(CRONICA) THE BABOON SHOW + DISASTER JACKS – Madrid – Sala Copérnico – 28/12/2018

THE BABOON SHOW + DISASTER JACKS Madrid Sala Copérnico 28/12/2018

Con el paso de los años y la elevada cantidad de conciertos a los he ido (y sigo) asistiendo, ya fuera para cubrirlo o no (es irrelevante este hecho porque, afortunadamente, nunca he ido “obligado” a ninguno sino por interés), reconozco con cierto pesar que ese “nerviosismo” previo a los bolos ha ido desapareciendo aunque siempre haya excepciones, que las hay. Supongo que es algo inevitable cuando asistir a conciertos se ha convertido para mí desde hace años en algo “casi” rutinario.

Disaster Jacks_15@Copernico

Además, prueba de que el estado de ánimo influye en la percepción de las cosas, y la música obviamente está incluida, es que “Radio Rebelde” no me enganchó de primeras cuando me recomendaron escuchar al cuarteto sueco cuyo concierto nos ocupa. La consecuencia es que no me animé finalmente a verles en ninguna de las dos actuaciones que dieron en la céntrica sala Wurlitzer y que, los que allí estuvieron (sobre todo en la primera de ellas que fue sold out) califican de memorables y hasta diría que “históricas”. A posteriori estoy seguro que lo fueron.

Disaster Jacks_13@Copernico

Sin embargo rectificar es de sabios y, como soy un apasionado de la música en directo, los geniales comentarios de un buen amigo sobre lo incendiario de lo ofrecido en un escenario por The Baboon Show me hizo darle una segunda oportunidad a su último plástico y, mira por donde, ese día si me “llegaron”. Para más inri, la vida me brindó también una segunda oportunidad de verles presentarlo porque volvían a nuestro país pero, ahora sí, a salas de mayor aforo porque el boca a boca (y el buen hacer del grupo por supuesto) había hecho su trabajo.  Hasta podríamos hablar de “hype” en toda regla por la variopinta audiencia pero, en cualquier caso, muy merecido.

Disaster Jacks_14@Copernico

¿Por qué este rollo de introducción? Además de porque me gusta siempre contextualizar los conciertos a los que voy, lo he hecho para enfatizar aún más la siguiente afirmación. Hacía mucho tiempo que un grupo, o mejor dicho un concierto, o mejor dicho un cantante (me da igual su género) no me impactaba tanto como lo hizo Cecilia Boström y sus babuinos el día de los Santos Inocentes.

Disaster Jacks_09@Copernico

Esto tiene además mucho más valor si hablamos de alguien que no es seguidor acérrimo, como es mi caso, del estilo que The Baboon Show practica pero es que da lo mismo. Si te gusta la música en vivo es literalmente imposible no caer rendido ante el carisma arrollador y el poder de conexión con el respetable que posee Cecilia, por lo que no es raro que muchos de los que les habían visto el marzo pasado repitieran. Es más, si mañana volvieran por estos lares muchos iríamos de cabeza allí donde se presentaran.

Disaster Jacks_05@Copernico

Pero antes de ver a los suecos en acción, que me embalo y casi me sale ya la crónica de su actuación, los catalanes Disaster Jacks se encargaron de caldear el ambiente (como si eso fuese necesario) ante una audiencia inicialmente escasa pero que, tema a tema, fue aumentando hasta acabar tocando ante una sala con mejor “color” que les arropó durante la parte final de los casi tres cuartos de hora de que dispusieron.

Disaster Jacks_07@Copernico

El trío de Sabadell actuaba por primera vez en la capital y lo hacían con su segundo trabajo, titulado como el propio grupo, bajo el brazo para presentarlo. Y vaya si lo hicieron porque, dada su duración, se lo marcaron entero y aún les sobró tiempo para redondear su actuación tocando tres temas de su debut, “Acid Drop”, como “Surf Alone”, “In Your Head” y “Youth Rage” de propina.

Disaster Jacks_11@Copernico

Iniciaron su descarga de Hardcore Punk de la mano de “Current Disorder” y, sin respiro, fueron encadenando varios cortes de “Disaster Jacks” como “Prost!”, “3 AM At The Liquor Store”, “Full Relapse” o “Workers Paradise” que parecían hacer las delicias de algunos de los presentes mientras que otros mirábamos atentamente cómo se desenvolvían en escena sin terminar de conectar del todo.

Disaster Jacks_10@Copernico

Con una actitud muy acorde a la de la música que practican, Angi no paró de moverse frenéticamente por las tablas, siempre y cuando sus tareas vocales se lo permitían, al igual que el bajista Dave quien, junto a Marle tras los parches, hacía esos coros tan característicos del estilo. Además, el sonido fue notable durante su descarga más allá de algún ajuste inicial en el volumen de los monitores.

