(CRONICA) Wintersun + Wind Rose – Sala Caracol – 25/06/13

WINTERSUN + WIND ROSE Sala Caracol Madrid 25/06/13

Mucha expectación se había creado ante la primera visita a nuestro país de Wintersun que, curiosamente, se producía pocos días después de la entrada del verano y en una más que calurosa tarde en la capital. Y es que la edición de la primera parte de “Time”, ocho años después de haber editado su debut, no deja de ser sorprendente cuando ya parecía que la banda del que fuera artífice de Ensiferum, Jari Mäenpää, había quedado relegada al olvido habiendo dejado un estupendo debut homónimo.

 

Por suerte para él, parece que la popularidad que aún sigue teniendo el tipo de música que practica y el hecho de ser una banda nunca vista por estos lares propició que una larga fila de personas se pudiera ver a las puertas de la sala esperando para acceder a la misma. Lamentablemente la apertura se demoró en exceso debido, al parecer, a un problema con el autobús de gira que obligó al grupo a trasladarse en furgoneta. Por suerte no hubo que cancelar y la gente esperó pacientemente para poder entrar sin mayor fastidio que el cansancio que la espera provoca siempre.

 

Poco tiempo transcurrió entre la apertura y la aparición de los encargados de abrir para los fineses, unos poco apropiados Wind Rose. Y digo poco apropiados porque todavía estoy intentando adivinar el motivo por el cual nos los colaron en esta gira ya que estilísticamente no tenían nada que ver con los cabezas de cartel y tampoco son de la misma discográfica. Sea como fuere, durante unos 40 minutos los italianos nos ofrecieron algunos cortes pertenecientes a su primer trabajo “Shadow Over Lothadruin” que pasaron sin pena ni gloria.

 

El comienzo con “The Endless Prophecy” fue un jarro de agua fría porque el combo sonó sin ninguna fuerza y el corte me pareció soso a más no poder. Esto se fue mitigando en parte con el transcurso de “Siderion” y, para cuando atacaron “The Fourth Vanguard”, el sonido había ganado en contundencia e hizo que mejorara algo mi percepción sobre el grupo. El problema es que tanto en este tema como en la larga “Majesty”, su Power Metal Progresivo es bastante deudor de Symphony X y claro, no se acercan ni de lejos al grupo de Michael Romeo dando una sensación de plagio mal hecho, a pesar de que sus músicos me parecieron bastante competentes.

 

La voz cantante, nunca mejor dicho, la lleva Francesco Cavalieri que, sin ser un mal vocalista, si que está algo limitado en cuanto a registro, pero ejerció de frontman de manera bastante solvente. Lástima que su música no conectara con una audiencia que había ido a escuchar otro tipo de sonidos. Su movilidad contrastaba con el estatismo del guitarrista Claudio Falconcini y, sobre todo, con el pasotismo absoluto del bajista Christiano Bartocchi. En descargo de este último cabe señalar que estaba sustituyendo al bajista oficial pero con su actitud flaco favor hizo al quinteto de Pisa que se supone que debe intentar ganar adeptos en los conciertos.

 

Otro corte largo, de más de siete minutos como “Led By Light” cerró una actuación que fue un mero trámite para todos a pesar de los aplausos de cortesía que recibieron al despedirse ya que todos estábamos deseando que saliera Wintersun, que era lo que realmente habíamos ido a ver.

 

No retrasaron demasiado la salida Jari y compañía, y menos mal, porque la impaciencia de la gente de las primeras filas era más que evidente ya que no paraban de abrir el telón del escenario para ver qué se cocía detrás. Por fin, con “When Time Fades Away” a modo de intro se abrió el telón y poco a poco fueron tomando posiciones los cuatro músicos siendo, lógicamente, Jari el que recibió la mayor ovación mientras sonreía complacido al ver los casi tres cuartos de aforo de la sala completos. Todo un logro sin duda alguna.

 

Las extensas y complejas “Sons Of Winter And Stars” y “Land Of Show And Sorrow” fueron los primeros temas propiamente dichos que sonaron. El inicio de la primera tuvo un sonido algo embarullado que la empañó un poco pero, conforme fue avanzando, todo fue sonando “en su sitio” y el sonido no fue un problema que estropeara el concierto, a pesar de algunos pequeños y molestos acoples en momentos puntuales.

 

Temas tan complejos en composición y estructura tienen el problema de su difícil reproducción en directo. Aún siendo consciente de la necesidad de llevan samplers, me hubiera gustado que el grupo tuviera un teclista porque la sensación de que había demasiadas cosas pregrabadas me invadió en varios momentos y no me gusta tener que intentar adivinar qué están tocando y qué está siendo “disparado”. Así mismo, aunque el trabajo vocal de Jari y sus compañeros a los coros fue bastante solvente, tuve la impresión de que los coros de Jukka Koskinen y Teemu Mantysaari estaban retocados. No digo que no cantaran ellos pero si que estaban doblados en muchos momentos o llenos de efectos. Lo sé, es pedir mucho pero… Además, tener que estar pendientes de cantar les restó algo de movilidad en escena aunque hicieran headbanging y posturitas en las partes instrumentales.

 

El público, en su mayoría gente bastante joven, estaba completamente entregado desde el inicio y hacía a pies juntillas cualquier cosa que Jari pidiera, ya fuera corear, dar palmas o gritar por lo que se puede decir que la impresión que se llevaron a su tierra del público madrileño fue inmejorable, lo que supongo se traducirá en nuevas visitas cuando publiquen la segunda parte de “Time”.

Si buena había sido la respuesta con los temas nuevos, ni que decir tiene como fueron recibidos los cortes de su debut “Winter Madness”, “Death And The Healing” y una acortada “Beautiful Death”. La sala se vino abajo literalmente y el grupo, aún con lo comentado anteriormente, firmó una interpretación francamente buena, recordándome lo sensacional que es este disco.

 

Siguieron con la presentación de “Time” con el tema que le da título. Otra excelsa composición de más de diez minutos que hizo las delicias de los amantes de los temas complejos en los que hay tantos elementos que el tedio no tiene cabida. Lo malo es que tras ella se “marcharon”. Lo pongo entre comillas porque ni siquiera llegaron a abandonar el escenario imagino que conscientes de que era tarde, pero da lo mismo porque apenas llevaban una hora de concierto y me dejaron perplejo. Vale que sólo tienen en su haber dos discos, pero se me antojó excesivamente corto.

 

Evidentemente faltaban temas y volvieron al primer disco que les vio nacer como grupo para interpretar “Beyond The Dark Sun” y la celebradísima “Starchild” que no podía faltar con la que, ahora si, se marcharon entre vítores y aplausos tras poco más de 70 minutos.

Creo que la gente respondió muy por encima de mis expectativas con el combo finés no tanto en entrega, que la daba por supuesta, como en asistencia por lo que Jari se puede dar por satisfecho y, como comentaba, espero que vuelvan por aquí a presentar su nuevo disco y alarguen algo más la duración del concierto si no quieren perder algún que otro seguidor. Buen concierto a pesar de todo.   

Texto y Fotos:David Ortego

1809 Views

Sobre admin

Administrador