Entrevista a All The Fury: Death Metal Melódico desde Eslovaquia

 

(Entrevista) All The Fury: Death Metal Melódico desde Eslovaquia

Por Alberto García-Teresa

En un panorama un tanto saturado, que se ha abierto a partir de varios puntos notables de inflexión pero que también ha generado epígonos y líneas estancadas, el primer disco de los eslovacos All The Fury aporta un buen empujón para el trabajo decidido, inquieto y explorador de las sonoridades oscuras que equilibran brutalidad y melodía. Over the Line of Meridian se trata de una excelente noticia para el Death Metal Melódico. Charlamos con ellos sobre el trayecto que ya han recorrido y el que están esbozando.

¿Cómo ha sido el camino hasta llegar a Over the Line of Meridian, vuestro primer disco? 

Antes de nada, queremos saludar a toda la gente que está leyendo esto. Atendiendo a la historia de All The Fury, la primera mención nos lleva hasta diez años atrás. En ese momento, tan solo era un proyecto con una orientación ligeramente distinta, desde el punto de vista genérico, a como finalmente se definió cuando en 2011 se encontraron los dos fundadores. Se escribieron las primeras canciones del disco y, en 2014, cuando se completó la formación salvo el vocalista, se tomó la decisión de grabar el material. En 2015, toda la música se grabó. En 2016, se cerró finalmente la formación y las voces se grabaron durante el año siguiente. El álbum se terminó y se publicó en 2018. Ha sido un viaje interesante, muy educativo desde distintas perspectivas, y el disco finalmente ha salido. Sabemos que no habríamos sido capaces de hacer nada mejor en ese tiempo de grabación, por lo que estamos muy contentos con el resultado.

En vuestra música se equilibra la potencia, la fuerza, la melodía, lo atmosférico y la evocación, la velocidad y las voces guturales (en distintos tonos) y las limpias.

En efecto, ha sido duro componer o decidir qué camino debía seguir cada canción. Hay un enfoque agresivo que contrasta con una perspectiva melódica y es importante mezclarlo todo de una manera que no sea forzada. Las canciones fueron modificándose durante el proceso, e incluso las adaptamos en las mezclas cuando pudimos escuchar todo el material de principio a fin. Algunas líneas y armonías fueron desechadas para mantener un buen equilibrio y prevenir una atmósfera tediosa. El añadir voces que tienen inflexiones limpias también cambia por completo el sentimiento de muchas de las canciones. Ha sido un largo trayecto hasta cerrar las mezclas.

En los diez temas que componen el disco se encuentra una interesante riqueza de matices dentro del death melódico.

Es el resultado de varios años de composición. Entre la primera y la última canción escrita han transcurrido cuatro años. Además, las voces dan a cada tema su propia identidad y esa es la razón del amplio rango de ideas, sentimientos y parámetros.

¿Cómo es el proceso creativo de vuestras canciones?

La mayoría de los temas han sido escritos por los guitarristas por separado debido a la historia de la banda. Solo unas pocas partes han sido compuestas por todos juntos en un local de ensayo. El concepto y la composición se ha mantenido normalmente, pero cada miembro tiene libertad para expresarlo bajo su propio punto de vista. En el futuro, esperamos crear más canciones juntos en el local, incluso si la idea original sigue proviniendo de un único miembro. No puede ser de otra manera en estos momentos; cada componente tiene un trabajo fijo y si podemos juntarnos dos veces a una semana, será una buena semana.

Existe una perspectiva oscura en vuestras letras…

Bien, tenemos que admitir que a veces encontramos el death metal, y específicamente el death metal melódico como algo placentero. Nos sentimos cómodos escuchándolo y tocándolo. Y no hay cosas positivas que provoquen que alguien tenga que gritar. Eso queda reflejado en las letras y la música debe ser también un reflejo de ello. Sin embargo, existen ocasiones en las que es realmente complicado hacer que la música y las letras sean compatibles. Creemos que, al final, funciona en Over the Line of Meridian, pero aún hay una delgada brecha entre sentimientos positivos y negativos en el disco desde un punto de vista atmosférico. Y esto puede operar de manera totalmente distinta en personas diferentes. Pero esto es arte y cada persona debe coger de él lo que quiera. Por ejemplo, si alguien no ha tenido las experiencias vitales negativas que refleja una canción, esa persona probablemente no la entenderá, y puede que perciba un sentimiento y que tenga una compresión distinta de ese tema a una persona que sí que haya vivido ese tipo de experiencias. Eso es bueno.

¿Qué tal vuestra actividad en directo? 

