Entrevista a JERKSTORE: “No puedes calcular la música para hacerla comercial”

ENTREVISTA A JERKSTORE: “No puedes calcular la música para hacerla comercial”

Por Alberto García-Teresa

Desde 1995 lleva este trío danés construyendo su camino empleando piedras del metal y del rock. Con ‘The Great Time Robbery’, su sexto trabajo en estudio, bajo el brazo y en nuestros reproductores de música, charlamos con Keld Rud, su cantante y guitarrista, y el bajista Lars Jørgensen.

TCIC: ¿Cómo ha sido el paso de ‘The Road Ends’, vuestro anterior disco, a este ‘The Great Time Robbery’?

Keld: Empleamos mucho tiempo escribiendo las canciones de ‘The Great Time Robbery’. Stefan no se había involucrado en los arreglos de los temas de ‘The Road Ends’ tanto como Lars y yo porque empleamos un ordenador para ello y para grabar ideas de canciones. A Stefan le gustaba tener más implicación así que dimos marcha atrás a los arreglos y los devolvimos al local de ensayo. Al mismo tiempo, hicimos un acuerdo por el cual todos nosotros debíamos ser brutalmente honestos a la hora de valorar las ideas de las canciones de cara a escoger cuáles de ellas debían ser grabadas. Eso significó cambiar partes de unas pocas canciones cuando alguien de la banda no estaba entusiasmado con, por ejemplo, los estribillos.

Yo he producido nuestros dos discos previos, pero quisimos contar con un productor esta vez. Contactamos con un tipo de la ciudad, Jesper Møller. Igualmente, quisimos ser más abiertos en cuanto a músicos invitados. No fue con la intención de espolvorear polvo de estrellas sino de traer a alguien a quien pudiéramos nombrar y que diera algo más que sabor. Especialmente, los coristas era algo que tenía muchas ganas de utilizar en vez de cantar los coros yo. Eso aporta simplemente un sentimiento diferente. Y cuando estuvimos grabando todos estuvimos de acuerdo de que necesitábamos una buena mezcla. Teníamos a Machine en lo alto de nuestra lista y, aunque no lo esperábamos, accedió a hacerlo. Fue algo muy afortunado.

TCIC: Conseguís un buen equilibrio entre pasajes de sonido heavy y denso con tramas melódicas y un delicioso aroma setentero.

Keld: ¡Gracias! Estamos inspirados por igual por el rock clásico, el metal alternativo, el post-hardcore y el metal emergente. Tratamos de coger lo que amamos y meterlo en una mezcladora.

TCIC: ¿Cómo trabajáis el sonido de las guitarras?

Keld: En esta ocasión, lo hemos hecho un poco diferente. Usamos un montón de guitarras distintas. Perdí la cuenta de la cantidad de guitarras eléctricas que utilicé. Una Les Paul, una Fernandes con pedalera, una PRS, una Kiesel, una Washburn, una Jericho, una ESP Ltd, una Ernie Ball Music Man, una Hagström… Empleamos guitarras acústicas también en algunos temas combinándolas con eléctricas. Están afinadas con normalidad y con afinación Nashville. Usamos amplis Kemper con cabezales pero no lo hemos utilizado en el disco. Las guitarras fueron reamplíficadas por Machine y eso ha sido algo muy bueno.

TCIC: ¿Qué tal el trabajo vocal (la colaboración femenina) en “Blindness”?

Keld: Oí una armonía vocal distinta en ese tema. Al principio, pensé que lo podría liar a nuestro productor para que lo cantara. Pero justo me percaté de que, para hacer que resaltara realmente, debía mejor meter a una cantante femenina. Así que terminamos con dos cantantes femeninas para los coros. Desde el primer verso Jesper [Møller] me sacó de verdad de mi zona de confort, y creo que ha quedado algo maravilloso.

TCIC: ¿Y el toque a lo Zeppelin de la sección central de “The Search Will Never End”?

Keld: Teníamos dos riffs con un enfoque étnico para esa canción. Y siempre quise utilizar un sitar eléctrico. Soy un gran fan de la banda canadiense The Tea Party, que los emplean habitualmente. Tengo un adaptador para el puente de una EYB que posibilita que conviertas la guitarra en un sitar. A su vez, Jesper tiene un amigo que es un batería estupendo, Adam Buus. Él podía añadir percusión sobre todo ello. Además, yo desempolvé mi viejo acordeón. Pienso que Machine hizo un trabajo realmente excelente al juntarlo todo y que funcionara.

TCIC: ¿Y ese comienzo de jazz de “The Uphill Climb”?

Keld: No sé cómo me vino esa idea, pero ser un fan del jazz y de King Crimson probablemente ayudaría. Jesper conocía a algunos músicos de jazz. Un tío danés, Albert, escribió los arreglos. El resto de los músicos no son de Dinamarca, pero viven en Aalborg. Nunca nos hemos vuelto a encontrar con ellos. Jesper y Albert interpretaron mi idea y comprendieron totalmente lo que tenía yo en la cabeza.

