(LIBROS) Iron Maiden: Deconstrucción, de Juanjo Ordás

Iron Maiden: Deconstrucción, de Juanjo Ordás

Por Alberto García-Teresa

Decir que Iron Maiden es la banda más grande e icónica del heavy metal resulta una obviedad. Merece la pena, entonces, aterrizar línea por línea, riff por riff, golpe por golpe, en lo que constituye la base de su leyenda: su música. Este volumen vuelve a poner sobre la mesa lo más importante de un grupo de música (más aún si tiene la calidad que posee Maiden), por encima de la historia de sus músicos o de sus peripecias: las canciones.

Cerca de cuarenta y cuatro horas se tarda en leer este libro brillante. Tanto como lo que duran todos los discos que analiza. En efecto, en este riguroso volumen, Juanjo Ordás repasa todas las composiciones de Iron Maiden; todos sus discos en estudio, sus directos y también sus vídeos en VHS y DVD. Pero, además, sigue también los pasos en solitario o en otros proyectos de los (principales) compositores de Maiden fuera de la banda: Smith, Dickinson y Harris.

Se trata de un libro muy pormenorizado y minucioso; un gran trabajo muy exhaustivo. El autor estudia cada disco canción por canción de una manera serena, teniendo perspectiva de conjunto. Ordás se acerca con honestidad a las canciones y espíritu crítico. Lleva a cabo un análisis de toda su música, un estudio completísimo, muy lúcido, con una enorme capacidad de escucha. Así, el libro recorre el análisis musical de los temas: composición, estructura, interpretación, letra, producción y sonido… Y también cuestiones del diseño gráfico de cada entrega. Recorre cada canción casi estrofa por estrofa. Se detiene en toda la estructura de cada tema, en el desempeño de cada uno de los componentes del grupo en cada momento, en la interpretación, en la letra y en su evocación. Ordás sabe dar con la clave de las canciones. No busca complacer; es severo, justo y se acerca sin mitificar (y desmitificando, precisamente). Vuelca valoraciones sensatas y certeras, bien sopesadas, sin fanatismos. Plasma un análisis muy lúcido, del que no se escapa la organización de las canciones dentro del disco o todo tipo de detalles. Busca, explícitamente, despegarse de la leyenda. Por eso, disecciona los discos con rigor. Reconoce, entonces, las genialidades pero también los errores y los puntos flojos sin actitud acomodaticia. Atiende a las giras y se detiene en sus grandes conciertos, en sus repertorios, su puesta en escena y en la evolución de la banda en directo. Igualmente, como he apuntado, lo hace con las grabaciones en vídeo y con algunos videoclips.

El desarrollo del estudio incorpora la historia del grupo pero siempre desde la perspectiva de la composición e interpretación de los temas; siempre desde una óptica estrictamente musical; con el enfoque de cómo afecta o cala en su música. Esa perspectiva, de hecho, el centrar absolutamente todo el trabajo en las canciones, constituye un acierto pleno. No en vano, coherentemente, las únicas fotografías que incluye el volumen son las portadas de los discos analizados.

Así, se trata de un libro denso, repleto de contenido certero porque, precisamente, el autor no da pie a lo superfluo, lo anecdótico ni lo obvio. Ni siquiera al guiño cómplice. Ordás arranca sin preámbulos, sin explicar cuestiones básicas. Es consciente de que este estudio será leído por seguidores acérrimos de Maiden, y a ellos está dirigido. No se trata de una obra para iniciarse o de divulgación. El análisis pormenorizado se lleva a cabo y se comparte para personas que conocen y han seguido la trayectoria de la banda.

Iron Maiden: Deconstrucción posee una buena redacción, que salva la mera yuxtaposición y enumeración del desglose de canciones y consideraciones. Ordás hábilmente hila todo con las pertinentes anotaciones de contexto o de historia de la banda, pero dando por sentado que el lector las conoce: no existe afán divulgativo en este trabajo, sino que esos apuntes sirven de engrase expositivo.

Asimismo, Ordás anima a la escucha de las canciones mientras las analiza. Y realmente de esa manera podremos disfrutar plenamente de esta obra. Presenta cada entrega, cuenta la evolución del grupo y la inserta en la contemporaneidad de otras grandes bandas, con lo que sucintamente podemos hacernos a la idea del contexto en el mundo del metal de la publicación de cada álbum.

Con todo, se echa en falta la inclusión de otras perspectivas, el contraste o el apoyo en las consideraciones de otros críticos musicales. Con eso se ampliaría un trabajo que pudiera quedarse, entonces, en un “recorrido musical personal” (como el propio autor califica el libro), pero que llega mucho más allá: no hay nada de biografismo o querencias personales de Ordás en el estudio. Se trata de un trabajo muy riguroso, sin la niebla de la devoción o el fervor que una banda como Maiden (con todo sentido) genera.

En definitiva, Iron Maiden: Deconstrucción es absolutamente recomendable para los seguidores de Maiden. Además, por su singularidad, específicamente, resulta un trabajo muy destacado porque no abundan los estudios sobre grupos, como ya sabemos. Frente a la preponderancia de biografías, memorias e historiografías, se echan en falta libros como este, que nos ayuden a penetrar mejor en los discos, que presenten interpretaciones y juicios críticos sobre la música. Desconozco el alcance internacional que puede tener este trabajo, pero Harris, Dickinson, Smith y compañía deberían sentirse afortunados de poder contar con un material como este. Y nosotros de poder leerlo.

Iron Maiden: Deconstrucción

Juanjo Ordás

220 páginas

Milenio, 2015

ISBN: 978-84-9743-680-9

1020 Views

Sobre admin

Administrador