pflicht” tuviera cabida en el repertorio y porque es una de las canciones que más éxito les han dado como se pudo ver por la respuesta del respetable coreando el estribillo y contando en alemán a petición de Dero quién, pese a que no había parado en todo el concierto, aún tenía fuerzas para saltar y animar a hacer lo mismo a todos y cada uno de los presentes. Me quito el sombrero ante él una vez más.  Oomph!_22@Sala Arena

No iban a faltar unos bises con los que rematar la gran “faena” que estaban realizando y, por si fuera poco, Dero aportó un toque todavía más teatral a los mismos saliendo pintado y con una chistera. “Kleinstadtboy” fue el primero de ellos, vamos, una adaptación del clásico ochentero de Bronski BeatSmalltown Boy” que tantas y tantas bandas han versioneado y que, personalmente, no es de las que más me gusta cómo quedan. A renglón seguido se marcaron la esperada por todos “Gott Ist Ein Popstar” poniendo la sala a bailar y cantar como si no hubiera mañana mientras que la composición de Bert Kaempfert, “Dankeschön”, sirvió para que la banda se despidiera agradeciendo de esta manera el apoyo recibido mientras cosechaban unos más que merecidos aplausos.

Oomph!_24@Sala Arena

Con este pintoresco final Oopmh! se despidió del público madrileño dejándonos a todos muy satisfechos con lo ofrecido. Presentaron “XXV”, celebraron sus veinticinco años de historia repasando todos los estilos que han desarrollado durante ellos y todo esto encuadrado en un espectáculo muy vistoso a nivel visual. ¿Se puede pedir más? Si, que fuera de su país tengan algo más de reconocimiento porque la calidad y ser pioneros de un sonido debería ayudar. Si los idolatrados Rammstein los citan como influencia principal en sus inicios por algo será.

Texto y Fotos: David Ortego

→  Galería Completa de Fotos  

1297 Views

Sobre admin

Administrador