Disaster Jacks_08@Copernico

“Palmero´s”, posiblemente la que más me gustó de su descarga, “Pills” y “Timmy The Cat”, un gato muy particular en palabras de la vocalista/guitarrista del combo, dieron paso a la tripleta ya citada de temas de su debut. Personalmente me gusta más este disco que el nuevo por lo que fue agradable que se acordaran de él antes de que Angi anunciara que se acababa el tiempo y volvieran a su nuevo disco para terminar de interpretarlo con “Old Rats” y “Everlast”, dedicada (si no me falla la memoria) por la baterista Marle a una víctima de la violencia de género y que recibió los aplausos del respetable.

Disaster Jacks_01@Copernico

Concierto muy correcto el de los de Sabadell que, por lo que escuché y leído posteriormente, gustó mucho a la mayoría de los presentes pero que a mí se me hizo bastante largo y terminó por hacérseme algo monótono, en líneas generales, pese a que el grupo lo dio todo en el escenario y se mostró muy agradecido por la respuesta obtenida en su primera visita a la capital. Supongo que sería mi impaciencia por ver a The Baboon Show lo que me impidió conectar con ellos pero seguro que su nombre empieza a sonar con fuerza por lo que, tal vez, nuestros caminos se vuelvan a cruzar.

The Baboon Show_01@Copernico

Con un ambiente inmejorable y la sala prácticamente a rebosar (si no se agotó el papel cerca debió estar) la espera se hizo un poco larga hasta que los altavoces de la sala “escupieron” “Take On The World” de los Judas y “There´s Gonna Be Some Rockin´” (y vaya si hubo “Rockin´”…) de AC/DC. Se apagaron las luces y el escenario se llenó de humo dando a entender que la fiesta iba a comenzar. Una fiesta que no cesó desde que aparecieron Niclas, Frida, Håkan y, por último, Cecilia hasta que abandonaron el escenario 80 minutos después.

The Baboon Show_02@Copernico

Primera estrofa de “No Afterglow” y ya se había liado la mundial. Daba igual que fueras punki, heavy, hardcoreta o uno que pasaba por allí porque todos estábamos por la labor de pasarlo en grande coreando los temas, haciendo crowd surfing y stage diving los más atrevidos (complicada labor hacer fotos con la incertidumbre de si te caía alguien encima) o pogueando junto a una banda en estado de gracia que se vació para hacernos pasar unos minutos de locura total.

The Baboon Show_04@Copernico

Con la vorágine inicial tardé un par de minutos en darme cuenta de que Cecilia estaba visiblemente embarazada. Esto me hizo entender el por qué había visto que tocaban menos canciones que en su anterior visita a Madrid y, sinceramente, me hizo temer que la garra de la que me habían hablado se viera limitada (con toda la razón) por este hecho. Pero no, la vocalista sueca está hecha, sin duda, de otra pasta. No escatimó un ápice de energía y se dejó la vida en cada palabra que salió por su boca.

The Baboon Show_06@Copernico

Además, y a diferencia de las limitadas posibilidades que un mini escenario como el de la Wurli ofrece, en Copérnico pudimos disfrutar de una Cecilia en todo su esplendor porque se lo recorrió de punta a punta, bailó como sólo ella sabe hacerlo, cantó a centímetros de la gente de las primeras filas, se bajó a cantar en medio de la pista, se subió al bombo de la batería, se tiró al público que la llevó en volandas (con la precaución requerida de todos los que colaboraron haciéndolo posible) en “Dig On” como es su costumbre… Lo recuerdo y se me ponen los pelos como escarpias. Joder, ¡¡¡si hasta hizo unas flexiones y se colgó de un tubo del techo columpiándose al final de la última canción!!! Sólo puedo decir, RESPECT. De lo más tremendo que he visto en mucho tiempo, tal vez en mi vida.

The Baboon Show_07@Copernico

Como suponía y deseaba “Radio Rebelde” copó la mayor parte del repertorio con hasta nueve temas y lo cierto es que tratándose de un trabajo tan variado y adictivo como el citado daba lo mismo cuáles sonaran porque, aunque el repertorio se vio reducido un poco como he comentado antes la selección de canciones, en mi opinión, fue acertadísima y todos sus grandes temas tuvieron cabida.

The Baboon Show_14@Copernico

El trabajo que les ha hecho explotar definitivamente ha calado en la gente porque cortes como “You Get What You Get”, “Holiday” o “Hit The Floor” fueron coreados a rabiar por el respetable. Pero claro, ya estamos hablando de palabras mayores cuando lo hacemos de la versión de Knutna Nävar “Same Old Story” que han hecho suya, con un discurso previo puño en alto de Cecilia y toda la banda (Niclas incluido) tomando el frontal del escenario para cantar la parte final del mismo, o la propia “Radio Rebelde” que desató la locura en la sala. Momento épico y sonrisa de oreja a oreja de toda la banda.