Hemos hecho bastantes bolos en nuestro país y tenemos varios previstos para este año. Existen muchos lugares que queremos visitar y en los que queremos compartir nuestra música. Pero, como hemos comentado, tenemos trabajo fijo, así que, de momento, no hay un horizonte visible en el que podamos tener mucha más actividad. Centrarse en la música únicamente es una especie de utopía en Eslovaquia.

Precisamente, ¿cómo os afecta la política actual de Eslovaquia en vuestra actividad? 

Bueno, la situación política de cada país afecta a su población. Hay cosas conflictivas, ciertamente inaceptables, que ocurren en el mundo, también en nuestro país. Pero existen al menos dos temas que no vamos a tocar en nuestra música: la política y la religión. Puede sonar a excusa, pero implicarse en determinadas cuestiones puede distorsionar el arte en sí mismo.

¿Cómo es la escena metálica eslovaca, y más concretamente de metal extremo? 

Eslovaquia es un país pequeño, pero tiene muchas buenas bandas. Desde el punto de vista del underground, hay grandes grupos de punk muy activos. También el hardcore es un género muy popular. Hay muchas bandas de pagan y black metal funcionando en los últimos años. En cuanto a death metal, existen muchos grupos orientados a sus formas más brutales y técnicas, por lo que All The Fury representa un estilo que no está muy extendido en Eslovaquia. El país es pequeño, al igual que su escena, pero hay muchas buenas bandas y un gran número de aficionados muy volcados.

¿Cómo va la preparación del segundo álbum? Ya sabemos que la segunda entrega es crucial para una banda musicalmente madura como es All The Fury. 

Sí, estamos componiendo. Unas pocas canciones están casi terminadas. Muchas ideas están abiertas. No tenemos contrato discográfico por lo que podemos podemos darle su tiempo a este segundo disco. Publicaremos finalmente algo al menos tan bueno como Over the Line of Meridian, en nuestra opinión. Para una banda con las condiciones de All The Fury, siempre llegarán nuevos momentos cruciales.

¿Cuáles creéis que son las claves de una buena banda? 

Ser original desde un punto de vista musical tanto como sea posible, pero natural al mismo tiempo. Importante es la habilidad de hacer a la gente sentir que disfrutan cuando la banda está tocando. Cuanta más personas tengan esa sensación de pasar un buen rato mientras están en un concierto o escuchando la música de un grupo, más probable es que se trate de una buena banda.

En el libreto de este disco apeláis a los vínculos entre personas. ¿Es posible la individualidad en la música y en la cultura en general? 

Cada persona posee su propia individualidad. Entre las culturas, dentro de ellas, dentro de las familias, incluso dentro de una pequeña banda. La comunicación es siempre importante y también conlleva esforzarse en dotar a nuestras palabras de su propio peso y su respeto. Porque hoy parece que las mismas palabras tienen diferentes significados incluso dentro de una misma sociedad. Es un placer tener personas en las que podemos confiar alrededor de nosotros.

¿Cómo veis el panorama actual del death melódico? Una vez que las bandas que más lo desarrollaron han ido abriéndose a otros caminos o han ido explorando sendas más singulares, por un lado, y que otra vertiente se ha encaminado hacia el metalcore, ¿qué perspectivas encontráis en él hoy en día?

Es importante comprender que cuando llevas tocando las mismas canciones durante un montón de tiempo, probablemente quizá ya no te hagan feliz al cabo de los años. Los oyentes escuchan música cuando ellos o ellas quieren, pero imagina la situación cuando tú llevas tocando los mismos temas durante años. Tienes que cambiar algo. Si una banda, por sí misma, le gustan los cambios que están llevando a cabo, es correcto. Los oyentes aún podrán escoger lo que ellos y ellas quieran.

 

¿Qué bandas en activo os interesan en estos momentos?

Se trata de un espectro muy amplio, incluso fuera del metal. En cuanto a la relacionada con nuestra música, siempre es interesante descubrir lo nuevo que Wolfheart nos traiga. El siguiente y nuevo disco de Insomnium es un gran interrogante tras su Winter’s Gate. Estamos ansiosos de poder explorarlo. También, Dark Tranquillity, con su formación actual, crearán definitivamente algo espectacular.

¿Qué relación se construye hoy en día, en el mundo de YouTube, BandCamp, etc., con las discográficas?

Ni antes ni ahora hemos tenido un contrato discográfico, con lo que esa es una cuestión difícil. Desde nuestro punto de vista, es más fácil compartir música hoy en día, pero en muchos aspectos tienes que hacer las cosas de forma más barata con lo que es probable que la música sufra. Pero el mundo se está moviendo hacia adelante. Así que puedes encontrar una manera para cambiar las cosas; adaptarte o morir.

¿Vuestro próximo objetivo?

Hacer tantos bolos como podamos, rodar algún videoclip y disfrutar componiendo el nuevo material.

1016 Views

Sobre admin

Administrador