(CRONICA) VOMITORY + HYBAN DRACO – Madrid – Sala Sound Stage – 15/03/2019

VOMITORY + HYBAN DRACO Madrid Sala Sound Stage 15/03/2019

Entre giras de despedida que no lo son (o son eternas) y separaciones de bandas más efímeras que incluso el propio periodo entre discos de algunas de ellas he de reconocer que uno ya no sabe qué pensar. Bueno, si, en cierto modo a mí me da la sensación de que nos toman el pelo en ambos casos. Para qué voy a mentir. Y eso reconociendo que, personalmente, siempre es una alegría que bandas con trayectorias notables (como el caso de la que nos ocupa) vuelvan a la palestra para repartir cera. Pero eso no quita que considere poco “serio” que te separes dando tu último concierto a finales de 2013, hagas una aparición sorpresa en verano de 2017 y anuncies en 2018 tu “reunión” dando conciertos a principios de 2019.

Hyban Draco_18@Sound Stage

Pese a todo, los suecos no son un grupo fácil de ver por estos lares precisamente y mucho menos como cabezas de cartel. De hecho, si la memoria no me falla, han pasado casi 10 años de su última visita a la capital cuando compartieron cartel con Malevolent Creation. El tiempo pasa volando y parece que los seguidores del Metal extremo madrileños todavía se acuerdan de ellos porque, aunque lejos de completar aforo, lograron congregar a más de un centenar de personas creando un buen ambiente en la antigua Lemon. No éramos legión pero algunos de los presentes tenían ganas de liarla (en el buen sentido) y los pogos fueron continuos. Pero no adelantemos acontecimientos.

Hyban Draco_16@Sound Stage

Menos suerte tuvieron Hyban Draco, los encargados de abrir la contienda, pues una sala prácticamente vacía les recibió cuando, con puntualidad, tomaron las tablas para ejecutar Dark Sides In Heaven” e iniciar de este modo su actuación. Una actuación que, en líneas generales, calificaría como correcta porque me parecen una buena banda pero que no tuvo el sonido que requiere la propuesta de los catalanes. La Sound Stage da para lo que da (y para conciertos extremos no es la mejor de la capital, la verdad) pero la guitarra de Hyban Sparda estaba demasiado baja, ignoro por qué, y esto desvirtuó en cierto modo algunas de sus canciones.

Hyban Draco_14@Sound Stage

A pelo, sin telón o atrezzo alguno, centraron su concierto en su última obra hasta la fecha, “Storms Of Desolation”, dejando en manos de “Gods Of Darkness” y en la que habitualmente cierra sus directos e hizo lo propio en esta ocasión también, “Victoris Betrayal”, (ambas de “Dead Are Not Silent”) la única muestra de sus trabajos pretéritos.  Así mostraron el punto en el que se encuentra Hyban Draco actualmente con temas como “The Falling Madness”, “A Long Path”, que es una de mis favoritas de ese disco y fija ya en sus repertorios, o “Mortal Remains”.

Hyban Draco_06@Sound Stage

Con el bajista Logan como miembro más activo del cuarteto, que no paró de intentar animar al público, lo cierto es que a pesar de sus esfuerzos creo que no terminaron de conectar con la audiencia y la cierta complejidad de sus temas no pareció ser del agrado de un auditorio más interesado en la caña “burra” de Vomitory que en el Black Metal de Hyban Draco.

Hyban Draco_07@Sound Stage

Además, tuve la sensación de que, con el transcurso de los temas, el concierto se tornó algo monótono pues las estructuras de la mayor parte de las canciones que tocaron me resultaron similares. Las composiciones en sí mismas son variadas y alternan partes rápidas y cañeras con otras lentas que les dan un toque bastante interesante pero el problema es que esta estructura está presente en varias canciones de las que sonaron y la sensación de estar escuchando “más de lo mismo” me vino a la cabeza en la recta final.