The Baboon Show_13@Copernico

Pero es que daba lo mismo lo que tocaran porque ya digo que la selección me pareció fantástica. “Queen Of The Dagger”, que me trae reminiscencias a los Beastie Boys, la veloz “The Shame” que volvió loca a la menuda cantante, la más relajada “Tonight” o “Me, Myself And I” sonaron rotundas y fueron celebradas como si de himnos se trataran. La comunión entre público y banda fue total y absoluta en todo momento, algo muy difícil de mantener a lo largo de un concierto. Ellos lo consiguieron con creces.

The Baboon Show_09@Copernico

Me he deshecho en elogios hacía Cecilia, de forma totalmente merecida como sabrás si la has visto en acción alguna vez, pero no quiero dejar de mencionar la labor de sus compañeros porque ellos también aportaron mucho para que la descarga fuera como fue de apoteósica.

The Baboon Show_08@Copernico

Es innegable que el huracán Boström arrasa todo a su paso y que su presencia escénica eclipsa al resto de músicos del combo pero no sería justo obviar el trabajo tanto instrumental como vocal en forma de coros o, en el caso del guitarrista Håkan Sörle, haciéndose cargo de las tareas vocales en ”Dig On” (mientras la vocalista era llevada en volandas) así como en “Again”. Además animó también a la audiencia y estuvo más que solvente a la guitarra.

The Baboon Show_17@Copernico

Por su parte la base rítmica formada por el excéntrico Niclas Svensson, con unas pintas para enmarcar, y la bajista Frida Ståhl dieron empaque al conjunto y esta última se fue viniendo arriba con el paso de los temas terminando por desmelenarse del todo en la recta final del concierto. Pese a ser la última incorporación de la banda está clara la química y buena sintonía que tiene con el resto del grupo y lo integrada que está tras cinco años de actividad en ella. Impagable la pegatina de su bajo con el lema “Boy bands suck”.

The Baboon Show_24@Copernico

Otro de los momentos álgidos a nivel personal, y creo que general, fue “You Got A Problem Without Knowing It” donde por enésima vez la vocalista desató la euforia entre el respetable y con la que nos adentramos en la recta final del concierto. En ella la citada y celebrada “Dig On”, “Hit The Floor” y la canción más añeja de la noche, la primigenia “It´s A Sin”, dieron paso a una final y alargada “Again” con Håkan a las voces de nuevo y Frida a los coros que sirvió de merecido descanso a la voz de la futura mamá.

The Baboon Show_27@Copernico

Entre vítores y aplausos se despidieron momentáneamente los suecos que no tardaron en volver a la carga con una energía como si acabaran de empezar a tocar para regalarnos cuatro bises, aunque en su setlist sólo reflejaban tres. Esa suerte que tuvimos porque estoy seguro que ninguno de los asistentes queríamos que el concierto terminara de ninguna de las maneras.

The Baboon Show_30@Copernico

La netamente “acedeciana” “Hurray” puso el punto y final a la presentación de “Radio Rebelde” mientras retrocedíamos un poco en el tiempo hasta “Punk Rock Harbour” para recibir “Playing With Fire” y al corte que le da título volviendo a poner la sala patas arriba.

The Baboon Show_23@Copernico

“Heidi Heidi Ho Ho” fue el último cartucho de la velada con el personal coreando el estribillo y Cecilia pasando el micrófono a algunas personas del público para que dijeran aquello de “Ho Ho” hasta que, finalmente, se volvió a subir al bombo del kit de Niclas para cantar desde allí el final del tema y dejarnos otra estampa para el recuerdo cuando se colgó de uno de los tubos que cruzaban el techo de la sala columpiándose para posteriormente saltar al escenario siendo ovacionada con fervor. Sin palabras.

The Baboon Show_32@Copernico

Inmejorable manera de terminar el año, en lo que al apartado de conciertos se refiere, lo vivido en el show de los babuinos suecos que, desafiando todo lo razonable, parece que tienen programados conciertos hasta  casi finales de marzo para seguir presentando su último trabajo. Si Cecilia es capaz de ofrecer a esas alturas de su embarazo algo mínimamente parecido a lo que ofreció en Madrid ya no es que me quite el sombrero, es que habría que hacerle un altar. Después de lo visto, yo no me atrevo a decir que no será capaz, y no es una inocentada. Simplemente apabullantes

Texto y Fotos: David Ortego

→  Galería Completa de Fotos  

388 Views

Sobre admin

Administrador