TCIC: ¿Qué ocurrió con Dennis Bach (anterior guitarra solista)?

Keld: Tomamos caminos separados después de doce años. No sé realmente de lo que es capaz. Nos presionó para que nos moviéramos en una dirección más comercial, y yo no creo que puedas calcular la música en ese sentido. No puedes calcularla cuando las bandas tratan de comprender cómo se tiene éxito. Así que Dennis y nosotros no éramos una buena pareja.

TCIC: ¿Cómo es el trabajo de composición de vuestros temas?

Keld: Yo escribo el 75-80% de las canciones y Lars se hace cargo del resto. Confiamos cada uno en los otros tres para dar forma a las diferentes partes de cada tema. Nos miramos a los ojos para alcanzarlo. Empujamos hacia la misma dirección. Todo gira alrededor de entender las canciones como un todo. No de si una parte está compuesta por Lars o por mí o que sea un escaparate de nuestras habilidades como músicos.

Lars: Como Keld ha mencionado, el objetivo principal es hacer grandes canciones, por lo que es esencial que todos nosotros tratemos de probar nuestras ideas cuando componemos y arreglamos un tema. Entonces, podemos colectivamente rechazar y aceptar esas ideas. Es muy raro que a Keld o a mí nos salga una canción completa y la llevemos al local de ensayo. Algunos temas llegan como ideas y riffs y las sacamos adelante improvisando. En otros casos, yo o Keld tenemos una o dos ideas y las ponemos en común y/o con una dirección a la que queremos que camine. Y tiramos de allí. Keld hace todas las melodías vocales, pero eso no significa que Stefan o yo no podamos decir que una idea no puede ser mejorada. O una línea de batería o de bajo que puede ser tocada de otra manera.

TCIC: ¿A qué grupo querríais versionear?

Keld: Hemos hecho una cantidad absurda de versiones a lo largo de los años: Twisted Sister, Helmet, Depeche Mode, Peter Gabriel, Paul Simon, Iron Maiden, David Bowie, Alice in Chains, Destiny’s Child, etc. Y tenemos un montón de ideas para próximas versiones. Sin embargo, tenemos tantas ideas de canciones que terminamos gastando nuestro tiempo trabajando en nuestros propios temas. Y siempre pienso que suena horrible cuando canto las canciones de otra gente.

Lars: Pero cuando hacemos versiones, tratamos de recoger canciones que originalmente no están en la misma veta de sonido que Jerkstore. Por ejemplo, uno de los temas que solíamos tocar en directo era “Say My Name”, de Destiny’s Child, que tenía buena acogida.

TCIC: ¿Qué tiene el rock para persistir a pesar de los años y las modas?

Keld: Yo no pillo la música popular moderna. Opino que el rock y el metal son excitantes porque están siendo tocadas en vivo, y eso es esencial para mí. Creo que esa energía bruta, el elemento de directo, es una de las cosas únicas del género. Y pienso que eso se pierde cuando las bandas de rock comienzan a depender en exceso de las secuencias y apoyos programados.

TCIC: Jerkstore cuenta con más de dos décadas de existencia. ¿Cuántas cosas han cambiado en la música en todo este tiempo?

Keld: Cuando empezamos, el rock y el metal estaban en las listas de éxitos. No ha vuelto a suceder. Sí que ocurre cuando Tool o Slipknot sacan un disco, pero para los grupos nuevos abrirse camino con un single, como pasaba a lo largo de los noventa y a principios del XXI, no está sobre la mesa ahora. El panorama de directos también ha cambiado mucho. Muchos locales han cerrado. Cuesta que te paguen los bolos. Pero hay que avanzar a trompicones.

TCIC: ¿Cómo es la escena rockera y metálica de Dinamarca?

Keld: Un montón de death metal. Y así ha perdurado a lo largo de toda nuestra existencia como banda. El death metal es inmensamente popular en Dinamarca. Tenemos, de hecho, bandas bien conocidas además de Artillery, Volbeat o Mercyful Fate. Creo que uno de los mejores grupos emergentes de Dinamarca es Black Book Lodge. Tienen a un gran, gran vocalista.

Lars: Creo que hay una buena escena underground y es grandioso ver cómo algunos grupos daneses obtienen reconocimiento y contratos discográficos con las grandes compañías. Kellermensch son un gran acontecimiento rockero danés. Ponen en marcha un enorme espectáculo en vivo. Si estás en un rollo más metálico, una banda como MØL está haciendo un trabajo asombroso. Y, dentro del metal extremo, una banda como Orm es necesario ser mencionada también. Dentro del rock/metal más actual, VOLA han obtenido algo de reconocimiento tardío.

https://www.facebook.com/jerkstorerocks/

https://jerkstoreband.bigcartel.com/

716 Views

Sobre admin

Administrador