Hyban Draco_02@Sound Stage

 “Nowhere Lights” y “Rivers Of Flesh”, si no las identifiqué mal, completaron los temas que interpretaron de “Storms Of Desolation” mientras que el clásico ya citado “Victoris Betrayal” puso fin a un concierto correcto pero que no me convenció tanto como esperaba. Ya digo, no lo hicieron mal ni mucho menos pero entre el sonido y los aspectos comentados no me parecieron tan memorables como los recordaba en directo. Tal vez fuera sólo mi percepción.

Hyban Draco_01@Sound Stage

Se notaba que había cierta impaciencia porque salieran Vomitory y los más animados y acérrimos seguidores ya habían tomado posiciones en las primeras filas, mientras los propios músicos hacían una prueba de sonido apresurada, dispuestos a dejarse las vértebras al son que los suecos marcaran. “The Voyage” fue la que abrió las hostilidades dejando claro que para la banda de los hermanos Gustafsson no hay medias tintas ni concesiones. Sólo Death Metal a todo trapo.

Vomitory_16@Sound Stage

Con ochos discos editados no tenía muy claro la cancha que darían a cada uno de ellos aunque, sin nada nuevo que presentar y celebrando su trigésimo aniversario como banda (motivo por el que parece que han decidido colgarse los instrumentos de nuevo), me decantaba por una selección de lo más granado de su discografía recalando en sus trabajos más aclamados que vieron la luz a comienzos de este siglo como, por ejemplo, “Blood Rapture” o “Revelation Nausea”.

Vomitory_15@Sound Stage

En parte no me equivoqué porque lo cierto es que pasaron de puntillas por “Opus Mortis VIII”, del que tan sólo interpretaron “Regorge In The Morgue”, mientras que la participación del resto de discos estuvo bastante repartida entre todos ellos. A priori pintaba bien ese planteamiento pero claro, nos topamos con el gran problema de siempre. La duración de su concierto me pareció paupérrima sobre todo si tenemos en cuenta que era una gira de “reunión” y que tienen, como ya he dicho, ocho discos nada más y nada menos en los que apoyarse para celebrar sus tres décadas de existencia.

Vomitory_12@Sound Stage

Ya sé que algunos de los asistentes no estarán de acuerdo conmigo porque he leído comentarios poniendo por las nubes la descarga del combo escandinavo. ¿Intenso? Seguro. ¿Brutal? Por supuesto, que no tocan pop. ¿Buena ejecución de las canciones? Si, no son unos novatos. ¿Hubo temazos? Los hubo. Entonces, ¿cuál es el problema? O mi problema…

Bien, el “problema” en mi opinión (que obviamente no tiene por qué ser compartida) es lo poco que consideran los grupos (y es algo generalizado desde hace años como no me canso de repetir hasta aburrir, por desgracia) que merecen sus fans. 60 minutos creo que, por muy intenso, por muchos temazos y por mucha actitud que le pongan al concierto son de todo punto insuficientes, al menos para mí y para algún que otro “loco”. Parece ser que en otras ciudades tuvieron más suerte con la duración lo que me resulta sorprendente e indignante a partes iguales porque, aunque su prueba de sonido improvisada demoró más de lo previsto su salida a escena, el horario de la sala les permitía tocar algún tema más. ¿Qué pasó entonces en la capital?

Vomitory_13@Sound Stage

Como no soy muy amigo hablar por hablar, he intentado enterarme de las razones del por qué en Madrid tocaron menos que en otros lugares de la península y, de este modo, tratar de entender lo sucedido o, al menos, contextualizarlo. Tal vez hubo alguna razón de peso para recortar el repertorio esta noche y no nos enteramos. Sí y no. Me explico.

Vomitory_10@Sound Stage

La banda tuvo un “percance” en su viaje desde Barcelona que retrasó su llegada a la sala más de lo previsto y esto se tradujo en que no probaran sonido y esto lo hicieran durante el cambio. Supongo que por eso sonaron regular (y por la sala en que estábamos como he comentado en la crónica de los teloneros) cosa que empañó algo, bajo mi punto de vista, su descarga. Esto entra dentro de lo comprensible por cualquiera pero lo que ya me cuesta más entender es por qué si te dejan tocar más tiempo y te sabes las canciones, porque las llevas ensayadas, decides no hacerlo.

Vomitory_11@Sound Stage

Lo siento mucho pero cosas como el cansancio o el posible enfado por el percance durante el viaje, aunque entendibles, no me parecen razones de peso para privar a los seguidores que se acercaron a verles, y pagaron más de veinte euros (precio casi de banda de primera división), de tu repertorio completo. Es que ni siquiera pusieron el telón con su logo que si pusieron en el resto de fechas y dudo que eso les llevara demasiado tiempo, la verdad.

Vomitory_08@Sound Stage

Pero claro, cuando un seguidor del grupo se conforma sin torcer el gesto con esto y califica la descarga como poco menos que lo mejor que hemos visto por aquí en lustros me quedo sin argumentos más que volver a sacar a relucir el conformismo actual que flaco favor nos hace a los que disfrutamos con la música en vivo. No sé, seré “raro” pero cada vez que pasa esto más me reafirmo en la opinión de que estamos llegando a un punto en el que todo vale para público y bandas. Al menos, esa es mi impresión concierto tras concierto.

Vomitory_05@Sound Stage

Dejando a un lado esta reflexión, que hasta a mí me empieza ya a aburrir pero que no puedo dejar de comentar, Vomitory salieron dispuestos a no dejar prisioneros con un repertorio que, aunque recortado, hizo las delicias de sus seguidores ya que apostaron por algunos de los mejores cortes que componen su nada desdeñable discografía.

Vomitory_06@Sound Stage

Así la gente fue entrando en calor de sopetón con las recuperadas para la ocasión “Gore Apocalypse” o “Ripe Cadavers” alcanzando cotas de auténtica locura y frenético pogo con las tremendas “Rotting Hill” y la no menos buena “Madness Prevail” de su magnífico “Blood Rapture” que nos remontaron a aquel, lejano ya, 2001. En esos momentos a nadie parecía importarle que la guitarra de Urban apenas se escuchase o que el sonido fuera bastante embarullado dejándose atrapar por la brutalidad del cuarteto sin miramientos.

Vomitory_14@Sound Stage

Sin apenas pausa más que para agradecer nuestra presencia o para que Peter Óstlund presentara algunos temas (curioso que el miembro menos veterano del grupo tuviera ese papel), como si tuvieran prisa por si les fueran a cortar, no se olvidaron de más clásicos de su discografía como “Revelation Nausea”, la rotunda “Serpents” o “Primal Massacre” antes de desatar el delirio con el anuncio de “Terrorize, Brutalize, Sodomize” y, por qué no decirlo, cortarnos el rollo a unos cuantos al ver que abandonaban el escenario tras ella cuando llevaban 55 minutos de reloj tocando y la gente estaba más animada.

Vomitory_02@Sound Stage

Bueno, aún quedan los bises, pensé. Una mera ilusión porque Peter volvió a dirigirse a nosotros para preguntarnos si queríamos una más. ¿Una más? ¿En serio? Si, y tan en serio. Anuncia “Chaos Fury” en la que se vuelve a liar parda en el foso por última vez y se marchan saludando dejándome con una mezcla de estupor e incredulidad porque, no vaya a ser que a la gente le dé por pedir otra, comenzó a sonar la música ambiente dejando claro que no había más que rascar.

Por tanto, pese a la buena forma en la que vi al grupo, sensación agridulce (bueno, más agria que dulce realmente) la que me dejó la gira de reunión de Vomitory cuya continuidad en el tiempo para seguir girando o grabar nuevo material, porque ni ellos mismos lo han aclarado, es una incógnita. Lo que no es una incógnita es que en Madrid pudieron dar más de sí y no lo hicieron. Tal vez  en otra ocasión, o no, quién sabe.

Texto y Fotos: David Ortego

→  Galería Completa de Fotos  

 

281 Views

Sobre admin

Administrador